Ir al contenido principal

Día 215

Cuatro ruedas, movimiento. Freno y acelero. Monedas, boletos (y SUBE para los argentinos). Murmullo y silencios. Chofer, pasajeros. Un mundo imaginario que se traslada a la realidad, que se puede palpar, que se vive como tal. Entre lo que uno espera por llegar a destino, sólo puede observar. Gente. Gente malhumorada, con sueño. Gente incluso durmiendo. Gente en sus mundos, sumidas en sus pensamientos, mirando al vacio, a la nada misma, al no sé qué. Gente moviendo la cabeza al compás de la música, que sale de sus reproductores de última generación. Gente de cualquier edad. Gente que se sienta en el primer asiento y gente que se sienta al final. Gente interesante para quedarsela mirando, y gente que uno desearía que no se le sentase a su lado. Gente aferrándose a sus pertenencias por miedo a que les roben, en cualquier descuido. Gente leyendo, gente hablando con otra gente, quizás desconocidos. Gente escribiendo algún mensaje de texto o hablando por teléfono. Gente que clava la mirada en el afuera. Gente extraña. Gente que viaja por primera vez y gente que ya es como de la casa. Gente mirando con desdén a la otra gente que se pudo sentar a tiempo. Gente que exige un lugar, nomás porque se les da la gana. Gente inquieta, gente insoportable, gente molesta. Gente que da miedo. Gente que quiere entrar a dónde no hay más lugar. Gente que se cola por la puerta de atrás. Gente viva, siempre las hay. Gente con habilidades, como maquillarse entre semáforo y semáforo. Gente que todavía ejercita la caballerosidad y otra gente, que bueno, no cambia más. Gente enamorada, y gente enamorada por demás. Gente que va a estudiar, y gente que no se a que vá. Gente enojada y que todo le viene mal. Gente irrespetuosa. Gente que no piensa en los demás. Gente de todo tipo, color y clase social. Pero también está la buena gente, generosa y solidaria que siempre da su lugar o le presta 0.10 centavos al que le acaban de robar la billetera. Gente que quiere progresar, que se aguanta las tantas horas de viaje por llevar al final del día, unos pesos para el pan. Gente, gente y más gente, una cifra incalculable que sube y baja por hora. Si alguien busca al amor de su vida, súbase a cualquier colectivo alrededor de las 8:00 de la mañana, y quizás tenga suerte, pero absténgase a las consecuencias, la empresa de transporte no se hace responsable por sus cambios de humor.

Comentarios

  1. Gente hay por montones , & en todas partes, la verdad es que a veces me digo a mi misma, con tanta gente quizás ya me haya cruzado con el amor de mi vida un par de veces, quien sabe, el mundo es pequeño, me gusto tu entrada, besos cuidate :)

    ResponderEliminar
  2. No cabe duda que cada quien tiene un talento diferente en esta vida , lo que logras descrbir es parecido a lo que vivo dia con dia al subirme al bus , solo que yo nunca podria describirlo como tal., Y Claro con la misma intension de todos los dias buscar " al amor de mi vida " quiza sea eso lo que hace diferentes mis dias aunque es poco probable , pero existe la posibilidad de exista alguien como yo en busca de lo mismo. ( Por un momento me imagine que estaba en el bus ). Con humildad reconosco tu GRAN talento y te felicito :)

    ResponderEliminar
  3. Hermosa entrada! Y si, asíes la realidad que se vive en un bondi.

    ResponderEliminar
  4. Sigues escribiendo tan lindo como recuerdo :) Me cambié de blog!. Capturaste exactamente la vida cotidiana de las gente que usa transporte público, a veces es re-molesto. Pero regalando sonrisas les cambia el día a todos, te mando un abrazote!
    Me encanta tu blog, sin duda es mi favorito. Y aun cuando estuve mucho tiempo sin escribir nada, seguía leyéndote, esperando encontrar en el las fuerzas y las ganas que necesitaba. Gracias :)

    ResponderEliminar
  5. Tanta gente y el nuestro mundo pequeñito, tenia el amor de mi vida tan cerca y no me daba cuenta, quiza nos cruzabamos de horas al pasar por la misma calle todos los dias pero nucna lo vi, hasta que en medio de tanta gente nos encontramos!!. Que bella entrada un beso cuidate!

    ResponderEliminar
  6. De verdad ese es mi día a día, lo describiste a la perfección. Todos los días tomo el mismo aútobus, para que me lleve al colegio, veo a muchas personas y me imagino que si de las millares de personas que me topo, alguna podrá ser el amor de mi vida.
    Es hermoso, es sublime. Tu blog es perfecto y siempre que pueda me pasaré por aquí a leer tus ENORMES textos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. jajaja que entrada mas genial !
    y es cierto hay gente por doquier! para regodearse si uno quiere!
    y lo curioso es que a veces me canso de ver a la misma gente todo el tiempo! :/

    saludos :)

    ResponderEliminar
  8. espectacularrrrrrrrrrrr ! hace mucho no te leía!

    ResponderEliminar
  9. Hermoso! Haz narrado mi dia a dia. Gente a montones, que empujan por llegar, dios sabe a donde... Sinceramente adoro como escribes! Por eso te he dejado un sopresita en mi blog! Pasate por alli y felicidades!
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  10. Realmente increible. Enserio, me ha encantado :)
    un beso!

    ResponderEliminar
  11. lindo blog... te sigo...
    http://www.mi-mundo-flash.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.