Ir al contenido principal

Día 156

La madre le suplicó que fuera paciente, y que sólo así, a la larga o a la corta, todo llegaría. Le aseguro que las tormentas por más fuertes que fueran, siempre cesarían y el sol volvería a brillar. La quiso convencer, que quien corre tras lo que desea porque sí, podría perderlo todo, hasta lo que no tiene. Pero a ella no le importó, y dejándola con las palabras en la boca salió al mundo a hacer de las suyas, porque claro, ella se creía que ya estaba bastante grande para escuchar los consejos anticuados de una señora pasada de moda. Y con la fuerza de un torbellino intentó llevarse el mundo por delante, pero fue el mundo quien acabo primero con ella. Quería triunfar y no estaba dispuesta ah aceptar un no como respuesta. No podía soportar ver en ella el fracaso de su madre, al mirarse en el espejo. Ella quería ser alguien, mucho más que alguien. Pero el camino al éxito le termino demostrando que a veces eso no es lo mejor o lo que realmente se quiere. Había fracasado, si, pero ese fracaso le dio el orgullo y valor para sentirse realizada, y que por más que no halla ganado absolutamente nada, había conseguido la confianza suficiente para volver a intentarlo, pero de la forma correcta. El fracaso era el reconocimiento que obtuvo por haberlo intentado, y no por eso fue una perdedora. El único perdedor es el que no tiene las agallas para salir a luchar y autosuperarse. Ella si lo hizo. Con humildad regreso y le pidió perdón a su madre por haber sido tan necia, y ella no dudo en abrazar a su hija con gran emoción, porque había aprendido la lección, con raspones y heridas, pero eso también es parte de la vida.

Quien corre rápido, puede terminar estrellado.

Comentarios

  1. Tienes mucha razón en lo que dices comos siempre vuelvo a entrar en tu blog para poder leer tus entradas que me encanta.
    Critica: Siempre vale la pena intentarlo.
    Me gustaria que entres a mi blog y leas mi ultima entrada y comentes o pongas alguna reaccion besitos.
    Te espero http://teniasqueser-tu.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Al final ella termino ganando mucho. y también pude darme cuenta que a pesar de los pesares la familia es la variable mas contante.
    Una gran lección...
    Saludos... ñ_ñ

    ResponderEliminar
  3. relato reflexivo, esta bueno ser prudente y no ser el primero, besos

    ResponderEliminar
  4. 'El único perdedor es el que no tiene las agallas para salir a luchar y autosuperarse.'

    Frase del día :)

    ResponderEliminar
  5. adoro como escribes; jamás dejes de hacerlo.
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Un texto muy cierto y alentador también, y emotivo el final :)
    Una crítica? quiza alguna falta o los tiempos verbales a veces los cambias y eso lia un poco si lo lees con cariño.
    Hasta la proxima entrada :)

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que tienes toda la razón; lo que importa es intentarlo y da igual si ganas o pierdes porque sabrás que lo has intentado, y si pierdes te llevas esa sabiduría y te habrás llevado todo lo que habrás vivido y conocido durante ese viaje.

    Muy bonito *.*

    Besitos de capuccino

    ResponderEliminar
  8. Me encanta todo lo que escribes :)

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la forma en que lo narraste para poder concluir con esa sabia frase. Muy muy cierto, además de que es algo muy común que de seguro nos pasó a muchos ya :)

    ResponderEliminar
  10. muy lindo lo que escribiste, me encantó, excepto por unas faltas de ortografía. Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Si es que el mejor error es aquel del que se aprende la lección.

    mua!

    ResponderEliminar
  12. Lindo lo que escribiste, y muy cierta la ultima frase.

    ResponderEliminar
  13. Las madres, las mejores maestras.
    Si una dice "no está bien que hagas esto", no lo hagas, aunque duela en un ppio que contraríe tu opinión, después se agradecerá.


    Hacía tiempo que no te escribía pese a leer tus actualizaciones, como siempre muy lindo y de corazón sincero.





    ResponderEliminar
  14. Fantástico, me ha encantado.

    Un beso!
    http://electricsbubblesphotography.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.