Ir al contenido principal

Día 228

Te ví cuándo la besabas.
Y te ví como lo disfrutabas.

Me viste a los ojos, que ya estaban al rojo vivo.
Y sin embargo mi dolor no te conmovió ni un poquito.

Me dijiste "ella es mi chica ahora".
Y yo te "vete y sigue tu camino".

Comentarios

  1. Ver como un amor besa a otra tiene que doler, bella y breve entrada, besos , me encanta que cambies el estilo del blog cada poco tiempo, esta guay, besos :)

    ResponderEliminar
  2. No había visto aún el cambio de look del blog. Me gusta bastante. Sigo sorprendida por como pones el título del blog antes que la fecha y demás datos. Lo he intentado e imposible! Un besazo y nos seguimos leyendo :)

    ResponderEliminar
  3. Duele mucho ver como la personas que amas esta con otra, muy lindo blog :)

    ResponderEliminar
  4. Eso tiene q doler. No me extraña q tengas un nudo en la garganta!
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Duele saber que ama a otra persona, pero lo que importa realmente es que sea feliz de verdad! Me encanto la entrada un besote!

    ResponderEliminar
  6. que lindo como te quedo el blog !..
    me senti identificada con tu texto... es tan fea la sensacion. besotes !!!

    ResponderEliminar
  7. Cielo, sin palabras. Si esto te pasó a ti lo siento y espero estés bien, si no supongo que debe de ser muy difícil para quien pasa por esto.
    Me gusta como te quedo el blog, un beso!

    ResponderEliminar
  8. Y si, duele, y mucho. Pero a la larga es lo mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me identifique demasiado. Que triste realidad.
    Esta muy lindo tu blog,saludos!

    ResponderEliminar
  10. Creo que eso es algo dificil de ver. Pero a veces, con un poco de tiempo, eso es lo que nos hace abrir los ojos y ver que, vale, algo bello paso, pero como la frase dice...ya pasó...

    ResponderEliminar
  11. Quedo hermoso el blog!
    Es horrible lo que se siente cuando te sucede algo así.. Espero, estes bien..
    Capas en este momento no lo veas así, pero todo sucede por algo.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  12. Dolorosa entrada, aunque a la vez bonita.

    ResponderEliminar
  13. Es increible el nudo que se te puede formar en la garganta cuando ves esta clase de situacion, el odio y tristeza que sientes por dentro y que no sabes como expresar aparte de con una mirada que acaba pasando desapercibida.
    Un beso enorme. Me encantas :)

    ResponderEliminar
  14. A mi no me paso verlo en vivo y en directo sino ver una foto y mi mundo se vino abajo en solo un segundo...

    ResponderEliminar
  15. Si, es duro si, jode que quién te dijo que te amaba, que jamás dejaría de hacerlo, que bla bla bla... se lo olvidó todos esos juramentos. Las palabras es lo que tiene, que se las lleva el viento y lo que importa son los hechos. No se puede pedir a una persona que controle sus sentimientos pero sí que no juegue con los de los demás y mucho menos que no prometa lo que sabe que no puede cumplir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Bonito el diseño del blog, al igual que la entrada, aunque también es triste.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Es precioso. Aunque yo le habría dicho: "Vete a la mierda."
    Un guiño ;)

    ResponderEliminar
  18. Lo he vivido y lo se que mil veces es horrible
    asqueroso y hasta despreciable

    ResponderEliminar
  19. Buug eso debe de ser horrible nomás imaginarlo me duele y todo, doy las gracias de no haberlo vivido y espero no vivirlo.
    Y si lo viviera no me quedaría tan tranquila y dejandolo ir uu, vamos le diría de todo y a la tía la dejaba sin pelo hahaha!
    un besote

    ResponderEliminar
  20. Me paso eso hace unos dias.Es algo tan horrible.Es como que el no ,me vio pero sabia que estaba ahi porque es obvio y no le importo nada siguio ahi feliz con ella.Tengo una tristeza enorme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.