Ir al contenido principal

Día 267

Apoyó sus manos aún temblorosas sobre el barandal del balcón tan sólo para verlo como se marchaba, porque sí, porque era la mujer más masoquista que halla existido en el planeta y porque no le bastó con tirarle lo primero que vio en su habitación para desquitarse de esa angustia tan profundo, y sin embargo el seguía parado sobre el marco de la puerta, esperando a que ella tomara otra postura o se largara a llorar sin consuelo sobre sus fuertes brazos. Ella no lo quería ver más, esa era la realidad y sencillamente, en ese momento, lo odiaba, y ya ni el amor podía dar marcha atrás a toda esa furia. Los recuerdos que volvían a su mente, los celos y el llanto sólo eran una tonta justificación o una forma de ponerle algún nombre a aquellos berrinches incontrolables y pocos comprensibles para el espectador. Estaba dolida y, se sentía utilizada y desechada como una bolsa, o menos que una bolsa, pero no estaba bien. Haberlo visto con aquella chica no era digno de su perdón, no esta vez. Y cuándo por fin él se dispuso a irse, ella esperó a escuchar el golpe de la puerta de entrada, abrió los ventanales que daba a su balcón y se asomo sin importarle demasiado su aspecto. Y allí se iba el amor de su vida caminando sin prisa ni cargos de conciencia ni mucho menos con intenciones de dar media vuelta, y así se alejaba la persona con la que alguna vez juro acompañar el resto de su existencia, pase lo que pase, hasta que la muerte los separe. Y sin embargo, a ella tampoco le importó, si le dolía como cualquier pérdida, pero no sentía la necesidad de salir a buscarlo y rogar por una reconciliación. Ya no. Antes que nada debía ser el final y ahora más que nunca, tenía que ser el comienzo de algo nuevo. Todo fue muy conmovedor, hasta que no se pudo contener más y le salió de adentro suyo la mina histérica y resentida:
-¡Y la próxima vez, andá a meterle los cuernos a tu abuela!

7643 seguidores
¿Qué más puedo pedir?
Simplemente, gracias ♥

Comentarios

  1. GENIAL, UNA PUEDE SENTIRSE TOTALMENTE IDENTIFICADA CON CADA PALABRA. SENTÍ QUE ESTABAS DESCRIBIENDO MI SITUACIÓN. (EXCEPTO POR LA FRASE FINAL. JAJAJA ) .
    EXITOS!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la entrada :)
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola :)
    Tu blog esta genial, es muy original y me alegro mucho de haberlo encontrado.
    Te sigo! Te presento mi blog de moda y fotografía.
    besos.
    http://secretaddictionbyitziarenfedaque.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Waoo La verdad es que me encanto Tu entrada :D
    Muy Hermosa..!!!

    ResponderEliminar
  5. Oye, tumeencantas, me encantas. Sígueme.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho tu entrada. Me calleron algunas laagrimas, esque soy muy sensible :/ Pero bueno eso me gusta, leer y sentir las emociones c: Gracias por escribir y darme la oporttunidad de leer cosas tan lindas c:

    ResponderEliminar
  7. Te lo mereces, eso y más...porque tienes un blog maravilloso!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.