Ir al contenido principal

Día 232

En mi vida viajo mucho en colectivo y me encanta mirar y/o escuchar a otros, no de chusma, pero todos caemos en esa tentación de parar un poco la oreja. Y si de situaciones cotidianas se tratan mejor, es inevitable prestarle algo de atención:

La histérica del celular: ...¿Pero cuándo van arreglar el servicio? Siempre es lo mismo. Al final estoy pagando un montón para nada. ¡Me voy a pasar de compañía!...

La chusma: ...No sabes que mal que le quedaba el vestido, parecía que se vistió con los manteles del salón.
La amiga de la chusma: Pobre... ¿Pero vos no la ayudaste a elegirlo?
La chusma: ¡No! Esa no se deja ayudar y yo ya ni me gasto en intentarlo...

El que le saca charla a cualquiera: ...Parece que se va largar nomás. El del noticiero dijo que iba a estar feo toda la semana. ¿Usted que dice?...

El trabajador 1: ...¿Me rompo el lomo para qué? No puede ser che. ¿A vos te parece que me retrasen la fecha de pago?
El trabajador 2: Por lo menos a vos todavía no te dijeron nada de los francos.
El trabajador 1: Eso ya sería el colmo. Ni loco me hacen trabajar un franco porque otro perejil falta. Ahí sí que voy y les rompo todo...

El perdido: ...¿Va hasta la Estación Mitre? ¿No? ¿Ni cerca de ahí? ¿Y no sabe de otro que me lleve?...

El impuntual: ...Ya estoy llegando, estoy a siete cuadras. Esperame que en cinco llego... (En realidad le faltaban como 30 cuadras)

La best friend 1: ...¿Y qué paso? ¿Qué te dijo?
La best friend 2: Nada, o sea, no hablamos, pero cuando me lo cruce en el boliche me guiño un ojo.
La best friend 1: ¡Me muero! Se nota que tiene onda con vos.
La best friend 2: ¿Vos decís?
La best friend 1: ¡Obvio que si! Yo que vos le mandaría un mensaje.
La best friend 2: Me da cosa, no se. ¡Hay! ¿Qué hago?...

Y así hay muchos más ejemplos. Pero los que más gracia me causa son las conversaciones que mantienen los chóferes entre semáforo y semáforo.

Uno: Che mira que todavía tenemos que tomar el café con leche.
El otro: Pero tenemos que esperar "al Negro".
Uno: ¡Uh! Pero todavía no llego ni a General Paz.
El otro: Bueno, vemos. ¿Querés que ahora valla primero?
Uno: ¡Dale! Que acá ya no me entra nadie.
El otro: Oka. Nos vemos en la terminal.
Uno: Anda comprando las medialunas. Ja ja.

En fin. Los viajes siempre tienen buenas anécdotas para contar, sólo es cuestión de observar un poco más. Incluso, los días malos se pueden mejor con una sonrisa que te saca un desconocido.

Comentarios

  1. Adoro tu blog! Es INCREIBLE todo lo que escribes en él. Realmente llevo viendo tu blog hace 1 año, ahora por fin me hice blog, y OBVIAMENTE te sigo!♥ Pasate por mi blog y sigueme^^

    ResponderEliminar
  2. JAJA QUE INTERESANTES ANECDOTAS, YO NO SE QUE HACES PERO CADA VEZ QUE ENTRO PONES EL BLOG MAS HERMOSO, JAJA BESOS :)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja es geeeeeeenial, me encanto ! es muy original como escribis, y es muy cierto a todos se nos da por parar un poquito la oreja. Me encanto la entrada muy divertida, un beso enorme ! :D

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho no me pasaba por tu blog. Sinceramente cada dia me sorprendes mas. LO AMO ! Un beso desde www.beeauty-romance.blogspot.com ♥

    ResponderEliminar
  5. Que linda entrada!
    Soy nueva, entra a mi blog!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta! No puedo decir que no lo he hecho, especialmente cuando hay tráfico y tengo tiempo para escuchar algo. (es involuntario)
    Me parecio muy original el texto.
    Besos-
    PD: genial ese fondo de troncos de árbol.

    ResponderEliminar
  7. wOw, me encanto el nuevo diseño :) no había pasado por aquí en mucho tiempo, pero tenia que volver a uno de mis favoritos, me fascinan tus textos, te mando saludos

    ResponderEliminar
  8. Que genial entrada!
    Me reí mucho, yo también soy de viajar mucho en colectivo y es exactamente lo que pasa, jaja!

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la entrada!! jajaja

    ResponderEliminar
  10. Una de las cosas que se hacen sin pensar es escuchar, y aunque no quieras, lo terminas haciendo, y es divertido a veces, si le tema de conversación te gusta o sólo para reírte en algunos casos. No te diré que no me he reído con tus casos, porqué... jajaja, me encanta :)

    Un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  11. Es bonito poder ver cada una de las historias que ocurren a nuestro alrededor. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Tienes un blog INCREÍBLE :D Solo decirte que me encantaaaa! El fondo de troncos es precioso ^^
    En cuanto a la entrada, es muy graciosa y muy originaal <3 Da gusto leerte ^^ Un besito y por supuesto, te sigo :D

    ResponderEliminar
  13. Me encanto la entradaaaaaa !

    ResponderEliminar
  14. Jajajajajajaja XD ¡Por dios! Es exactamente lo que escucho cuando ando de colectivo en colectivo. Y no es que una sea chusma ni nada, es que bueno, una no tiene nada que hacer y se pone a escuchar (o hablan tan fuerte que una se termina enterando de la vida de fulanita, Pepe y los pepitos juntos!)
    Adore la entrada, muy original y divertida.
    Un beso :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.