Ir al contenido principal

Día 256

Porque hoy sea el día del amigo no significa que tenga ganas de hablar de ellos ni de gastar mas de $10 en crédito para mandar una de esas cadenas hiper largas que al final terminan con un "Si no me reenvías este mensaje a mi ni a los primeros diez contactos de tu agenda telefónica significa que no sos un buen amigo y algo malo te va pasar en los próximos cinco minutos". Pero paraaaaaa, mandar un mensaje genérico no es ser amigo y si las lineas están colapsadas ¿Qué hago? ¡Estarías matando a tu amigo! ¿O no? A parte, tanto el Día del Amigo como el Día de los Enamorados, fueron un invento comercial (para vender más alcohol y beneficiar a los locales de "Todo X 2 Mangos") para que nos demos cuenta lo Forever Alone que fuimos, somos y seguiremos siendo de por vida, y lo peor que te puede pasar es que la persona que te gusta te mande un mensaje deseándote lo mejor en este día. Cómo leí por ahí, el día del amigo son los 365 días del año, y recordarlo y/o festejarlo en un día particular habla de lo muy hipócrita que es más de uno. Me incluyo, sólo que este año decidí romper con la cadena de los mensajitos de texto. Ya me clave otros años esperando una respuesta super tierna y el único que me respondía era la operadora de servicios móvil para advertirme que mi mensaje no se había mandado porque las líneas estaban saturadas. Ahora, yo pregunto, si supuestamente todos estamos mandando mensajes en el mismo instante y a todos nos rebota ¿A quién sí se los envía? Llegue a la conclusión de que la operadora registra nuestra frecuencia con que le escribimos a "X" persona, y por ende, somos más o menos amigos de alguien. Así que eso justificaría el porqué a mi nunca me los manda.

Al final termine hablando de los amigos, así que mejor la corto acá y me voy a saludarlos de una forma menos fría, ya saben... "Face to face".

Comentarios

  1. jajaja me encanto el pooost!, es muy cierto, siempre me pasa lo mismo. Yo también decidí cortar con los mensajes, los únicos q mandé fueron dos mensajes a personas q no voy a ver hasta dentro de un tiempo. Siempre mando, ellos tambien pueden mandar, o saludarme.
    Lo feo es cuando ves que estan por ahí y no saludan, y bueno...ahi te das cuenta.
    Es un dia del amigo raro, pero espero q la pases bien :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Totalmente cierto! Me incluyo, soy de las que hace llamadas en días especiales gracias a mi plan y nunca entra la llamada debido a la saturación de los operadores. xDDD Por eso prefiero el facebook o ir a sus casas a saludarlos. Aunque eso sí. Es horrible cuando los ves conectados por msn o que a noséquién ha saludado y a ti te dejan allí, de lado.
    Pero bueno, nunca está demás decirlo, feliz día del amigo, chica, disfrútalo con los verdaderos amigos. (;

    ResponderEliminar
  3. Me siento muy identificada! Me ha gustado mucho.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. jajajaja muy cierto!!

    yo me aleje hace tiempo de esos festejos... quizás me he vuelto fría, pero en los ultimos tiempos no logro verlo más que como un día comercial... y a veces hasta medio depre jaja

    un gusto conocer tu blog!

    saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto, son cosas comerciales la verdadera amistad y el amor se demuestran cuando uno lo siente no importa que dia del añio sea...:)me agrada mucho como escribes:)

    ResponderEliminar
  6. Hemos olvidado lo bonito que es compartir esos dias "cara a cara"... Yo la verdad prefiero pasar de largo esas fechas...

    Gusto leerte...

    Besos ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.