Ir al contenido principal

Día 272

Señora, usted que sufre por ese pobre infeliz que nunca recuerda enviarle flores en su aniversario o invitarla a cenar de vez en cuando, le traigo la solución a su problema: una recetita bien caserita, y que esta abalada por expertas en rompe corazones. Se que no será fácil y si sabe que le dolera en el alma, recurra a una amiga o use anestesia y ya vera como en un abrir y cerrar de ojos todo habrá pasado. Sólo así surtirá efecto, y los pasos a seguir son de lo más sencillos: nº1. Cancele su amistad en Facebook, nº2. Deje de seguirlo en Twitter y nº3. Eliminelo de su agenda telefónica. Hágalo de una buena vez por todas y para siempre, y aunque sienta que el arrepentimiento le quiere dar una cachetada en medio de la cara, ya verá como tiempo después de concretar esta etapa y recurrir a una buena dosis de chocolate en barra y pañuelitos descartables, se sentirá mucho mejor y su vida empezará a funcionar  nuevamente.

Tip adicional (sólo para valientes): Si superó los tres primeros pasos, está lista para el nº4. Bloqueo definitivo aplicado en los puntos anteriores, para deshacerse de ese mal ser viviente, afirmar su postura y dar punto final a esa relación que no aporta nada. De esta manera usted evitara recibir cualquier actualización inesperada, indeseada e innecesaria.

PD: No recurra a mi propio consejo porque falle en cada intento. Cómo siempre yo, dando consejos de los cuales nunca voy a ser un ejemplo a seguir.

Comentarios

  1. Bueno la verdad sería difícil hacerte caso, ya que es igual de difícil olvidarse de todo. Pero bueno, no se pierde nada.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo hice y funciono :D . Aunque estuve tres meses para decidirme.. que va! . Tienes razón en los tres pasos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, yo no pude ni superar el primer paso :(
    Daaaale excelente entrada!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaj me encanto hice los 3º primeros pasos, pero no creo que sea necesario el 4º si me da lo hago jajajaj!, es tan cierto;) hay que sacar de nuestra vida a ese infeliz que no se preocupa por nosotros y empezar a pensar en nosotros un poco!.

    y tranquilidad que yo soy igual, doy millones de consejos para los otros, pero yo no los sé utilizar en mi vida, jajaja ya saldrá
    muy buen blog, saludos:)

    ResponderEliminar
  5. Por lo menos los das para las personas que sean valientes y lo intenten.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. jajaja, me ha gustado tu entrada, al menos a más de una le servirá aunque a tí no.Besos.

    ResponderEliminar
  7. Claro que si funciona, solo sali viva de una relación asi solo q los pasos se deben seguir al pie de la letra. Y pesar de que habia algo mas que nos ataba (2 hijos) nada es imposible solo hace falta darse cuenta que nos queremos mas nosotras mismas y que no podemos seguir lastimándonos con algo así...

    Diario te leo.. y sin darte cuenta me haz ayudado mucho

    ResponderEliminar
  8. Que bonito tu blog! n,n me gustan tus post, te sigo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. me a encantado..claro que si funciona puede que tardes un tiempo y que duela..pero con el tiempo dejara de doler y sera mas facile..te sigo:)

    ResponderEliminar
  10. Muy buena entrada(: aunque sinceramente no se si a mi me funcione):.
    No se si es mucho pedir pero cualquier persona que este leyendo esto sería de gran ayuda para mi que lean la última entrada que publique, necesito un consejo u.u ¿Podrías ayudarme?. Gracias(:

    ResponderEliminar
  11. jajaja me han gustado mucho tus consejos :D Siempre es más fácil dar consejos que luego seguirlos... Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, muy buenos consejos, aunque creo que muchas intentaran tomarlos, pero no podrán pasar al hecho. Me incluyo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.