Ir al contenido principal

Día 168

Bienvenidos a la Argentina: el país de los niños muertos. El cementerio de los juguetes rotos. El sótano de las muñecas y los triciclos extraviados. El lugar de los sueños abandonados. Un mundo hecho de tiza para la rayuela y azúcar para el corazón que poco a poco perdió su color. Los superheroes fueron desterrados y los libros de finales felices se guardaron bajo candado. Aquí se arrebataron a los que no pudieron defenderse, y a los que nadie los pudo defender a tiempo. Y las canciones de cuna o de carrusel resultan ser perjudiciales. Bienvenidos a la nación dónde la justicia canta "ciega, sorda y muda" de Shakira, mientras las plazas se parecen cada día más a los desiertos del Sahara. Es aquí el país de la inocencia olvidada. Los ajustes de cuenta se negocian con los niños de por medio. Y las estrellas hacen luto en los de pérdidas. Antes no era así. Antes las puertas de las casas estaban abiertas de par en par y los pequeños jugaban a la mancha o a las escondidas hasta que sus papás los llamaran para la cena. Y por más dolor que sea, todos estamos preparados para la muerte de alguien que vivió más de setenta años, pero ¿de un niño? De un niño nadie esta listo ni dispuesto para afrontar su partida. Que triste, que irónico, que cierto. Hace unos meses era por Candela. Hoy es por Tomas, que tan sólo tenía 9 años. Hoy un ángel volvió al cielo y los que seguimos acá, nos quedamos con la esperanza de algún día reencontrarlo allá arriba.

Comentarios

  1. Que triste no? este es el pais que nos toco :/

    ResponderEliminar
  2. Madre Teresa dijo al ser invitada a una protesta contra la guerra: Iré cuando sea una marcha apoyando la paz.

    ResponderEliminar
  3. Que bonita la entrada, pero es demasiado triste, aun que es un realidad.
    Te sigo.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Es muy, pero que muy triste...

    ResponderEliminar
  5. Jopé... casi llorando me has dejado. Esto no tendría que ser así. Jamás encontraremos un por qué, porque esto no tiene justificación. Lo siento mucho... =S

    ResponderEliminar
  6. Uruguay está igual.
    Muy triste.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, todos los países cambian con el tiempo, y todos tienen algo malo, no solo Argentina.

    besos.

    ResponderEliminar
  8. jope... que buen texto pero a la vez que triste pasate por mi blog: http://afrontalavidaconunasonrisa.blogspot.com/ :) un beso

    ResponderEliminar
  9. Tenes toda la razon, es un pais de pura injusticia! :( Te pasas por mi blog?http://melody-imordinarygirl.blogspot.com/ gracias :D

    ResponderEliminar
  10. Wow, y yo que pensé que mi país, Perú, era el único que era así. Que tristeza esta situación.
    Besos, te invito a que pases por mi blog, sería un honor.

    ResponderEliminar
  11. Amo este blog. el mejor de todos!
    Noe!

    ResponderEliminar
  12. diooss q pais tan desastroso

    ResponderEliminar
  13. pero y una vez mas, al igual que con Candela, la familia (padrastro) esta involucrado. tremendo. realmente o hay que estar enfermo o ser muy hijo de puta.

    ResponderEliminar
  14. Adoro tú blog (L)
    Te sigo, puedes seguirme amí ? :)
    http://graciasydesgraciasdeunafarola.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. Se me han puesto los pelos de punta, estan real que es completamente devastador. Escribes genial, pero ojala no tuvieras que escribir ni vivir esto.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  16. que pena es una mierda que pase esto

    ResponderEliminar
  17. Realmente es muy triste, pero no nos atrevamos a echarle la culpa al país sino a los idiotas que todos nosotros, sumidos en la idiotez, elegimos para que lo administren. Realmente creo que esto podría mejor si nos quisiéramos entre nosotras y empujáramos para adelante.

    ResponderEliminar
  18. Triste, pero con llorar no se soluciona nada.

    ResponderEliminar
  19. Me has dejado noqueada, tu forma de escribir me deja absorta y pendiente de la siguiente frase, mientras todo llega al corazón y lo conmueve, con la belleza de la escritura pero manteniendo el narrar. Que hermoso.

    ResponderEliminar
  20. Waw, un relato hecho a base de frases geniial.
    Globos de Agua quiere llegar a los 2.000 seguidores antes de fin de año ¿nos ayudas a conseguirlo?

    Besos de purpurina, Alicia.

    ResponderEliminar
  21. Me gusto mucho el blog! saludos!

    te espero por el mio!! :D

    ResponderEliminar
  22. Ok, eso fué muy triste, pero es la realidad. Ojalá hubieran más personas que quisieran cambiar eso. Me pasé por curiosidad por varios blogs y me encantó el tuyo. Ya tienes otra seguidora. Me preguntaba si puedes pasar por el mio, si te pones en contacto conmigo te mando el link (poque lo pienso cambiar) y le echas un ojo a mi historia que la retomaré de nuevo y hasta la publique en una editorial ¡Sigué así, espero tu visita!

    ResponderEliminar
  23. Woow! qe gran verdad!
    M e gusto mucha esta entrada!!
    saludos! te espero en el mio!

    ResponderEliminar
  24. Me parece que tendrías que pensar, que no es el "país", porque eso es solo un poco de tierra, es la gente lo que hace esas cosas, y en todos lados pasan cosas así, no se trata de patriotismo ni nada de eso. Se trata de la gente

    ResponderEliminar
  25. tengo nuevo blog:http://pricetagvisuals.blogspot.com/
    pásate si quieres y bueno si te haces segui te lo agradecería porque tengo pocos...

    ResponderEliminar
  26. Me encanta este blog..!!!!!!!!!!!
    Sigan ! y sigo..
    http://twitter.com/#!/Florciff

    ResponderEliminar
  27. olaa me llamo ally bell bueno allison isabella y tengo un bog y me a encantado el tuyo espero que puedas visitar el mio y si te gusta aunkesea un poquito afiliame ok te dejo el link
    http://allison-chan.blogspot.com/
    besoss lindo blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.