Ir al contenido principal

Día 313

Conversación entre madre y su pequeña hija en un tren:

-Te podes recostar y dormir hasta que lleguemos.
-No, yo quiero ver el paraíso por la ventana.

Comentarios

  1. Breve y me identifique con la conversacion a mi tampoco me gusta perderme las cosas por dormir en el viaje. Me gusto el diseño del blog tambien. Besos ;)

    ResponderEliminar
  2. muy buen post, pero me encantaria ver tus blogs favoritos del costado ya nop los puedo ver

    ResponderEliminar
  3. me encanto:) siempre que se pueda no hay que perderse la oportunidad de mirar a nuestro alrededor, observar las cosas con nuestros ojos y no a través de una pantalla.

    beso:)

    ResponderEliminar
  4. Conversación media espotánea, ¿no?
    Yo también digo que deberías poner los blogs favoritos al costado. En fin, hoy, al rato voy a actualizar el blog, te aviso, por si queres leer mi entrada o algo.
    Un beso y que sigas bien! :)

    - Juan -

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo,, precioso hay que disfrutar de todo los que nos rodea,, como decía mi madre,, ya dormiré bastante cuando me vaya!!

    Besos y Sonrisas...

    ResponderEliminar
  6. no podes leerme en twitter, porque protegí mis tweets, como me estás siguiendo, inicia sesión y los vas a poder leer tranquilamente. Un beso y gracias por leer y comentar la entrada! Por sino te diste cuenta te nombre, en la misma ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Quería avisarte de que la nueva url es chica-lluvia.blogspot.com :)
    Cuántos cambios por aquí... ¡me pasaré más a menudo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.