Ir al contenido principal

Día 285

Créditos iniciales: Somewhere over the rainbow - Aselin Debison
Escena del lugar donde creciste: Say - John Mayer
Graduación: Club can't handle me - Florida
Al enamorarte: Todo lo que tengo - Jhovan
Escena del beso: Oh darling - The Beatles
Canción de pelea: I don't love you - My Chemical Romance
Tu ruptura: Take a bow - Rihannna
Shock mental: Read my mind - The Killers
Canción para el momento de soledad: La playa - LODVG
Canción para viajar: Counting sleep - Trent Dabbs
Reconciliación: Love will take you - Agnus & Julia Stone
Flashback: River flows in you (Remix) - Jasper Forks
Boda: Best thing I never had - Beyonce
Nacimiento de tu hijo/a: Good life - OneRepublic
Despedida: Eet - Regina Spektor
Momento del triunfo final: That thing you do - The Wonders
Escena del funeral: Sleeping at last - Turning Page
Créditos finales: Replay - Iyaz

...Lo que hace el no tener NADA que hacer.

Comentarios

  1. Hahaha es una buena forma de pasar el tiempo. Tienes un blog muy bonito!

    ResponderEliminar
  2. jajaja el no tener que hacer nada, es autodestructivo para mi porque me como mucho la cabeza, pero hiciste bien poniendo las canciones, muchas de las que pusiste me encantan y estoy de acuerdo con el titulo que las pusiste, besazos ;)

    ResponderEliminar
  3. wow,bueno playlist para la vida,por asi decirlo.

    ResponderEliminar
  4. Estas canciones deberían sonar de fondo en nuestra vida jajaja

    ResponderEliminar
  5. deberían de sonar de fondo como han dicho por aquí, como si estuviésemos en el trailer de una película o de alguna canción. Geniales todas las canciones.

    ResponderEliminar
  6. Buena entrada, si hablas de musica, todo vale la pena (bueno, casi todo) Amo la musica♥
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Y todo lo que podrías escribir sobre cada momento, lo reflejas en cada canción.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. La vida no es lo mismo sinla musica de fondo, genial playlist para cada momento lo guardare en mis favos. saludos desde Mexico.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.