Ir al contenido principal

Día 123

No pregunten cómo ni porqué pero siempre termino siendo yo la masoquista número uno, y entre vos y yo, seguro que ganas vos. Llamalo karma a tu favor o mala suerte para mi desgracia pero las cosas siempre resultan de la misma manera, y en este juego llevo perdiendo hace bastante tiempo. Pero no seas ingenuo, no sigo acá tirando los dados porque me guste sufrir por vos, sino porque ahora que empeze no puedo abandonarlo.

Comentarios

  1. Me encanto.
    me sentí identificada :)
    Besoos

    ResponderEliminar
  2. Así se habla. Hermoso como siempre, te espero! :)

    ResponderEliminar
  3. Hey!! Si todo pasa, tarde o temprano todo pasa, y aparecerá ese deseo de salvarnos.. :)

    ¡Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Nunca hay que darse por vencido. Quien algo quiere algo le cuesta, y únicamente luchando por ello se puede conseguir. Así que armate de fuerza y lucha por lo que deseas.

    Tarde o temprano lo conseguirás. Tirar la toalla es demasiado fácil.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. "Odio" el amor. Es un sentimiento egoísta, que no piensa en nosotras en que podemos estar sufriendo por alguien que quizas ni merezca la pena :S
    Pues el post tiene su tiempo, pero por lo visto de siemore has escrito re lindo ¡ :)
    www.awkward-world.blogspot.com
    www.tryingtosmiile.blogspot.com
    visita los dos ¡ :)

    ResponderEliminar
  6. Tus entradas siempre me dejan sin palabras. Maravillosas la verdad.

    ResponderEliminar
  7. Si no le ves nada de futuro a la relación, mejor termina con él.

    ResponderEliminar
  8. me facina TOOOOOOOOOOODO lo que escribees! me dejas sin palabras, casi siempre me identifico! animo!!!! el amor es HERMOSO♥ saludos, te sigo:*

    ResponderEliminar
  9. Sí que puedes abandonarlo, otra cosa es que tú no quieras:3¡
    Un beeeeso!

    ResponderEliminar
  10. ay el amor, es muy bonito pero muy doloroso, quizas debas de querert mas a ti misma, porque los sentimientos hacia alguien, se iran tarde o tmprano si es lo que quieres o sientes, pero el amor hacia uno mismo tiene que estar siempre.
    espero que te sirva, unbsso!

    ResponderEliminar
  11. como yo, no o dejo por el, si no porque de alguna forma ya le encontre el placer a ese olor, somos masouistas, yo demasiado!
    Psate por mi blog, que solo medeja comentarte como anonimo :)

    ResponderEliminar
  12. Es triste cuando una esta tan enamorada qe simpre cae, aunqe a veces es contra la voluntad de una. :/
    Un beso bella♥

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu blog! Me siento muy identificada con todo lo que escribes la verdad me gustaría que te pasases por el mío y me dieses una opinión, aparte soy nueva en esto. Gracias y besos :)

    http://charly13-S.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Wow, debo confesar...de la manera mas sincera posible que no tiene mucho tiempo que empecé a leer tu blog, y debo confesar también que he leído casi...todas tus entradas!!!.

    ¡Felicidades!, me encanta como escribes...y sobre todo estoy sorprendida, porque muchas de tus entradas...se parecen tanto a mi vida!!! jaja, irónico es que vivimos en un mundo tan grande y creemos que estas cosas no le pasan a nadie mas, :)...

    Me he identificado con mil y una de tus publicaciones, como esta por ejemplo...y con todas aquellas donde hablas...quizá de la misma persona.

    Saludos :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.