Ir al contenido principal

Día 293

La bronca, la impotencia, la angustia, y tantas cosas más eran la razón de su ira. Una lluvia de sentimientos, una catapulta de dolor contenido y esa persona sin dar señal alguna. Quería llorar, aferrarse a lo que sea y a la vez, romperlo todo a su paso. Estaba digiriendo la noticia, áspera, amarga, penosa, hasta incoherente, y sin explicaciones de su parte. La había dejado, plantada como una planta sin media esperanza ni ilusión para continuar. Había sido muy puntual, de eso no había duda, pero lo extraño era la situación tan insólita como inquietante. Se había ido para estar con otra, y no había otra justificación más acertada ni una respuesta que aclarara las cosas en esa noche tan desolada. Se le había burlado en la cara y valla uno a saber desde hace cuánto tiempo, pero un hombre, un hombre de verdad, no sería capaz de hacer tal cobardía. Pero él, él no era un hombre, justamente él era la antítesis del amor y todo porqué la había cortado el rostro por un mensaje de texto.

Comentarios

  1. Invitación

    Yo tengo un blog, muy simple.
    Estoy hacendo un invitación a vos, para visitar, mi blog, y se posible, seguirmos juntos por ellos.
    Estoy esparando vos.
    Fueza , y una buena suerte.
    Ven para acá.

    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  2. Un hombre de verdad nunca lo haría, lástima que los hombres de verdad, estén aferrados a ¿mujeres de mentira? sí, creo que podría llamarse así.
    Muy buena entrada, cómo siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. DEjarte plantada por otra, creo que es algo que jamas superaria. Me gsuta la entrada como esta escrita y su contenido me llego a parar los pelos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay dos puntos de vista para una misma historia. Este "hombre de verdad" que ha resultado no serlo para quién ha sufrido el abandono, podría serlo para la otra persona con la quien sí se ha ido... ¿no?
    No justifico nada, sólo es otro punto de vista para no verlo siempre todo con un mismo cristal.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  5. Holaa!
    si te hace eso a ti, se lo hara tambien a la chica con la que se fue.. mejor que haya pasado a vivir mas tiempo engañada por el, es duro abrir los ojos y ver la realidad, pero en un tiempo veras como merecio la pena darse cuenta de que estas mejor sin el.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. me siento super identificada con tuentrada me encta bsss

    ResponderEliminar
  7. Eso no puede hacerlo un hombre! No me lo quiero ni imaginar un plantón así, es para no mirarle más a la cara.
    Besoss

    ResponderEliminar
  8. Me gusta muchisimo como escribes ! :D te invito a que te pases por mi blog, sigueme graacias♥ http://a-pesarde-todo-sonrie.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Claro que no es un hombre, y como han dicho, mejor saberlo y no seguir perdiendo el tiempo, aunque eso no quita el dolor, pero no es una situación por la cual avergonzarse asique ni se te ocurra pensar o sentir algo parecido a vergüenza! the shame is on him!

    Te dejo un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  10. es un gran texto, una gran verdad y una gran foto que acompaña tus palabras!! :)

    ya llevaba tiempo sin pasarme por aqui, veo que tu blog sigue a toda vela!
    muuuaa

    ResponderEliminar
  11. He escuchado de tantas personas que tienen ese comportamiento cobarde... pero no valen la pena, eso demuestra lo poco que valen, la poca importancia que hay que prestarles.. lo peor suele ser el dolor que suelen dejarnos al hacer esas cosas, pero ya lo dije antes, NO LO VALEN, no vale que lloremos, gritemos o deprimamos por ellos. Somos lo suficientemente fuertes como para preocuparnos.
    un besoo!!

    ResponderEliminar
  12. Sabes, llevo desde dos años leyendote y nunca me atreví a comentarte. Siempre tus textos me encantaban y cada vez mejorabas aún más y más tu forma de escribir, como si fuera posible.
    Sin embargo esta entrada me gusto bastante, por que creo que nunca me he sentido tan identificada. Duele tener un hombre tan cobarde a tu lado, duele que te cambien y más duele que te dejen por un triste mensaje de texto

    ResponderEliminar
  13. Me encanta esta entrada, es muy bonito tu blog, pasate por el mio, te gustaraaa !
    http://dontthingabout.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.