Ir al contenido principal

Día 270

Yo solamente quiero decirte gracias. Aunque no sepas la existencia de esta breve dedicatoria y por ende, no la puedas leer, te lo voy a decir igual. Gracias por ser la persona más insoportable del mundo que sabe entenderme a mi, la segunda persona más insoportable del mundo. Gracias por llenar mis días con sonrisas de oreja a oreja, y que sólo basta con un mensaje para lograrlo. No sabes cuánto lo valoro. Gracias por dármelo casi todo, pero más gracias te doy por por ayudarme a conseguir las cosas por mi misma y que no todo me caiga desde arriba. Gracias por alentarme a seguir, por festejar mis triunfos conmigo y por hacerme abrir los ojos y reaccionar a tiempo cuando estoy en tiempos de crisis o al borde de perder la oportunidad de mi vida. Gracias por no ser la persona más celosa del mundo y sin embargo, por entender mis celos casi a la perfección. Gracias por intentar enamorarme cada día como si fuera el primero. Gracias por ser mi alma gemela, mi todo, mi vida.

El amor es como tu película favorita:
La elegís una y mil veces porque sabes que no existe otra mejor.

Comentarios

  1. Simplemente hermoso.. a ver cuando te das una vuelta por mi Blog :)

    Besitos lindaa!

    ResponderEliminar
  2. Una entrada hermosa, como siempre. Y la ultima frase tiene toda la razón. BESOS!

    ResponderEliminar
  3. el amor es lo mas lindo que nos puede pasar

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la ultima frase..:)

    ResponderEliminar
  5. Una entrada preciosa <3 No hay nada mejor en la vida que encontrar a alguien que te quiere tanto como tú a él, que te apoya y que te saca siempre una sonrisa :)
    Un besito preciosa

    ResponderEliminar
  6. Que cosa mas divina :) y me ha encantado esa ultima frase, me saco una sonrisota ;)

    ResponderEliminar
  7. calida y tierna tu entrada...besitos

    ResponderEliminar
  8. Muy linda la ultima frase!! :D Te invito a que pases por mi blog :D http://corazondecolorverde.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  9. :) como tu película favorita♥

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito!! Debería leer todo este agradecimiento para q viera lo feliz q te ha hecho.
    Besoss

    ResponderEliminar
  11. me ncanta tu blog ojala tubuera el mismo talento que tu :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.