Ir al contenido principal

Día 249

Dicen que si pensas en alguien más de tres veces en el día, quizás tengas la suerte de que se te aparezca, y como uno de esos sueños locos que poca gente puede relatar con tanto detalle, sucedió. En la parada justa a la hora indicada, el subió y sacó su boleto como buen usuario de aquel servicio. ¿Qué más puedo decir? El corazón se me encendió con tan sólo volver a verlo y a pesar de haber pasado meses, estaba igual, hermosamente igual, con su pelo castaño prolijamente recortado, sus ojos cafés relucientes y su particular tatuaje bajo la oreja derecha sobre el cuello, y digo particular porque no era la inicial de alguien o una miscelánea cualquiera; no, era un lápiz quebrado justo por la mitad. Supuse que quizás tendría que ver con el Golpe de Estado del ´76, y algún familiar desaparecido en La Noche de Los Lapices, más historia Argentina. Ahora sí que la situación era perfecta, el sentado a mi lado porque el destino lo predispuso así o, porque era el único lugar vació que se desocupo justo a tiempo para él. Y sigo repitiendo que todo era perfecto hasta que... No había necesidad de que esa chica se subiera en el mismo colectivo y que lo reconociera entre tantos pasajeros habidos y por haber y que lo tuviera que saludar con un beso tan intensamente prolongado en la boca. Ahora sí que las mariposas iban a salir volando espantadas de mi cuerpo, y viendo la situación tan acaramelada entre los dos tortolitos no me quedo otra más que cortarles el momento cursi:
-Permiso, acá me bajo.
Lo más irónico es que tuve que caminar tres cuadras demás porque me baje una parada antes. Pero si yo tengo una mala suerte...

Comentarios

  1. pues muchas veces pienso en esa persona y no me aparece.. tranquila no eres la unica con mala suerte te lo digo yo jaja que pena el final, me quedo con un final mas bonito, esa chica no apareció y tu seguiste hasta tu parada, con ese chico a tu lado. En fin..aun no es tarde para que te le encuentres en una parada donde esta vez si vaya solo. Esa cancion me gusta mucho y lo que dice, porque eso lo sentimos todos, bueno besos y curiosa pero triste entrada ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte por mi blog y darme tu opinion. La verdad es que me alegra que una persona que tiene un blog tan lindo y seguido por la gente me diga que el mio es bonito.
    Estoy empezando, no se muy bien como utilizarlo y darlo a conocer, yo simplemente plasmo lo que siento, intentndo no juzgar y no dañar... Me gustaría que me siguieras y sigamos en contacto
    Por supuesto te seguire leyendo, y me uno a tus tantos seguidores!

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Que lindo blog que tenes, me encanto.
    Si el destino hiso que te juntaras con el por algo es. Y esa piba bueno... BITCH ajajajaja
    Te deseo suertee, te espero en mi blog somebodytolove-sashi.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Siempre pensamos que todo es perfecto hasta que viene alguien y te caga el momento.

    ResponderEliminar
  5. Es la ley de Murphy, repatea un montón que pase eso, yo me quedo con una cara de idiota que es para pegarme. En fin cosas de la vida, que a veces es muy cabrona.

    ResponderEliminar
  6. que pena...triste en verdad, llega a dar nauseas...conozco ese sentimiento

    ResponderEliminar
  7. Bueno, yo me habría divertido maliciosamente mientras les cortaba el momento.
    Besos (:

    ResponderEliminar
  8. Siempre esperamos que sea tan lindo pero siempre algo o alguien mas apareces innecesariamente.. jaja Un beso enorme! Lastima que no pudiste hablarle hubiera sido completamente perfecto !

    ResponderEliminar
  9. Lo más increíble es que mientras tú redactas, uno se imagina en su mente a los dos personajes a su modo, más las características que tú describes.

    Me encanta :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. triste, pero me encanta la redacción!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.