Ir al contenido principal

Día 182

Confiar es un acto de valor que sólo puede salir de uno mismo, y si uno mismo se lo permite. Confiar es caminar con los ojos cerrados, incluso cuándo no te llevan de la mano. Confiar es desconfiar de uno mismo para creer un poco más en los otros. Confiar es entregar algo tuyo sin peros ni pretextos, porque la confianza en sí, implica también cuidar y guardar. Confiar es casi como dar amor, solo que en el amor necesitas de tu corazón, y en la confianza todo lo demás. Confiar es dejarse ayudar y reconocer que no podemos hacerlo todo solos. Confiar es creer en la luz dónde reina la oscuridad. Confiar es olvidar las excusas y los prejuicios, incluso sabiendo que nos pueden lastimar.

Comentarios

  1. totalmente cierto. Por éso hay mucha gente que le cuesta confiar, porque le cuesta entregar su corazón

    ResponderEliminar
  2. Confiaba tanto..que tenía hasta los ojos cerrados...me he dado un batacazo,pero...volveré a confiar con el tiempo....

    ResponderEliminar
  3. hola te invito a seguir mi blog
    http://todocambiadenoche.blogspot.com
    te pasas??? yo te sigo!

    ResponderEliminar
  4. Y con el tiempo te das cuenta de que al fin y al cabo solo se puede confiar en muy pocas personas, pero esas poquitas son las que te quieren de verdad y te envuelven con su infinita confianza.
    Precioso texto, sin palabras :)

    (¡Besos esponjosos desde las nubes de mi cielo!)

    ResponderEliminar
  5. Coincido en cada una de estas palabras. Besos, hermoso blog.

    ResponderEliminar
  6. wowowoowowow no creo que se pueda definir mejor

    ResponderEliminar
  7. Hola! =) A veces confiar nos hace dejar caer algunas lágrimas, otras simplemente nos da el placer de saber que siempre contamos con alguien que guíe nuestro camino. Confío en sólo dos personas... debería confiar más en mí misma, si al fin y al cabo soy quien no me traicionaría nunca(aunque suelo equivocarme), pero creo que da más culpa cuando te equivocás y es por confiar en vos misma!Supongo que de ahí la dificultad). Excelente blog!

    ResponderEliminar
  8. Es exacto. Casi perfecto todo lo que decís. Y es tan difícil confiar, tan pero tan difícil entregar el alma...

    ResponderEliminar
  9. yo creo que es una de las cosas mas importantes, confiar aunque abra quien te despcione. Pero igual creer,amar,soñar, . De todo un poco

    Se trata de vivir ♥


    http://unodeesosotroscomiiensos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Confiar es amar con todas las palabras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. a veces confiar te lleva a donde no quisiste llegar
    a veces confiamos en las personas equivocadas y a prendemos a no confiar nunca mas tanto

    ResponderEliminar
  12. Hooola! Me pase por tu blog y me encanto! Lo sigo.
    Hace poco me hice un blog, es de moda y novedades de famosos, etc. Creo que ha quedado bastante convincente. Te agradeceria que te pasaras y me siguieras.
    Un beso!!! Te leo!!

    ResponderEliminar
  13. la confianza es básico en la vida.Confianza en tu pareja,en tus amigos,en tu familia...aunque haya quien te decepcione.
    Un saludo!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. Por dios, que entrada más preciosa! Y la foto súper significativa! Besos <3

    ResponderEliminar
  15. Esta entrada es una de las mejores que he leído de ti, cielo. Un beso ♥

    ResponderEliminar
  16. este mundo ha perdido la confianza en los demás...

    ResponderEliminar
  17. Toda la verdad, coincido con vos, que lindo el texto, te deseo lo mejor, besos.

    ResponderEliminar
  18. que bello y que razon tiene la confianza es el mejor regalo que nos podemos entregara nosotros mismos y hacia los desmas. saludos =)

    ResponderEliminar
  19. muy bellas palabras, como siempre. MUy linda entradaa.
    un besoo:)

    ResponderEliminar
  20. Confianza... Los demás no te lo ponen fácil....

    Un saludito

    ResponderEliminar
  21. "confiar es olvidar las excusas y los prejuicios, incluso sabiendo que nos pueden lastimar". Me encanta esa frase, genialgenialgenial.

    ResponderEliminar
  22. La foto es preciosa :) saludos!

    ResponderEliminar
  23. Yo confio en mi hermano :3
    Visitanos:
    https://www.facebook.com/pages/Ham-Hams-Diaries-3/299053626800306

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.