Ir al contenido principal

Día 289

Odio los días de lluvia por la humedad que hay y no me deja abrir la ventana para respirar aire puro en el colectivo, y por ende, también odio los paraguas. Además de ser un arma blanca, se desarman con el más leve soplo de viento. Al señor ese le quiero decir que tenga cuidado con su paraguitas de puntas que casi me saca un ojo. A la señora esa le pido que por favor si va tener su paraguas abierto ¡No se ponga en el único lugar que hay techo! Porque los otros pobres infelices como nosotros, nos estamos empapando. Al colectivero lo mandaría a freír churros por tenerme 20 minutos ahí esperando en la parada bajo la llovizna esa que se desencadena en resfrío de varios días. A los nenitos los daría un zarandeo por ser tan inquietos y provocar que casi pise un charco, a ellos y a la madre también le vendría bien. Y al tipo fumador compulsivo, le agradezco por tirarme todo su humo en la cara. ¡Ah, si! Y a la otra señora que se hizo la viva y se colo en la fila (mientras yo estaba primera), a ella también le mando un besito de agradecimiento. Y no sé quién habrá sido el que dijo: ¡Besémonos bajo la lluvia que es romántico! A vos te digo, no es de romántico, es de gil. ¡Después los dos están en cama con 38º de fiebre y no se pueden ver por una semana!

Un toque de sarcasmo para terminar el día...

Comentarios

  1. Los del beso romántico...Por lo menos disfrutaron el momento. Y no se fueron enfurruñados a casa... Y estarán en la cama con 38 de fiebre pensando...que lindo el beso que nos dimos bajo la lluvia!...
    :P
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. me a gustado la entrada, me siento identificada, porque a mi eso me a pasado muchas veces, un beso

    ResponderEliminar
  3. me gusto tu entrada jajaja..... a disfrutar el fin de semana :D BUENO yo tambien tendre fiebre este fin de semana :P y me gustaria un poco de vientito en la cara diciendo mi nombre .... ¬¬ jajaja ¿? besotes

    ResponderEliminar
  4. Ai, a mi me encantan los días de lluvia, lo único negativo es que en mi ciudad todos manejan más rápido en vez de hacerlo más lento, pareciera que todos los conductores quieren llegar rápido a la casa poniendo en riesgo la vida de los demás...pero por todo lo demás...Awww dios esta en la lluvia ;)

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJA, me encantó.
    Si lo piensas bien, los días de lluvia son bonitos en tu casa, viendo una peli o simplemente viendo cómo cae el agua por la ventana con una bebida caliente y una manta.
    Si estás fuera de casa, la lluvia es un poco coñazo, pero siempre da una oportunidad de colarte en el paraguas de alguien. Quién sabe si así conoces a tu media naranja ;)

    ResponderEliminar
  6. Ajajaja me gustó la entrada, aunque yo amo la lluvia! ♥ Te espero por mi blog http://julicastellano.blogspot.com.ar besitos

    ResponderEliminar
  7. lindo muy lindo blog. yo amo la lluvia en mi ciudad llueve de vez en cuando y me encanta. Yo suelo caminar y pensar en algunos recuerdos mios muy mios y echo de menos algunas personas que no puedo decir ¿.....?. La lluvia es magica y el sentir como toca mi cabeza es como si me besase es unico es tierno y lo mas hermoso en el mundo. Sin duda quien diseño la tierra debio ser un genio. Por eso y muchas cosas mas, amo la lluvia.

    ResponderEliminar
  8. SI la lluvia fuera una señorita me casaria con ella :D ....
    LLuvia lluvia lluvia yo te amo oh oh oh ohhhhhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de gusto al clima, a mi también me encanta cuando llueve ;)

      Eliminar
  9. Ha! te falto el colectivo que pasa rapido y bien cerca de la vereda y que salpica todo! jaja... Gracias a el tambien!

    ResponderEliminar
  10. A mí tampoco me gusta mucho la lluvia... Pero, si veo romántico lo del beso. Paciencia, hay días que son así de estresantes y que a lo mejor te sale todo mal y te cansas y te enfadas hasta contigo misma. Un besito :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.