29 diciembre, 2010

Día 29

Pude entender, quizás tarde pero seguro, que las personas no son distintas a mi, sino que son especiales a su manera; y yo no soy mejor ni peor que ellas. Años anteriores, no hubiera sentido nostalgia por perder a estas personas especiales que formaron parte de mi vida, pero este año, si siento un enorme vacío porque sé que hay muchas cosas que ya están llegando a su fin y nuestras amistades que se crearon entre idas y venidas ahora ahora nos tenemos que despedir. Son cosas que ayer las veía tan lejanas, e inalcanzables que rara vez se me cruzaban en mis pensamientos. Quisiera decir que no estoy lista para lo que se viene, quisiera volver a cualquier año de mi vida, pero que esté lejos del hoy. No quiero decir adiós y se que nadie en este punto de su vida quiere decirlo tampoco. Quisiera haber compartido muchos más momentos con las personas que me rodearon y acompañaron en el día a día, esa segunda familia con la que compartís mucho más que el estudio. Compartís tu vida con ellos, tus alegrías y tristezas y con el tiempo te das cuenta que los querés a pesar de todas las cosas, a tal punto que a veces preferís pasar todo un día con ellos antes que en tu propia casa, incluso cuando estas enfermo. Ya se que cuando sos chico preferís mil veces faltar un día para mirar la televisión o dormir por mas horas, pero cuando vas creciendo te cuesta menos levantarte por las mañanas y anhelas que llegue mañana para volver a verlos y reírte un poco más, y por eso lamento tantas cosas que no llegue hacer a lo largo de estos años, de esas que sólo ahora me puedo imaginar el "¿Cómo hubiera sido si...?" Pero sé que aunque uno desea muchas cosas como volver el tiempo atrás, recuperar lo perdido y hacer lo que no se hizo, es francamente imposible. Lamentablemente no existe el reloj del tiempo ni ninguna máquina que nos lleve a la fecha que queremos. Es parte de la vida de todo ser humano crecer y cerrar etapas. Y es por nuestro propio bien avanzar para obtener nuevos logros, superar nuestras expectativas  cumplir deseos, e incluso conocer personas nuevas que nos llenen de luz nuestros caminos como lo hicieron alguna vez ellos. Y crecer es también reconocer y valorar lo que vivimos y tuvimos. Si tuviera que hacer el famoso "Balance de fin de año" puedo destacar dos cosas, que conocí personas maravillosas y que sé con quien puedo seguir contando siempre. Y esto es para todos ellos, sin olvidarme de uno porque todos fueron parte de mi vida y yo se que fui parte de la suyas.

26 diciembre, 2010

Día 28

Es es una gran mentira que el mundo le quiere hacer creer y meter en la cabeza a las personas. Año nuevo no implica una nueva vida, sino un nuevo año para recomenzar, para hacer cosas que no hicimos, para rehacer cosas que hicimos, para arreglar lo que hicimos o no hicimos. Pensar en esta idea es tan absurdo como pensar en las reencarnaciones cuando alguien muere. Si tuviéramos una nueva vida porque pensamos que en el año nos fue horrible, pésimo  desastroso, entonces ¿Qué van a pasar con todos los buenos y hermosos momentos que pasamos? ¿Qué va pasar con las personas que conocimos? ¿Con el romance que vivimos y las experiencias que adquirimos? ¿Y nuestros logros, a dónde se irían? Eso también desaparecería pienso yo, porque una nueva vida no suprime solo lo malo, sino también lo bueno. El año nuevo es solo para reintentar nuestra propia vida, quizás para besar más o para decirle de una buena vez adiós a eso que no nos hace bien, quizás para pedir perdón y reír un poco más. Quizás para cumplir ese sueño que todavía esta escondido en nuestro interior, quizás para cambiar nosotros mismos, siempre y cuando sean para mejor. Nos guste o no, un nuevo año no nos va dar una nueva vida aunque lo deseemos con todo el corazón. Lo que ya vivimos siempre vamos a poder recordar, igual que las amistades y el amor también va estar e incluso vamos a tener más problemas que el año anterior y muchos más momentos lindos que vamos a atesorar. El borrón y cuenta nueva es sólo una metáfora que usábamos con nuestros papás cuando eramos chiquitos, ahora nosotros debemos escribir encima de nuestra propia historia. Un año nuevo solo nos trae esperanzas, y eso es todo lo que necesitamos para saber que siempre podemos volver a intentar.

08 diciembre, 2010

Día 27

Pensar que haciendo algo por segunda, tercera, cuarta vez va traer resultados distintos es estúpido. Pensar que si no le hablo por un mes va ser distinto, es estúpido. Pensar que va llorar o suplicar que regrese a su lado, es totalmente estúpido. No hay nada más estúpido que estar con alguien que le da lo mismo si te tiene o no, y eso es lo más triste y doloroso que puede sufrir una mujer cuando esta enamorada. Incluso es estúpido luchar por alguien que es de una forma y nunca en su vida va cambiar. Pero más estúpido es creer que lo va hacer cuando este con alguien más. No. Definitivamente no. Nadie cambia de la noche a la mañana. Nadie cumple una promesa que ya prometió tres veces antes. Si no lo hizo, no lo va hacer. ¿La solución  Aprender a dejarlo ir y esperar que el tiempo traiga algo mejor. La frase "Más vale malo conocido que bueno por conocer" se podría adaptar perfectamente a lo que estoy diciendo, pero no valla ser que por dejarlo ir te venga uno igual o peor. Los hombres son una gran incógnita, y encima, más complicado que las mujeres. Todas somos como un hermoso diamante, así que no estemos con alguien que nos saca el brillo, sino con alguien que nos haga resplandecer más.

02 diciembre, 2010

Día 26

¿Por qué no puedo dejar de pensar en vos?
Aunque yo se que en tu corazón no estoy
¿Por qué no puedo dejar de mirarte?
Aunque yo se que en tus ojos nunca estaré
¿Por qué siempre estas en mis sueños?
Aunque yo nunca voy a estar en los tuyos
¿Por qué siempre ignoras mi presencia?
Aunque yo nunca diga cuanto me molesta
¿Por qué me hace tan feliz ver tu sonrisa?
Aunque yo se que eso no te importaría
¿Por qué me es tan difícil decirte te quiero?
Aunque yo se que nunca vos me dirás eso.