Ir al contenido principal

Día 187

Y cómo un triste recuerdo vuelves para quedarte y seguir lastimando lo que aún en muchos años no he logrado sanar. Y cómo dos idiotas, vos de pura arrogancia y yo de ciega enamorada, volvemos al interminable juego que ya nos sabemos de memoria. Y nos permitimos hacernos daño como la primera vez, y olvidamos amarnos como debería ser y nos perdonamos mutuamente por última vez, y al final reímos para no llorar. Pero las cosas siempre terminan igual. Y vos te vas por tu lado y yo me voy por el mio, con las esperanzas de reencontrarnos aunque sea para sufrir juntos, no importa la hora ni el día, con tal de que la historia nunca llegue a su punto final.

Comentarios

  1. todo por estar con esa persona.. aveces el amor hace eso, nos vuelve idiotas e incluso si te hace mal, o es mala persona... no importa, el amor te vuelva ciego..

    ResponderEliminar
  2. Tenés razón.. me identifico mucho con eso. Sabes que me gustó demasiado el disño nuevo de tu blog ♥ Como hiciste para poner lo de inicio sobre el blog, etc? Me da curiosidad n_N
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Así y tal como lo decís es. Es el amor que nos vuelve ciegos, y para evitar acabar con todo seguimos repitiendo una y otra vez la misma historia!

    ResponderEliminar
  4. COMO QUE SIEMPRE PASA LO MISMO, es tipico u.u
    Primera vez que paso por acá, TE SIGO :D

    ResponderEliminar
  5. me regusto. Olvidarnos de todo, hacerlo a nuestro modo, no importa si nos lastimamos, solo queremos amarnos..
    un besoo:)

    ResponderEliminar
  6. Me identifique mucho. Parece aproposito, que cuanto más te lastima o mas imposible más te gusta! Eso me pasa a mi siempre. Pero no me importa nada, y siempre termino lastimada. Todo sea por estar con ESA persona!

    ResponderEliminar
  7. A veces no importa cuando sufrís por amor, cuando estamos en esos momentos solo importa que lo amas y mas nada, parece que cada herida, fuera un cuchillo que te clavan, y pensar que la persona que lo causa es la única que lo puede curar..

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, hacemos mucho o más bien todo por estar con esa persona la cual amamos. Me encanto el texto.

    ResponderEliminar
  9. Algo triste, pero sencillamente hermoso.

    ResponderEliminar
  10. me sentí tan pero tan identificada... :(

    ResponderEliminar
  11. Me pasó y a la larga hace mal, es bueno darle un fin a las cosas aunque siempre cuesta.

    ResponderEliminar
  12. ¡Como me identifico!
    No lo puedo explicar porque ya lo explicaste vos :)
    Simplemente, hermoso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Me identifico 100%. Al final solo se quiere volver, aunque también esté lo malo, pero podrás tener un poco de lo bueno.
    Me encanta como escribes*-*
    Un besooo♥

    ResponderEliminar
  14. El amor me vuelve ciega, a tal punto que por hacer feliz a otra persona, me destruyo a mi misma.

    ResponderEliminar
  15. Ojalá el amor no me volviera tan idiota, como para poder parar de sufrir , y que la otra persona aprenda a vivir sin mi, como yo pude.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa entrada, tiene toda la razón, hay veces que se forma un círculo que nunca termina, me ha encantado! muchos besos! <3

    ResponderEliminar
  17. Precioso. Triste pero bonito e intenso :)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  18. una rueda muy dolorosa,pero cierta como la vida misma...
    un saludo!!

    ResponderEliminar
  19. uff .. me sentí tan identificada con eso de "...con tal de que la historia nunca llegue a su punto final." tan cierto.

    me encanta tu blog !
    pasate por el mio!

    ResponderEliminar
  20. La ceguera! una de las consecuencias principales del amor, podemos tener a una persona que no nos valora al lado, alguien que nos olvidó hace tiempo o que ni siquiera piensa en nosotros, ni nos recuerda... Pero si estas enamorado nada te importa, tu corazón bloquea a tu mente y le gana en una lucha de emociones, las cuales son más fuertes que los pensamientos. Quizá no sea idiotéz sino que autoengaño de nosotros mismos o tal vez si lo sea... De todas formas, el amor te eleva al máximo pero cuando más parece firme un castillo se derrumba de dolor. Bello blog, me gustó mucho... Te invito al mio :) http://alquimistadeutopias.blogspot.com Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Como leo seguido tu blog, lo he puesto en la lista de blogs a los que soy asiduo en mi blog para recomendarlos , espero que no moleste. Besotes luveisall <3

    ResponderEliminar
  22. Wooooooooooow. Me encantó, cielo.

    ResponderEliminar
  23. Muy cierto, te doy la razon con este texto, es verdad muchas veces nos ponemos ciegos, y no nos damos cuenta de la realidad.

    ResponderEliminar
  24. muchisisisimas gracias por pasartee! tu blog es geniaal osea me encantaa!! un besazo enormee!!

    ResponderEliminar
  25. Quien no ha pasado esas situaciones, es triste seguir frecuentando y nada vuelva a ser como antes, te sigo sigueme en http://www.princesailusa.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  26. Casi me robas una lagrima.

    :(
    Beso

    ResponderEliminar
  27. Me Encanta Tu blog, escribes Hermoso <3 siempre me siento similar a lo que escribes! :) gracias por las sabias palabras !

    ResponderEliminar
  28. que feo es saber que a pesar de todo ese sufrimiento uno siento que todo vale la pena por un segundo más a su lado. te entiendo porque tambien lo siento, prefiero sufrir ese dolor que ya lo conozco a ser un yo sin él, porque nunca lo he sido y eso da miedo.
    Genial tu blog. Me encanto !

    ResponderEliminar
  29. Y seguimos, y nos encanta. Y nos hacemos daño, y nos rehusamos a borrarnos, a decir basta porque aunque hay dolor, no podemos vivir el uno sin el otro, queramos o nó.

    ResponderEliminar
  30. Hermosas palabras, lo peor de todo es que es verdad! La foto es excelente y acompaña perfdectamente la entrada. Lindo blog :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.