Ir al contenido principal

Día 288

Yo no me quería enamorar de vos porque yo sabía que esto iba a terminar así de mal, sino míranos a dónde vinimos a parar, a un sofá más antiguo que la revolución francesa. Pero vos, como buen apostador de novela, sólo llegaste y te adueñaste de todo sin preguntar. Te habría dicho que estabas acaparando demasiado espacio en mi vida y por eso debí haberme ido cuándo aún estaba a tiempo de que esto dejara de ser una locura pasajera. Y míranos cómo nos lastimamos y cómo nos burlamos de la mala suerte que no nos deja pasar ni una, y ahora cuestionate a vos mismo si de verdad esto querías para tu vida. Yo te digo que no eras lo que esperaba ni yo soy lo que tu querías, y pensar que hay tanta gente en el mundo sola con la soledad y yo te quiero igual. Y aunque uno no elije al amor de su vida tampoco tiene la culpa si cae en la trampa de un ilusionista, aún así te recuerdo por última vez que yo no quería tus ilusiones, aunque ahora ya sea tarde para decirlo.

Comentarios

  1. Yo creo que también me enamoré de quién no debía. Quizás esté a tiempo de no pasarlo mal.
    Bonito texto, como todos los que escribes.
    Yo escribí uno y me haría mucha ilusión que te pasarás a echarle un vistacillo :3
    Un beso y mucha suerte ;)

    ResponderEliminar
  2. No me preguntes porqué, pero siento que hablabas de mi u.u
    ¿Es cierto?
    Aún así, buena entrada, me fascino! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve cierto presentismo al respecto de que ibas a comentar e ibas a decir algo así. La dejamos ahí....... jajaja.

      Un beso J.I.

      Eliminar
  3. Uno nunca hace las cosas cuando aun esta a tiempo, y se da cuenta cuando ya es demasiado tarde, cuando las ilusiones ya estan comenzando a doler.

    ResponderEliminar
  4. Aww Shhh Que Hermosoo ;)

    ResponderEliminar
  5. Es lo mas hermoso que he leído en mucho tiempo!! D:
    Gracias...

    ResponderEliminar
  6. Extraño esas frases tuyas que te tiraban la posta diciendo poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, un día volveran y volvera la sarcástica chica del Blog ;)

      Eliminar
  7. Hola!
    Waoo lindo blog jeje :D
    Y bueno la entrada jeje nunca me enamorado asi a fondo y mucho menos dejar aun chico entrar tanto a mi vida, siempre orgullosa jeje! y jamas fácil y por un poco, ya que salir lastimada no es una opción para mi..!
    Te sigo LIKE GRANDE a tu entrada y a tu blog jeje
    pasate por el mio SI VA :D

    ResponderEliminar
  8. muy linda entrada... preciosa.YA ES tarde para todo y temprano para los horrores... CONSEJO
    asi que corre corre corazon, libreto tan predecible corre corre de los dos tu fuiste el mas veloz ha sido tantas despedidas que me da..s y dedicarte un verso esta demas asi que corre corre corre corazon que no ire detras

    ResponderEliminar
  9. siiiiiiiiii amooooooo me gusta mucho este blog nos sentimos muy identificados con tu vida jajaja si ¿? lo es.
    otra cosa debo afirmar que todos no queremos solo ilusiones . segundo tambien detestamos los secretos y los amigo/as que fueron sus ex.. y las mentiras nos lastiman mucho por eso detestamos las mentiras.pero aun asi nos aventuramos en el amor porque amar nos hace sentir vivos y muy felices y nos da un motivo valioso a nuestra existencia :D


    ResponderEliminar
  10. Hermoso tu blog... te visitare a diario... gracias por compartirte.... abrazos

    ResponderEliminar
  11. demadiado lindooooooooooooooooo ups besotes preciosa :P

    ResponderEliminar
  12. Hace mucho no me pasaba por tu blog ...
    pero veo que seguis escribiendo igual de lindo.
    Me encanta !
    Un beso
    & si tienes un tiempito pasate por mi blog. ;)

    ResponderEliminar
  13. Es muy hermoso lo que has escrito... Tú lo has dicho, el amor es una trampa y no se elije el dueño de esa trampa :)

    ResponderEliminar
  14. Odio cuando te venden la idea del amor y al final resulta ser una mentira!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.