Ir al contenido principal

Día 255

Yo confié como cualquier persona no vidente lo tiene que hacer, te amé porque pensé que estaba bien, te le ofrecí hasta lo que no tenía y obviamente me endeude y sufrí por ser tan necia y preferir una vida así. Y ahora no sabes lo doloroso que es pasar una vez más por aquella vieja esquina dónde solíamos besarnos con tanta pasión y sin importar quién nos viera al caminar. Tampoco sabes lo que es escuchar una canción y que te triga al presente tantos recuerdos que alguna vez deseamos que fueran eternos, y mucho menos sabes lo que cuesta tomar la iniciativa y arrancar por fin tu foto de mi papel tapiz, algo estropeada por el tiempo que llevaba colgada allí. Teóricamente vos fuiste un error y metafóricamente los errores están para aprender, y a pesar de todo, yo no aprendí.

Comentarios

  1. Me mató el título :S tranquila, con el tiempo todo pasa y todo se aprende!

    ResponderEliminar
  2. hola TmE,
    eso suele ocurrirle a las mujeres porque somos muy ingenuas. Damos todo lo que tenemos y lo que no tenemos. El deshonesto es el hombre que se sabe aprovechar de la situación...

    un abrazo fuerte^^

    ResponderEliminar
  3. Aunque parezco que no, de todo se aprende :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  4. A veces es mejor no aprender para poder seguir confiando en otra persona.
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Todos aprendemos un poco de nuestros errores, siempre lleva tiempo, pero al fin y al cabo siempre se aprende algo, vos aprendiste que fue un error, y quizas ese error no lo vuelvas a cometer. Un besote !

    ResponderEliminar
  6. Me encanto tu post, me sentí muy identificada con lo que dices, yo tamb ame de esa forma y me lastimaron mucho....

    ResponderEliminar
  7. Me encanto. Yo tampoco he aprendido, y volveria a tropezar con la misma piedra una y otra vez.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, a veces se aprende y otras no, tampoco te tienes que quedar con lo malo, a lo mejor te sirvió para darte cuenta de ciertas cosas que estaban ahí pero que no viste.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. al inicio de esta nueva etapa, pareciera que uno no ha aprendido , pero en realidad hay un monton de cosas que hemos podido ver, apreciar, sentir, y simplemente el aprender a desprenderse es maravilloso, nada es inutil

    ResponderEliminar
  10. Seguro que aprendiste de algo, las canciones hay veces que nos recuerdan tantas cosas, tantas imagenes en nuestra cabeza que a veces duelen y todo, espero que andes mejor yo ahora mismo no se ni como me siento en fin...besos y me hizo mucha ilusion que me siguieras ;)

    ResponderEliminar
  11. :) Maravillosa entrada.. Hay amores por los que lo damos todo! Y bueh; agradezcamos lo que sentimos! Bohemipoeta.blogspot.com ahí necesito que te pases.. Será un honor!

    ResponderEliminar
  12. No sabes cuanto lo lamento, a mi me paso lo mismo.. confié en mi ex pareja,en cada palabra que ella dijo,en cada te amo nunca lo dudes o lo olvides,soy tuya y que los primeros días,ella misma se enojaba conmigo cuando le preguntaba si estaba segura porque parecia que yo dudaba de su credibilidad...le di todo lo que podía y lo que nó, me metí en un huracan que nadie con un sano juicio se hubiera metido y hasta hubiera dado mi vida,si con eso me aseguraba que ella fuera feliz... pero casi llegando al 2do mes (+ 3 meses no oficiales) me diga que "no siento lo mismo por vos",me corte por tel (tratándome de forma fria,egocéntrica y de manera soberbia) diciéndome que hace semanas q no me ama y lo peor de todo,en plena época de parciales ¬¬ ... y el dolor (en realidad el veneno) de sus palabras,de cada te amo,de cada recuerdo,de cada hecho como su ausencia en el asiento de mi auto,el saber que sus promesas nunca la va a cumplir,enterarme que no me volveria a besar y yo,como buen pelotudo... si viniera diciéndome perdoname o quiero volver,me doblegaría a su volutand porque el amor que siento por ella (aún despúes de todo) es tan fuerte que olvidaría todo lo que sufrí.. me hace querer pegarme contra la pared! (pobre pared,soy cabeza dura... va,tal vez todos somos cabezas duras y no entendamos hasta que es demasiado tarde) pero bue... aprendí a que la gente nunca cambia, a no confiar en nadie más que en tus propios instintos y sobre todo,la confianza es un espejo,si se rompe...lo podés arreglar pero siempre,SIEMPRE vas a ver las grietas. besos y espero que el tiempo te haga olvidar la amargura ^^

    ResponderEliminar
  13. Buen título y gran texto, como siempre

    ResponderEliminar
  14. Me pones la piel de punta con tu forma de escribir, a veces es bueno sacar los sentimientos de una persona de esta forma. Qué decir, bonito se queda corto.

    ResponderEliminar
  15. A veces creo que me espías y escribir en base a lo que me pasa, jaja, nos pasa algo bastante parecido.

    ResponderEliminar
  16. Desamor, supongo q algún día todos debemos pasar por ello; triste pero cierto aveces hay q sufrir un poco para no aprender a amar mas sino mejor. En fin esta espectacular tu post.

    ResponderEliminar
  17. No me canso de leerte, es tan... tan sincero lo que escribes, que hace que me identifique!
    Un beso desde situacionastromantica.blogspot.com te leo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.