Ir al contenido principal

Día 246

El despertador sonó furioso como de costumbre, pero esta vez fui yo la que despertó con una sonrisa de oreja a oreja porque sabía que venías. Me arregle, me acomode los pirulos desalineados y me dispuse a empezar con mi gran día. Iba a ser el mejor, de eso estaba segura, y casi que lo presentía. Puse agua en la pava para que se hirviera, coloque un mantel floreado sobre la mesa pequeña, las tazas y todos los utensilios necesarios para un buen desayudo. Esta vez no iba a estar sola. Esta vez y por primera vez ibas a cumplir de venir en tiempo y forma. Esta vez, por fin puedo decir que ibas a compartir la mañana conmigo. Desenvolví y coloqué en sus respectivos platos las dos porciones de torta que con tanto esmero elegí a tu preferencia: chocolate con crema y recubiertas con almendras. No hace falta admitir que yo no las prepare porque ya sabemos que la cocina no es mi especialidad de ante mano, pero por eso se puede obviar este comentario. Serví el agua que ya empezaba a evaporarse sobre las pequeñas tacitas y puse cuatro cucharadas de chocolate y dos de azúcar para ambos. Mire la hora y me sorprendió que todavía no llegaras. Supuse que el tráfico, la mañana y los contratiempos eran parte de la rutina cotidiana así que no me alarme demasiado. Me senté sobre una de las sillas de madera que estaban junto a la mesa y espere. Uno, dos, seis, quince minutos. Una eternidad que se termino cuándo la impaciencia empezaba a notarse en los movimientos de mi mano. En el minuto siguiente lo inesperado trasformo mi cara de una forma notoria. Un simple mensaje de texto, breve y concreto, resumía todo mi estado: Perdón, se me hizo tarde, lo dejamos para otro día. Y justo cuándo la angustia y la bronca iban a tirar las dos porciones de torta a la basura, el timbre retumbo dos veces sobre mis oídos. Corrí a ver quién se suponía que veía a molestar un viernes tan tempranamente, y no lo podía creer. Era él, en vivo y en directo, en primera persona era él, con un ramito de flores sobre los dedos congelados por el frío matutino.
-Perdón por la demora, pero me gusta generar cierta expectativa.
-Sos tremendo.
-¿Pensaste que me iba a perder nuestro primer-super desayuno?
No tuve más ganas de contestar, solamente pude besarlo deliberadamente. Y por suerte todo seguía intacto en la cocina, hasta que llegamos y nos devoramos todo lo servido entre otro par de besos, risas y un poco de buena música.

Comentarios

  1. Me encanta¡¡ :) sigue así , un beso. Pásate por los míos cuando puedas ;)

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa!
    oooh, que bonito entrada..
    si es que que bonito es el amor, el amor mueve el mundoo!! un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Nooo, es la mejor sorpresa que te pueden darr!! que linda entrada, me encanto, un beso enorme :D

    ResponderEliminar
  4. Que bonito:) leyendolo pense por un momento que la iva a dejar plantada pero fue una hermosa sorpresa:D

    ResponderEliminar
  5. Besarlo porque no hay forma de deshacerte de él. ¡Un besazo enorme! Muy bonito :)

    ResponderEliminar
  6. La verdad, amé esto. Amo tu blog, amo la forma que tenes de escribir las cosas. ♥Muy bueno (:

    ResponderEliminar
  7. Menuda preciosidad de entrada, desde luego, solo tú podías crear algo así. No hace falta decir que en las últimas líneas se me puso una cara de boba enamorada... Besos! (:

    ResponderEliminar
  8. Geniaaaaal! me ha pasado, lo describiste tal cual!
    me encanta!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.