Ir al contenido principal

Día 198

Odio el día de los enamorados, siempre que lo quiero disfrutar bien algo malo tiene que pasar. Ojalá que se pase este día en un abrir y cerrar de ojos, y ojala que no me cruce a ninguna parejita acaramelada o un chico con flores y osos de peluche porque lo voy a insultar de arriba abajo. Y si lo ven a Cupido, le pueden decir que yo le tengo un mensaje para el: que se valla bien a laaaaaaaaaaaaaaaaaaa...

Comentarios

  1. jajajjajaaj xD
    deduzco por esto que cupido no se ha portado especialmente bien contigo jaja
    conmigo tampoco se portó bien pero hace tiempo hize las pazes con el :)

    ResponderEliminar
  2. Bonita entrada ^^
    ¡Me encanta tu blog, yo ya te sigo!
    Besos, http://mi-propiouniverso.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien ODIO el día de los enamorados :)

    ResponderEliminar
  4. No es tan malo.
    Tengo que decirlo, tampoco me gusta pero al menos sólo es un día al año.
    Ahora nada mas espero que los que tienen pareja lo pasen bien (y no sean demasiado cursis).

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo conitgo.. Cupido puede irse a.. ajamm ¬¬
    Pero bueno, al menos solo dura 24h, y ya queda menos TT

    ResponderEliminar
  6. tranqui, paciencia, tal vez este amor no te merezca, besos

    ResponderEliminar
  7. Ya queda poco de este día, no te preocupes que todo pasa, y mñna será otro día.
    Besitoss

    ResponderEliminar
  8. Original entrada!! Ami me pasa igual que a ti desgraciadamente, ver a una pareja besándose, o regalos entre amores perfectos esta mañana me han provocado unos tremendos celos jaja pero así es la vida, algún día cambiaran las tornas y cupido estará de mi lado y contigo igual.
    Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
  9. Eh, Ya somos dos que odiamos este fucking dia.

    ResponderEliminar
  10. Yo también lo odio. Es un día donde la hipocresía se ve a kilometros. Besos, cielo.

    ResponderEliminar
  11. yo igual odio este dia, quizas porque no tengo a esa persona especial con quien compartirlo y yo ya he visto miles de parejitas acarameladas con sus tipicos regalos, vomite por dentro.

    ResponderEliminar
  12. Yo no lo odio y eso que nunca he pasado un solo día de san valentin con novio, creo que tengo un don o una maldición pero no lo odio solo me siento algo deprimida o si lo admito un poco de envidia cuando veo a las parejas obsequiándose sus regalos y repartiendo besos aquí y allá.
    Yo solo festejo el día de la amistad xD.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. :O ...? Jaja... Ok, algún día tendrás a cupido de la mano!!!

    ResponderEliminar
  14. Sí... pienso que es un día más que fue creado como estrategia de marketing de alguien. El amor y la amistad se debería demostrar todos los días.
    Buena entrada, saludos!
    pao-stonem.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Es el dia del amor, pero todos los dias deben ser dias de amor, de fe, de alegria. Quizas el anno proximo sera mejor para ti, linda.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  16. Tambien estoy deacuerdo, pero aprendí que las mejores personas no se buscan, llegan sin ser llamadas.
    Saludos, bonito blog:)

    ResponderEliminar
  17. Si se quiere a alguien, son los 365 días del año. Creo que no hay mejor regalo que eso... :)

    ResponderEliminar
  18. es un día bastante odioso para los que no tiene pareja.Espero volver a ver a ese tal Cupido... y le preguntaré¿porqué la dejaste marchar?
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  19. Yo el dia de los enamorados lo tomo como un dia especial para demostrarle a las personas que mas queres el cariño que sentis por ellos. Simplemente eso, no como el dia de los enamorados, xq ese dia son todos los dias.

    Espero que puedas pasarte por mi blog, el tuyo debo decir que es HERMOSO! Besitos

    ResponderEliminar
  20. Apatía, apatía... Todos somos apáticos hacia algo así seamos felices y nos llevemos bien con todos. Todo se convierte em apatía hacia algo... cupido, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  21. La última experiencia amorosa que tuve me hizo desearle eso mismo a Cupido.

    ResponderEliminar
  22. A mi tampoco me gusta mucho ese dia,con o sin pareja es absurdo e hipocrita.Yo pienso que si quieres de verdad a tu pareja le vas a decir "te quiero" o hacer regalitos cualquier dia del año y no solo un estupido dia.En fin ,aqui dejo mi opinion,espero que tu dia fuera bueno y que no se te cruzara ningun chico con rosas jajaja un besoo

    ResponderEliminar
  23. Ja,ja,ja... muy divertida entrada. Me encantó, pero no te preocupes, siempre sucede lo que uno quiera que suceda.
    Piensa positivo y atraerás todo lo bueno.
    Te dejo un abrazote desde Perú y la cordial invitación a mi espacio.
    Cariños.

    www.nurinotas.com

    ResponderEliminar
  24. tienes un blog hermoso, me encnata <3
    en cuanto a la entrada, a muchos nos pasa que justo ese dia se arruina todo... pero bueno tenemos otros 364 dias para estar bien :)
    animos, cami
    te sigo ;)

    ResponderEliminar
  25. El enamorado se enamora todos los días, este es un día para recordarlo más que nunca, pero hay que enamorar día a día, (aunque solo puede odiarse eh, ajaja)

    ResponderEliminar
  26. Al igual que dice tu título: tú me encantas.

    ResponderEliminar
  27. jajja, si. Pasa. Yo también ni bien empezo el dia ya queria que se terminara, pero paso algo que lo cambio todo :P
    Siempre va a depender de como es nuestra situacion amorosa en ese momento...
    Me encanta tu blog. Te sigo, sin dudas. Te dejo el mio http://plipli6.blogspot.com

    Saludos, segui asi!

    ResponderEliminar
  28. No te preocupes por eso! El 14 de febrero es solo un dia más en el calendario, algo comercial. Además ya encontrarás alguien con quien pasarlo :)

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  29. Nunca hay qe bajar los brazos reina ! Un beso

    ResponderEliminar
  30. Es un día como cualquier otro.
    No entiendo por qué afecta tanto.

    ResponderEliminar
  31. que envidia tenes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.