Ir al contenido principal

Día 162

A lo mejor siempre me quisiste y a lo mejor siempre fui yo la que me di de perdedora. A lo mejor si eramos el uno para el otro y a lo mejor era yo la que no me lo quería creer. A lo mejor querías que fuera tu princesa y a lo mejor siempre te vi como un amor platónico. A lo mejor debía dejar de pensar en lo imposible y a lo mejor tenía que ver más allá de la realidad. A lo mejor era cuestión de tener un poco más de fe en mi misma y a lo mejor todo dependía de no escuchar tanto a los demás. A lo mejor tenía que amarte sin medida y a lo mejor era cuestión de dejarme amar.

El que no arriesga no gana, dijiste
El que arriesga puede morir por amor, te dije.

Comentarios

  1. Perfectoooo, escribes maravilloso; y a lo mejor si fue todo lo que buscamos y soñabamos pero fue y eso es todo! Hay que seguir adelante, mejores cosas vendran, aunque siempre estara esa sensacion de que encontraste lo mejor y lo dejaste pasar. :c
    un besooo, y cuidate.Echate una pasadita por mi blog Ü

    ResponderEliminar
  2. Tantas cosas son posibles. Muchas veces no sabremos la verdadera razón.
    Me encantó, más que nada la última frase :)

    ResponderEliminar
  3. esta entrada es hermosa!!!

    mucha suerte y fuerza!

    ResponderEliminar
  4. wow ♥
    el qe arriesga puede morir de amor ~
    pero recuerda qe preferible arriesgarse y saber qe paso a qedarse con la duda de qe pasaria c;

    ResponderEliminar
  5. -Muy buena entrada, y si algo eh aprendido es que la vida se vive para arriesgar... & disfrutar, no para solo respirar

    ResponderEliminar
  6. Miedo, baja autoestima y confusión... los problemas de la vida de cualquiera... Interesante entrada...
    Saludos... ñ_ñ

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor la vida os tenía destinados a otras personas, y a lo mejor por eso no fue.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Las Pastillas del Abuelo♥ Me encanta...

    ResponderEliminar
  9. Ha sido precioso y me he sentido muy identificada. Sobre todo me ha gustado al ultima frase..
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Y comprendiste que no iba ser yo..
    el que cubra tu cuerpo en noches de frió, el que te regale rosas sin espinas.

    ResponderEliminar
  11. A lo mejor es bueno arriesgarse a morir por amor, se puede perder y morir, pero si se gana, se gana mucho más.
    Besoss

    ResponderEliminar
  12. preciosísima entrada!
    te sigo :)
    saludos!

    ResponderEliminar
  13. Preciosa :D
    Te pasas por mi blog a leer mi novela?
    Gracias por tu tiempo! :$ Un beso,♥

    ResponderEliminar
  14. QUE HERMOSO BLOG!!
    TE FELICITO!
    Te invito al mio:

    http://diario-de-reflexiones.blogspot.com/

    BESITOS!!!

    ResponderEliminar
  15. Simplemente excelente!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Creo a veces simplemente no hay que hacerse tantas preguntas...

    ResponderEliminar
  17. tu blog!! es lo mejor! :) me encanta! y ame tu entrada, pienso que si nos arriesgamos no morimos en el intento, pero salimos heridas y lo bastante para no estar vivas! :/

    ResponderEliminar
  18. Que bonito! me encanta como escribes! todo siempre con tanta delicadeza.. precioso

    te sigo hace tiempo :) pero creo que nunca te habia comentado.
    muaaa

    ResponderEliminar
  19. "el que arriesga puede morir por amor..." uuf me encantó demasiado esa frase y el texto tambien! un beso ^^

    ResponderEliminar
  20. A lo mejor, tal vez debemos dejar la idea del principe azul y amar dandolo todo a quien nos robe el corazon.

    ResponderEliminar
  21. Amo la forma en que escribis nenaaa.

    ResponderEliminar
  22. a lo mejor, es el paso para el hubiera, ojala que en esas ocasiones , tuvierams valor para decir l que sentimos

    ResponderEliminar
  23. Meee eencantaa tuu blogg...tus enbtradas son impresionantes...
    te veo x el mio no
    ?
    un besoo!muuaaCks!

    ResponderEliminar
  24. Me super identifique, seguro tu también te identificas en mis entradas, pasa a leerlas si tienes tiempo :)
    Saludo y besote :*

    ResponderEliminar
  25. Las Pastillas del Abuelo ♥ ♥

    ResponderEliminar
  26. sos una genia! me encanta todo lo qe escribis, entro todos los dias a ver tus frases.. y unas cuantas te las copio jaja.. saludos :)

    ResponderEliminar
  27. Es lo que me pasó por tonta, escribes hermoso♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.