Ir al contenido principal

Día 7

Otro año se nos está llendo de las manos, es increíble como se nos escapa entre los dedos como la arena, pero hay que dejarlo ir, decirle chau y no mirar atras. No olvidar. Siempre recordar. Pero recordar lo que nos sirvió de experiencia, lo que nos ayudo a crecer, lo que nos hizo feliz. Es bueno reconocer lo peor, pero también lo mejor. Perdimos amistades, ganamos amistades. Nos culpamos a nosotros mismos por no ser los mejores a la hora de solucionar problemas, nos frustramos y por ello, abandonamos. O sino, culpamos a otros para no ver nuestros propios errores. Admito que cometí errores, grandes errores, en mi vida perdí muchas cosas preciadas. Las cosas cambian. Nada vuelve ni va a volver a ser como antes, el reloj para detener el tiempo no existe, ni Dios nos va a devolver el pasado. Es imposible retroceder una vez que empezamos a caminar. En mi vida me molestaron muchas cosas, la hipocrecía de la gente principalmente, esos falsos amigos que me abrazaban con una sonrisa y cuando me daba vuelta me clababan un puñal por la espalda. La vida se encargará ya de ellos de devolverle su falcedad, por eso yo no me preocupo, sin embargo gente así, por nuestras veredas se nos van a pasear siempre, toda la vida. También conocí el amor, y me hizo sentir una persona muy feliz, aún así, es muy claro que no todo era amor y paz. Pase momentos tristes, y llegué a sacar lo peor de mi. Soy solo yo la culpable de mis actos, me arrepiento de algunas cosas que ya no voy a remediar, no por lo menos sin el apoyo de alguien más. Pero mi vida esta hecha de todo esto, mis errores, mis horrores, mis cosas malas, y también, mis cosas buenas, mis mejores momentos, y son todas cosas que no las voy a cambiar jamás. Mi vida empieza con mi nombre y apellido, y terminará con mi ultimo suspiro. Seguiré creyendo hasta la muerte que el amor existe, que nada es imposible siempre y cuando se ponga voluntad, y que las grandes personas que pasaron, y que pasarán, siempre van a estar en mi. Nada esta perdido para siempre. Deseo poder ser mejor, pero no perfecta. Nadie lo es ni lo llega a ser nunca. Lo que importa en esta vida es lo que hacemos para llegar.

Comentarios

  1. Buena reflexión. Lo importante es seguir creyendo, no dejarse vencer y ser conscientes de que, pase lo que pase, permanecemos.

    ¡Feliz 2010!

    ResponderEliminar
  2. Vainilla sabe que este va a ser su año. ¿A ti no te lo parece?

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu texto.

    Espero que tengas un muy buen año!
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. me encaaaanta volver a leertee ^^
    Qe tu 2010 sea mejor qe cualquier año anterior!

    Un besoo

    ResponderEliminar
  5. El texto es genial.. llevas tanta razón..
    Feliz año. Que lo pases bien y todos tus deseos se hagan realidad!
    (:
    Lara.

    ResponderEliminar
  6. Tienes un premio!!!! en http://www.anything-anytime-foryou.blogspot.com/ (el blog anterior era juno pero lo cambio, el motivo esta en e blog)
    Porque tu blog es genial!!!

    ResponderEliminar
  7. Que lindo!
    que este 2010 sea genial
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me gusto mucho,tenes mucha razon.
    En la parte "soy yo la culpable de mis actos" es muy cierta!
    Hermoso el blog como simpre
    un besito seguí así. (:


    feliz año!

    ResponderEliminar
  9. TE SIGO ^^
    Muy buen areflexión, amás de uno le vendría bien.
    Y aunque ya estamos a 5, espero que tengas el mejor de los años :)

    ResponderEliminar
  10. Que tengas un exelente año!
    :)

    ResponderEliminar
  11. porque todo termino el dia que el orgullo nos gano. Que buena frase, me re gusto che. BESOLE

    ResponderEliminar
  12. Hola, bello blogg, preciosas entradas, te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen día, besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.