Ir al contenido principal

Día 253

Para ellos, las dos incógnitas de mi existencia:

Hace más de una década que vivo preguntándome lo mismo una y otra vez, fueron años pensando que les hice, cuestionándome porque me dejaron y cargando con la culpa que es meramente de ustedes, de su irresponsabilidad o inmadurez. Ante todo quiero que sepan que me quitaron parte de la identidad, y no hay nada peor para una persona que, no poder planificar a dónde quiere ir sin saber de dónde viene. No puedo lamentarme si para ustedes fui una molestia o peor aún, un error, pero sí, lo que puedo y debo lamentarme es por no saber sus verdaderos motivos. Hoy en día, y desde el momento en que tomaron esa desagradable decisión, ustedes para mi no son más que unos completos desconocidos que no significan nada. Pero les quiero contar a los que debieron haber sido y ejercido el rol de "Mamá y Papá", que no lograron arruinarme la vida. Por suerte, hubieron otros que me enseñaron a honrar el título de "Hija" y con mucho amor me dieron todo lo que ustedes jamás podrían hacer para reemplazar estos años de existencia. No los odio porque no los conozco, pero tampoco los perdono porque estar escribiendo esta carta ya es suficiente motivo de mi parte como para no hacerlo. Si no estuvieron en mi pasado por algo fue, y sinceramente, tampoco me interesa ni deseo que quieran estar en mi futuro. Por mi sigan con su vida, juntos, separados, no sé. Pero yo por suerte puedo admitirles que aprendí a vivir plenamente en su ausencia.

Una inspiración más para el Blog
con todo el respeto que implica el asunto.

Comentarios

  1. Me ha gustado la carta!!^^
    besos

    ResponderEliminar
  2. No debe ser nada fácil lo que debes estar pasando, vivir con esa incógnita toda tu vida. . Pero me gusta como le encontras sentido y seguís adelante. Un abrazo mujer

    ResponderEliminar
  3. Creo que se debería honrar a aquellos que nos dieron todo el amor y cariño, dejando de lado el rencor u odio hacia aquellos que no lo hicieron por diferentes causas.
    Muy linda entrada.

    Besos agridulces♥

    ResponderEliminar
  4. Me encanta cómo escribís, muy natural y a la vez expresas todo con mucho sentimiento. Adoro tu blog, espero que estés bien y que no olvides quién sos, no por tu familia, o amigos, ni nadie más, por vos misma, porque es muy importante. Beso!

    ResponderEliminar
  5. Creo que esta de mas decir que leí esto y los ojos se me cristalizaron en un instante. Fuerte pero excelente entrada. Muchísima fuerza.

    ResponderEliminar
  6. Qué lindo que tengas mi blog donde están tus preferidos/recomendaciones. Muchísimas gracias, siempre leo tu blog :)
    y saludos donde estés, todos los días vívelos con una sonrisa.
    Saludos desde Ecuador.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces e pensado en determinados momentos de mi vida, como seria si me dijeran que mis padres no son mis padres... Verme cara a cara con una mujer o un hombre mayor llorando frente a mi llamándome hija, seria tan extraño todo, dejar entrar en mi vida a un desconocido...
    En lo personal, preferiría vivir engañada, porque no podría seguir mi vida con aquel espacio, con aquellas preguntas, incluso, hay parte en la historia de mi abuela, que incluye a un hermano perdido, y yo que ni quiera viví en ese tiempo tengo tanta curiosidad, tantas preguntas... Si eso me pasara a mi, yo no podría dejar de buscar, aunque solo sea para ver, a aquella persona desde lejos...
    Una entrada muy interesante, que me deja muchas preguntas en el aire...
    Saludos... ñ_ñ

    ResponderEliminar
  8. Crudo pero cierto, me ha gustado.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.