Ir al contenido principal

Día 9

Cuando pensaba que estaba mejor sin vos y empezaba a olvidarte, volvías a aparecer, y como una estúpida yo volvía a caer. Parecías una adicción pero se que era amor, amor del mejor. Y esa carita tan bonita ¿Quién la rechazaría?. Yo no, no podía, pero cuando todo estaba perfecto, o eso es lo que creía, otra vez las olas derriban mi castillo, ese de arena que construía una y otra vez, desde que aprendí que los otros no duraban lo suficiente. Anteriormente construía castillos de naipes pero el viento los voló a todos. Construía castillos de hielo pero tu calor los derretía. Construía castillos en sueños y las pesadillas me los aplastaban. Construía una y otra vez. Y todabía lo hago, y supongo que lo seguiré haciendo hasta que algo me diga que ya no hace falta construir mas. Entonces, sabré que es hora de dedicarme a otra cosa, empacar mis sueños y sentimientos y alejarme por un tiempo del amor y de los castillos de mar.

Comentarios

  1. El amor es como los castillos: Puede ser precioso pero destruirse en cuestión de segundos.
    Y si solo construimos sueños? :)

    ResponderEliminar
  2. Cualquier construcción es vulnerable. Siempre tiene un punto débil que puede derrumbarlo de la noche a la mañana. Pero no por ello hay que dejar de buscar una solución :)

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. nunca viene mal un tiempo en mundos aparte ....

    ResponderEliminar
  4. Nunca, nunca hay que dejar de construir, nunca se "empacarán los sueños"....es mejor resurgir de las cenizas que temer el vuelo! Porque de ese modo, habrá vivido doblemente:
    primero cuando apasionadamente crees en algo y después cuando te repites que hay que buscar otra cosa en la que creer!
    Feliz día!

    ResponderEliminar
  5. Quizás algún día alguien nos ayude a construirlos !
    beso grande!

    ResponderEliminar
  6. Tal vez el derrumbe no valga tanto como todo eso que da la construcción del castillo ;D
    Un abrazo, muah!

    ResponderEliminar
  7. A todas nos pasa :S pero bueno, ya va a pasar.
    Besos, muy lindo blog, te sigo (:

    ResponderEliminar
  8. Totalmente identificada...Me encanta.
    Sólo, devuélmeme mis lágrimas y todo arreglado :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.