Ir al contenido principal

Día 220

Afuera hace frío y todavía no ha dejado de llover, tengo varios libros a medio leer y una canción que revolotea en mi cabeza como disco rayado, tan preciosa como insoportable. Una taza de chocolate caliente que se vuelve inacabable junto a una pila de cartas que temo releer. Aún están colgadas nuestras fotos por toda la habitación. Realmente quiero deshacerme de ellas, pero siempre pensé que se veían muy bonitas sobre el papel tapiz tan pasado de moda, que siguen ahí, decorando algo que hace tiempo empezó a doler. Soy lo que soy, y no se cuándo ni cómo lo empece a ser, pero coleccionar recuerdos se volvió mi pasatiempo favorito. Un deporte extremo. Lo se, hasta un mal habito, el peor de todos quizás, pero nadie puede cambiar lo malo, salvo lo bueno para empeorar. Es como un espejo sucio y cuánto más lo queremos limpiar, peor queda. Y cuando se intenta arreglar algo que se tiene más que asumido que no tiene arreglo, es tristísimo, y ahogarse entre lo que fué y el sueño iluso de lo que nunca será, es más duro todavía, pero no te das cuenta hasta que pasaron los años y estás atascado entre todo aquello que llega hasta el techo de tu vida. Mi reloj se quedo sin pila hace días o semanas, pero nadie necesita un reloj cuándo lo único que hace es viajar al pasado. Aún tengo el amargo chocolate esperándome, y lo que menos necesitaría en este momento es a alguien recordándome que ya está más frío que caliente.

Comentarios

  1. Tus palabras me han llegado como cuchillas, estoy viviendo en carne viva todo eso :c

    ResponderEliminar
  2. Animos... se que puedes estar en una etapa dificil... pero tu vida no a acado... y no es bueno qudarse en el pasado... yo por ejemplo, también me gustaba recordar.. se volvio una obsecion en ocasiones.. y en mi caso a veces me cuesta vivir el presente por recordar el pasado....
    No hay palabras que te ayuden en esos momentos... pero bueno.. espero que todo vaya mejor para ti.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Te quedas en el momento que ya paso y se te pasa ver que muchas veces el otro ya se olvido de todo y cuando te diste cuenta ya esta muy lejos y solo te quedan .. recuerdos. Muy hermosa la entrada , saludos a la chica de 'tumeencantas' :)

    ResponderEliminar
  4. tus palabras me hacen sentir absolutamente identificada, una vez mas!
    soy una experta, al igual que tu, en coleccionar recuerdos.. y tampoco necesito reloj porque como bien dices, no se necesita uno para volver al pasado .. ni siquiera se necesita pensar demasiado, al menos en mi caso, ya que esta todo a flor de piel, como si fuera presente, pero no .. es pasado!

    saludos :)

    ResponderEliminar
  5. Hola:
    Esos momentos estña muy bien y son necesarios pero llega un punto en los que los tienes que cortar. Se fuerte, no dejes que este episodio de tu vida se convierta en tu forma de afrontar los problemas. Todo tiene su duelo, pero el justo, que dicen los expertos que pasar de duelo a depresión es un pasado. Vivir en el pasado no es vivir. A Popcor (Dulce o salado nombre) le digo lo mismo. SEr fuertes: Resitir en vencer. Feliz día a todos.

    ResponderEliminar
  6. No dejes que el invierno te enfríe. Me identifico con tus palabras. :)

    ResponderEliminar
  7. Es un texto precioso, que, llega demasiado dentro. Me encanta cómo escribes aunque te lo dirán amenudo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Coleccionar recuerdos.. algo que hacemos mucho. Me encanta este post. Pásate por mi blog http://www.mariaee-e.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. me encanta! es tan vcndignwvn *-* hahahaha tu forma de escribir es alucinante!
    a veces no es bueno apegarse tanto a los recuerdos

    saludos de la chica de los chicles!(:
    http://sonrisasfragilesdecristal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Me identifique, creo que guardar recuerdos no esta mal. Nos viene bien a todos para remontarnos a lo que hemos vivido, bella y cierta entrada :)

    ResponderEliminar
  11. Me encanto el texto, al igual que tus otros escritos.
    Sin duda, no hay que dejar pasar el tiempo, porque cuando queremos darnos cuenta lo único que nos quedan son recuerdos, los mismos que tendremos que superar después.
    Hermoso blog! te sigo! Mucha suerte, un beso.

    ResponderEliminar
  12. precioso texto, como siempre, me ha encanto y me ha recordado momentos de mi vida que no guardo con mucho cariño pero que sin embargo, son los más autenticos de todos. Besos

    ResponderEliminar
  13. Bello. Me gustó cada palabra.
    Como dices, coleccionar recuerdos es un deporte extremo, a veces te quedas atrapada en esos momentos que quisieras revivir.
    Besos-

    ResponderEliminar
  14. Hola!! que lindo blog tenes!! estoy arrancando en esto asi que me ayudarias mucho si me pondrias en tus favoritos si?? te sigo!! besote
    Belu

    ResponderEliminar
  15. Me encaaaaaaaaaaaaaanta

    ResponderEliminar
  16. Precioso. No puedo evitar releerlo cada vez que paso por tu magnífico blog. Besitos (:

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.