Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Día 210

Me gusta mucho el anonimato, porque sí. Porque el anonimato le da un condimento extra a todo lo que escribo, y eso esta bueno. Es como cuando uno lee un libro y se tiene que ir imaginando las situaciones y las matices de la voces cuando los protagonistas hablan y la forma en que se miran o se toman de la mano, con la única diferencia que acá nunca pongo nombres en concreto. Me intereso el hecho de que muchos se sintieran identificados o reflejados en mis textos y por otro lado, me dí cuenta que cada vez me podía expresar mejor. Hay muchos que dan un nombre o ponen sus fotos en sus respectivos blog pero no cuentan nada interesante, o peor aún, son puras mentiras las que escriben. En cambio, yo, me reservo el anonimato por puro placer y a la hora de escribir, mis dedos bailan en el teclado sin parar (claro que eso pasa cuando tengo algo para contar). No digo que mi forma sea buena o mala, mejor o peor. Simplemente es mi forma (y mi opinión). Tampoco puedo usar la frase "Aca esta mi…

Día 209

Nadie estuvo como vos, y hoy más que nunca me lo demostraste. Te debo hasta la luna y con gusto te la regalaría si pudiera. Sos un sol en mi vida, que alumbra y me guía, que me sostiene y me acompaña en este camino que se llama vida. Sos mucho más que un regalo, ese que nunca pedí y que me fue concedido sólo a mi. Todo para mi. Sos mi vida, y que no daría por vos. Y te agradezco, porque tu lealtad vale mucho más que la de cualquier otro, incluso más de la que quisiera esperar de tantos más, pero vos me la das. Y porque te tengo, me doy cuenta que no necesito nada más. El merito es tuyo, yo sólo aprendí a quererte cada día. Por todo eso, y más, te amo.

Día 208

Me dijeron que no abandone mis sueños, y por eso lo intente, y lo sigo intentando. Pero no sabes cuánto cuesta seguir, cuánto cuesta escalar cuando lo único que se ve es niebla a tu alrededor. Es tan difícil continuar cuando te sentís tan solo y pensás que en cualquier momento vas a tropezar o peor aún, sentís que te vas a caer por un precipicio. Sin embargo acá estoy, ya me ves y lo que no me mato, me fortaleció o eso estoy llegando a creer. Y para todos esos que un día se rieron a mis espaldas y no me tenían ni esperanzas, miren como yo hoy me rio en sus caras. Pero no se crean que voy a quedarme a disfrutar ese momento, ya seguramente habrá tiempo para eso. Ahora tengo que continuar, todavía me queda largo camino para concluir la primera meta de mi larga lista.

Entrada sentimental, sincera y muy actual. Así estoy, aunque sea puramente anónima o la chica del Blog de Tumeencantas, esta vez lo que escribo es real. Va más allá de llenar el Blog aunque lo tenía más que super abandonado.…

Día 207

El diccionario dice que la palabra "Necesidad" radica en la ausencia o carencia de algo. Mi corazón dice que te necesita del verbo abrazar y besar. Mis sentidos dicen que necesitan de tu presencia y mi mente te necesita de tal forma, como el desierto necesita de la lluvia. Y que me importa lo que digan los otros, si a mi me interesa que me necesites como un loco. Un loco que moriría por mi amor, un loco desesperado por mi amor, un loco enamorado de mi amor. Solamente puedo decirte que te necesito como las palabras en un libro, la voz a un músico, la alegría a un niño, y casi como el aire que respiro, porque sin aire no vivo, pero sin vos, no tiene sentido seguir viviendo.

Día 206

Reencontrarse con un viejo amor, esos de la infancia que años después uno se cuestiona el que hubiera pasado sí.. y sabe que es perder el tiempo si sueña con algo que nunca fue. Yo se que encontrarse en esa situación de miradas de sorpresa, de complicidad, de intriga, de dudas y de tal vez, uno tiende a pensar: es ahora o nunca, lo beso ahora o ya fue. Pero igual hay que decir las cosas como son, suena estúpido creer que el hechizo encantado volverá y que el destino los unió por que sí y no por casualidad. La cruda verdad es que, es más lógica aplicada que química y física. Es ilusionarse al reverendo botón como dirían muchos pero también es volver atrás, es viajar en el tiempo y aunque sea por unos segundos, sentir ese enamoramiento tan intacto como el primer día. Pero reencontrarse con un viejo amor es más un error que ganas de llorar por amor. La vida no es como las películas ni como la televisión, y la posta está en que el amor ya se acabo. Por más fuego que halla habido, las ceni…