Ir al contenido principal

Día 258

Y quise pasar inadvertida frente a vos para disimular que estaba ahí, pero no pude evitar quedarme boquiabierta mirándote como hasta en tu propia mente estabas tan enamorado de alguien más. La cuestión no era porque no fuese yo, sino porque nunca te vi así por mi. Y por más que maldijera ese momento y no pudiera controlar mis propias lágrimas, vos nunca ibas a reaccionar ni darte cuenta de lo mucho que me dolía verte así. Y entonces es cuándo recuerdé el porqué yo no quería tus ilusiones.

Comentarios

  1. u.u tiene que ser inexplicable

    ResponderEliminar
  2. Cuantas veces estuve en tu lugar! Y qué feo que es! Algo imposible de explicar.
    Una apuñalada al corazón.

    ResponderEliminar
  3. Dios, es duro leerlo; así que.. no quiero ni imaginar como te tienes que sentir.

    ResponderEliminar
  4. Holaaa!
    pff.. pues si es duro..
    Encima cuanto mas intentas quitartelo de la cabeza mas piensas en el, la verdad es que si que se pasa mal. Pero se optimista y refuerzate.
    Aunque ahora no te lo parezca, volveras a sentir cosas por otros chicos.
    suerte, un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Duele amar a alguien y no ser correspondido en la misma medida... Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Que entrada más hermosa, un sentimiento casi inexplicable y una situación que quizás, algunos hemos vivido.

    ResponderEliminar
  7. ooww me encanto creo que todos emos pasado por un momento asi en nuestras vidas =D me encantaa tu blog =D te espero en el mio besos..!! ♥♥

    http://walkingonadreammarii.blogspot.mx/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.