Ir al contenido principal

Día 315

Ayer tuve un sueño, el más loco que podría llegar a contar en toda mi existencia. Soñé que alguien tocaba el timbre de mi casa con mucha prisa, dos veces y cuando salí sólo había una nota junto a la puerta. Esa nota pedía por mi con urgencia, me llamaba con desesperación. Corrí y corrí como nunca, casi hasta quedarme sin aliento en el alma y llegué a lo que sería un parque inhabitado, abandonado, sin una sombra a la vista. El sol quemaba lentamente y el ambiente parecía un desierto, entonces busque el oasis en medio de la nada y allí estaba, un gran árbol con hojas rosadas pintadas a mano. Me acerque a el y en su piel rugosa estaba tallado mi nombre y el de alguien más casi indescifrable. Lo toque con las yemas de los dedos y mágicamente se borro. ¿Qué es esto? Recuerdo que me pregunte. Y una voz familiar respondió: ¿Será una señal? Me di vuelta torpemente y un rayo de sol cegó mis ojos. Allí desperté aturdida, nerviosa, confundida. ¿Qué clase de señal era esa? Volví a cerrar los ojos, 5 minutos más quería, deseaba, pedía, pero nada, me dejó con la intriga...

Comentarios

  1. wow en verdad que intriga, a veces soñamos cosas tan extrañas y siempre se ha dicho que los sueños llevan siempre una señal, lo interesante es poder descifrarlos, quiza nuestra vida sería mas sencilla si supieran que significan, saludos y besoo

    ResponderEliminar
  2. Es un sueño bastante raro la verdad y lo peor de todo es quedarte con esa intriga del final.
    Me ha gustado el post!
    Un beso.

    peoplearenotperfect.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. sueños:) que cosa maravillosa y super misteriosa!!
    me encanto la entradaa:) ojalá encuentres la respuesta a ese sueño!

    ResponderEliminar
  4. sueños extraños, que la verdad es que te dan qué pensar... Por cierto: me encanta tu diseño del blog!!! en serio es wooow! *_* hahahhaha

    ResponderEliminar
  5. Ojalá pudiese soñar cosas así. últimamente sólo tengo pesadillas.



    http://halfalittleperson.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. No suelo soñar cosas así y si las sueño no las recuerdo al despertarme, pero ojalá las soñara, me pareció bonito.
    besitos
    http://llamame-ana.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.