Ir al contenido principal

Día 229

Me voy porque es lo que mejor me sale hacer. Me voy para dejarte el camino libre y no ponerte entre la espada y la pared. Me voy porque no soy la persona perfecta que vos crees. Me voy para que entiendas que esto lo hago por nuestro bien. Me voy porque nada más tengo que hacer. Me voy para no joderte la vida y para dejar que seas feliz, vos no tenes la culpa de que yo no lo pueda ser. Me voy porque no puedo depender de vos ni hacerte depender de mi. Me voy para olvidar tu mirada intensa y tu sonrisa agudamente radiante. Me voy porque tu vida estaba bien antes de que yo llegara, y así prefiero que vuelva a ser. Me voy para que me puedas olvidar cuanto antes. Me voy porque todavía estoy a tiempo de desenamorarme.

Sus halagos habían sido solo una gran imaginación
de aquel chico que tanto admiraba a esa escritora.
Gracias por estas palabras.

Comentarios

  1. me das paz , te lo juro. Abrazos a la chica de 'tumeencantas'!

    ResponderEliminar
  2. El tiempo cura TODAS las heridas. No lo olvides nunca.
    Un beso enorme♥

    ResponderEliminar
  3. Me encanta!!!! :) de verdad..
    besosss

    ResponderEliminar
  4. Saludos, sabes que siempre leo tu blog y lo puse en el mío para que más gente tuviera la oportunidad de leer un blog tan lindo como el tuyo.
    Saludos y espero que te pases por el mío :)

    'OnlyThisMoment
    http://gahv.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    que bonito.. pero si, a veces miramos mas por los demas, por verlos felices y no hacerles daño...
    pero tambien te digo que si esa persona te quiere, no la van a importar tus defectos, ni tus problemas, ni que a veces sea mas complicado el tener pareja que no tenerla.. si te quiere, aunque te vayas, no te dejara ir.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Que triste y cierta entrada, irse por amor, para hacer bien a esa persona sin la que no podemos vivir. :)

    ResponderEliminar
  7. VAYA PLANTILLA*_* ME CHIFLA! donde la has encontrado? si quieres decirmelo, enviame un correo a hemosahemosa@gmail.com! un besazzo!

    ResponderEliminar
  8. en verdad no tengo palabras... no soy fanática de arjona pero si reconozco que sus letras son preciosas... no tengo mas que decir.

    cuídate,xo.

    ResponderEliminar
  9. Nadie debería depender de nadie y olvidar no se olvida...sólo queda "paralizado" en un rincón del inconsciente...Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. A veces creemos que somos una molestia en la vida de esa persona, pero quizás somos mas importantes de lo que pensamos. Me encanto la entrada, besos!

    ResponderEliminar
  11. Por lo que se lee en tu blog, eres una muy linda persona, si quizás su vida estaba bien sin ti, contigo estoy segura que mejoro, le harás falta en serio, una persona nunca sabe lo qut iene hasta que lo pierde ! besos :)

    ResponderEliminar
  12. uff .. 'todavía estoy a tiempo de desenamorarme', yo nunca pude darme cuenta cuando era el tiempo de irme para no seguir enamorándome más!

    saludos !

    ResponderEliminar
  13. Muy lindo ... sabes tengo mucho tiempo leyendote, me gusta mucho este blog♥

    ResponderEliminar
  14. me encanto! Yo me estoy enamorando creo :S!!!
    saludos(:

    ResponderEliminar
  15. Me encanta lo que escribís, pero si alguien me pidiera un consejo desde ese lugar le diría que no se arriesgue a arrepentirse el resto de su vida de haber huído por algo tan tonto como el miedo.

    Si, el tiempo curará las herdidas. O quizás no.
    Hay que tenerlo en cuenta también.

    ResponderEliminar
  16. Que buena decisión te admiro por eso, cuídate que estés mejor besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.