Ir al contenido principal

Día 280

La eterna guerra de la política es igual a un juego entre necios o una discusión entre mudos, así cómo una apuesta entre ciegos de quién ve más y mejor que el otro. Es endeudarse hasta con lo que no se tiene con tal de ganarle a la competencia y jamás dar el brazo a torcer, total, los que ponen el tesoro somos todos los otros con nuestros sueldos e impuestos, que encima tenemos que salir más temprano de lo habitual para viajar peor que un ganado con tal de llegar a una hora considerada y que no nos llamen la atención o mucho menos, nos despidan. A ellos, que les importa si el tren se descarrila o no se descarrila o si el subte funciona o no funciona, si total ellos si pueden pagar medio tanque de nafta para sus autos importados todos los días. Son a ellos a quienes se les debería caer la cara de vergüenza cuándo hablan de lo que una ama de casa gasta habitualmente en el supermercado. Si la clase media apenas llega al mes con lo justo y necesario ¿Qué esperanzas les queda a los pobres que no tienen un peso partido por la mitad y que encima no les queda de otra que dormir sobre algún banco frío de una plaza porteña? Es verdad que todavía hay una clase que tiene un buen pasar y sus bolsillos nunca están vacíos gracias a sus esfuerzos dignos, pero en un mundo paralelo, estamos los otros que con suerte llegamos a dar nuestras opiniones en un espacio de la amplia web y, en otro mundo paralelo, están los que ni siquiera llegan a ser escuchados. Nunca voy a negar el orgullo que siento de mi país y si tuviera que elegir un lugar en el mundo para vivir, sería este. Pero me indigna que la palabra Democracia este tan desgastada como un billete de dos pesos y ni hablar del dicho sobre "La inseguridad es una sensación". Pues no es así. La inseguridad es una triste y lamentable realidad y que va en caída libre, día a día. Lo interesante sería que para el próximo Martin Fierro, la política sea nominada a: Mejor ficción, y Mejor reality show. Qué al menos todo esta paparruchada sirva de algo y gane en alguna categoría. ¿No?

Comentarios

  1. estoy totalmente de acuerdo con tigo

    ResponderEliminar
  2. Genia genia genia. Supongo que ya empezaste a ordenar los capítulos para el libro, eh? Te juro que de política no entiendo una mierda pero vos me aclarás el panorama bastante. Idola.

    PD: viste, al final no soy la única con ganas de leer en hojas de papel y no via internet.

    Otra vez, Mili.

    ResponderEliminar
  3. me gusta tu blog y tus textos :) pasate por el mío si ? Los escribo yo misma espero que te gusten...

    ResponderEliminar
  4. :O me impresiona la madurez con la que escribes. Cuanta razón tienes.

    ResponderEliminar
  5. me encanta tu entrada es muy inspiradora.. pasa por mi blog!!! mystile2111131218.blogspot.com y si quieres sigueme!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.