Ir al contenido principal

Día 238

Tengo ganas de irme, hacer un viaje desesperadamente largo, o simplemente que me trague la tierra por un tiempo indeterminado. Ya no quiero saber nada con nadie, no quiero saber nada de nadie y que nadie sepa de mi, aunque mejor si, que pregunten por mi, haber si de verdad les importo un cachito. Pero como sea, quiero un boleto al fin del mundo, a los confines del planeta, a la última estación que nadie sepa ni mi nombre ni mis problemas. Empezar de cero, tener un nuevo pasaporte de identidad y dejar que cada cuál me ponga la edad que se les de la gana. Tengo ganas de no tener ganas, de romper un poco las reglas y olvidar que tengo una cuota de responsabilidades, en pocas palabras, de ser una loca suelta. Tengo ganas de desaparecer una noche, con una valijita chiquita dónde solo quepa mi corazón, mis cartas y alguna que otra pavada sin demasiada importancia. Y quizás hasta tenga la suerte de encontrar a otro perdido como yo y no tener que andar tan sola. Tengo ganas de mandar todo al carancho, y que nadie me pregunte porqué o con qué sentido lo hago, pero simplemente quiero hacerlo y punto final.

Comentarios

  1. pues si quieres hacer un viaje, hazlo!:)

    besos

    ResponderEliminar
  2. No hay que rendirse. Nunca. Ánimo :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Holaaa!
    pues si, yo creo que todos llegamos a ese punto alguna vez, pues si tanto lo deseas HAZLO! creeme te sentiras mejor, aunque solo sea una semana.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. A veces uno llega a una estación final. El punto de arranque a lo que es. Y es justo ahí donde comienza el camino. Se aprende a caminar con los propios pies.
    Que no en vano es el verdadero camino.
    Ama el mundo como si fueses tú misma, y tú serás el mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Pues yo quiero hacer exáctamente lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta como siempre. Un besazo :D

    ResponderEliminar
  7. Suena tan bonito :3 A veces pasa, tienes ganas de botar todo y hacer exactamente sólo lo que te venga en gana (: pero no siempre se puede :C Me encantó
    Un besote de chocolate
    AleUh ♥

    ResponderEliminar
  8. ya somos 2, llevo mucho tiempo deseando desaparecer y de ver las mismas caras de siempre, ver mundo, ver cosas diferentes y cambiar de aires, te recomiendo ir a Paris, si no estuviste, me trae buenos recuerdos y es una de las ciudades que mas me ha enamorado, besos, me identifique en estos momentos en tu entrada :)

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho necesito hacer un viaje para desaparecer de todo y recuperar fuerzas, es complicado. Un beso enorme, espero que todo se mejore ! :)

    ResponderEliminar
  10. Nena me encanta tu blog, no me cansare de decirtelo!
    Por cierto, pasate por mi blog que tienes una sorpresa, vale? un beso
    http://partefav.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. YO tambien!! Ganas me sobran. Necesito aislarme de la gente que lastima! irme lejos, por un tiempo.
    Quien no lo necesita?

    ResponderEliminar
  12. y es que hay veces que simplemente necesitamos desconectar de todo y de todos sin dar explicaciones, salir a la calle y dejar que el viento o la brisa del mar te lleven donde les dé la gana...

    saludos de la chica de los chicles
    http://sonrisasfragilesdecristal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Me encaaanta el diseño de tu blog! :3 Me pasaba por aquí para dejar mi blog http://vivalaleydeltemor.blogspot.com para que os paseis por el y si os gusta os hagais seguidores :D Yo tambien me hago del vuestro ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. La locura puede considerarse libertad extrema. Todos necesitamos tener momentos de locura para librarnos de los malos momentos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.