Ir al contenido principal

Día 317

Y la mayor parte del tiempo yo me pregunto quién se supone que sos vos, que se esconde en vos, que es lo que realmente querés vos. Pero si supieras todo lo que me imagino, todo lo que pienso cuando te miro y si de verdad supieras que me muero por llegar a ser algo tuyo y que vos seas algo mio. Me siento como en la edad del pavo aunque no quiero retroceder otra vez, pero es inevitable que no me confunda cada vez que nos cruzamos con la mirada sin querer. Yo solo quiero quitarme este miedo a hablarte de frente y confesarte de una buena vez que en tus ojos color café yo me suelo perder y por más que estés en la orilla de en frente, algo en vos delata que tenes ganas de ir contra la corriente. Negámelo tres veces y yo prometo quitarte de mi vida para siempre.

Comentarios

  1. Me gustó mucho la entrada, saludos(:

    ResponderEliminar
  2. ALMA DE MUJER

    La verdadera conquista de la Mujer reside en descubrir su propia Alma. La mujer necesita la oportunidad de expresarse tal y como es, necesita ser ella misma en la vida.
    Tradicionalmente, el papel de eje, centro, núcleo es esa diosa del Fuego que está en el centro de la Tierra, en el fuego del altar, en el hogar, en el centro de la casa, del templo, de la Vida... es la mujer.
    El Alma de la Mujer necesita expresarse tal y como es en su Belleza, Misterio, Profundidad, Sabiduría... Intuición tal y como necesita ser en la vida, en todos los aspectos, en el crecimiento, en el desarrollo, en la protección, en la educación...
    El Alma de la Mujer en su identidad múltiple no es solamente Madre o Esposa, es también Amante, Sacerdotisa, Diosa, Heroína, Artista ...
    El Alma de la Mujer es Vida en todos los sentidos no sólo por su capacidad de dar a luz sino también por su capacidad de ayudar a vivir, manteniendo, cuidando, educando, criando, creando, impulsando, inspirando...la Vida.
    El Alma de la Mujer es Amor...El hombre ama de tal forma que incluye el amor dentro de su vida, y la mujer hace del amor su vida. La mujer une personas y almas, su amor es una inmensa generosidad, con capacidad de percibir la belleza, la armonía, luchar por la justicia con su fuerza y su sabiduría.

    Sé la protagonista de tu vida...

    www.sabiduriadelamujer.blogspot.com

    www.coachingpsicologiaonline.com

    ResponderEliminar
  3. precioso amoooo lo que escribes ^:^ jajjaja.... :D


    ResponderEliminar
  4. salmon salmon salmon que lindo seria ser salmon jejeje :D FELICITACIONES mi querida escritora me agrada leerte.tu historia me conmovio :D. miss homero -_^
    me encanto

    ResponderEliminar
  5. me gusta tu blog escribes relindo

    ResponderEliminar
  6. Tu siempre escribe re-bonito!! Un saludo de http://delirios-de-una-princesa.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
  7. Eso mismo me pregunto yo, si ellos supieran todo lo que sentimos y pensamos de ellos...te dejo mi blog para que también me sigas, para seguirme solo tienes que darle a la primera opción de la pestaña de la derecha, deja un comentario y si quieres le das a me gusta:
    http://cumplidoresdeilusiones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Yo me pregunto lo mismo muchas veces. La ansiedad en esos momentos casi llega a matarme, pero al final, TODO tiene su respuesta. Suerte con la tuya. Slds.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó. Son preguntas que todos nos hemos hecho en más de una ocasión pero... ¿Acaso el amor no es el descubrimiento? ¿Acaso no hace más bello al amor el no saber si seremos correspondidos con la misma intensidad. Yo creo precisamente que la magia del amor reside precisamente en la esencia misma de la entrega, entrega sin condiciones, sin un por qué, sin un saber cómo acabará. Tan solo nos queda el descubrir si alguna vez mereció la pena el intento de entregar nuestra alma a quien creímos que lo merecía. Eso lo llamo "vivir". Un beso y felicidades nuevamente.

    ResponderEliminar
  10. Me gusto mucho, felicidades!

    ResponderEliminar
  11. acabas de expresar exactamente lo que a mi no me sale decir. PRECISAS PALABRAS.

    ResponderEliminar
  12. Lo peor del mundo es cuando no eres muy capaz de hablar con esa persona que tanto te gusta... ts
    Te expresas genial, besitos.
    http://llamame-ana.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.