Ir al contenido principal

Día 64

La gente se arregla todos los días el cabello...
¿Por qué no el corazón?

No hay una respuesta tan simple y sencilla como esta: Porque no les importa. Porque viven buscando los placeres del mundo, porque prefieren no apostar al amor, porque no quieren salir lastimados, porque no tienen tiempo. Meten excusas como: cuando tenga más dinero veré lo que hago, tengo mucho trabajo ahora, yo sólo uso mi tiempo para el estudio, prefiero concentrarme en mi y en mis metas personales y no andar malgastando mi valioso tiempo en esa porquería. Y después se preguntan porque estan mal, porque se sienten tristes, solos y vacíos. Entonces se culpan por lo que hicieron, por lo que hacen y lo que no pudieron hacer. Maldicen sus trabajos, maldicen a los que los rodean, maldicen sus vicios, maldicen todo lo que les quito tanto tiempo. Y lo que no entendieron nunca es que lo único que necesitaban era un poco de amor. Algo tan sencillo que ayuda a proteger y cuidar su frágil corazón. La soledad no se cura ni el alma se llena con un poco de placer, sólo te hace ser más dependiente de eso, evitando que encuentres lo que en realidad hace bien, no es perjudicial para la salud como muchos piensan y te hace sonreír sin motivos puntuales. Así que de vez en cuando, preguntale a tu corazón como se siente.

Comentarios

  1. Oro, incienso y mirra... y chocolate!! :)))

    ResponderEliminar
  2. As pessoas se preocupam com tantas coisas da aparência e se esquecem da essencia que vem do coração. Belo texto. Parabéns no Dia do Blogueiro!

    ResponderEliminar
  3. yo antes era así, pero ya noooo jiji:) me encanta este blog, siempre leo todo lo que escribes jaja pero casi nunca comento:c

    ResponderEliminar
  4. Cuidemos el corazón,no?

    ResponderEliminar
  5. me encanto la entrada! el amor es lo basico,por eso debemos preocuparnos,el amor te da todo...=)

    ResponderEliminar
  6. tan sencillo como que el ser humano no puede "ser" no puede "existir" sin los ya conocidos problemas ,subrayemoslo,todos andas de compras ,el consumismo se eleva ,llenamos vacíos con cosas superficiales y eso mismo le enseñamos a los hijos de nuestros hijos,si comenzáramos a pensar en cosas de realidad, cambiaríamos y una nueva especie saldría a la luz.
    besos hasta alla.

    ResponderEliminar
  7. si le preguntare a mi
    corazón como está
    besos ♥

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razon!

    Saludos
    www.sinboli.com

    ResponderEliminar
  9. Bonito.

    Mi corazón no sabe como se siente. Por más que le pregunto no sabe contestar. Dice que está un poco confuso.

    ResponderEliminar
  10. El mio esta muerto (:
    te quieroooo que lindo comentarte de nuevo (:
    un abrazote!

    ResponderEliminar
  11. maravillosa forma de expresarlo ^^

    ResponderEliminar
  12. Nunca nos paramos a preguntarle a nuestro corazón como se siente o que es lo que en realidad quiere. Siempre hacemos cosas cuando en realidad sabemos que nos gustarían que fuesen de otra manera, en vez de pararnos y escuchar a nuestro corazón para ver que es lo que quiere en realidad y hacerlo así para ser felices. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Al corazón no le hace falta que pensemos por él, su función es bombear, y bombea correctamente. Con respecto al sentimiento del amor, cuándo aposté que amaría universalmente a todo el mundo se me abrieron puertas que jamás pensé que existían. Ahora soy feliz porque sé que soy correspondido. Saludos!

    ResponderEliminar
  14. te felicito muy buena reflexión!!!
    me gusto ...
    no 100pre lo que uno quiere es lo que necesita!!!(un post mio jeje)

    ResponderEliminar
  15. Me gusta como piensas! *-*
    Gran entrada, te espero por mi blog cuando quieras!!

    ResponderEliminar
  16. El dinero no cura la soledad. Eso es algo que todos deberíamos a estas alturas ya tenerlo claro, pero lamentablemente hay personas que simplemente no quieren hacerle caso a lo que el corazón les dice, la codicia crece y con ella la disconformidad y la tristeza.

    Me encantó tu reflexión.

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  17. que bonito!
    felicidades por tu blog.
    me encanto "Así que de vez en cuando, preguntale a tu corazón como se siente." hermoso final. un besote!

    ResponderEliminar
  18. Que bonito! Bonita entrada!
    Un beso :*

    ResponderEliminar
  19. Me gusto mucho la entrada.Talves sea porque me indentifique mucho.
    Re lindos tus escrito

    ResponderEliminar
  20. A veces es imposible arreglarlo, ojala se pudiera hacer pero necesita por ejemplo ante un dolor por una ausencia o por la perdida de un amor, hay que darle tiempo a curar heridas, no es facil recomponer un corazon dañado..
    Primavera

    ResponderEliminar
  21. Muy buena entrada, te espero en mi blog (:
    Queria preguntarte algo, cuando publico una entrada, le pongo color, otra letra, y todo eso.. Pero siempre me queda como si no la hubiese editado nada, puede ser que tenga que ver con la plantilla? No se que hacer!
    Muchas gracias (:

    ResponderEliminar
  22. Muchisimas gracias por el dato, me sirvio mucho, y ahora me aparecen opciones que antes ni si quiera tenía (:
    Un beso grandote :)

    ResponderEliminar
  23. awww qe geniaaaal *-* please soy nuevaa les dejo mii blog sentimientosencontradosenelcorazon.blogspot.com

    ResponderEliminar
  24. Y nose porque la gente nose da cuenta de lo que tiene y deja de obsesionarse con lo que no tiene :$ un besito :)

    ResponderEliminar
  25. Muy interesante. Blog muy bonito y muy poetico, me gusta por su sencillez.Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  26. ES MUY INTERESANTE LA VERDAD, Y CREO QUE EN MUCHAS PARTES TIENE RAZÓN, PERO HOY EN DIA EL HOMBRE TAL COMO LO CONOCEMOS VIVE CON AMOR, YA SEA EN EL TRABAJO, EN EL ESTUDIO, O CUIDANDOSE, POR QUE "AMA" LO QUE HACE, Y ESO LO SATISFACE, QUIZÁS MAS DE LO QUE LO SATISFACE OTRA PERSONA, Y =)

    ResponderEliminar
  27. Hola me encanto tu post, pregúntale como se siente a tu corazón, tienes toda la razón¡¡
    Tenemos que habituarnos a escuchar nuestro interior, o si no quienes somos si no somos lo que queremos e ignoramos lo que sentimos?
    un gran beso¡ gracias¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.