30 diciembre, 2012

Día 334

Antes que se acabe el año me despido con nostalgia y alegría, de todo los buenos y malos momentos, aquellos que espero que queden en el olvido, que sólo sirvieron para contar una anécdota más o para rellenar una historia, así como me despido de los buenos tiempos, los que deseo con ansias repetir y que me llenen de emoción, sentimientos y mucho amor. Me despido también de todos aquellos que fueron y se fueron en este tiempo, que dejaron una huella en mi, un feo recuerdo tal vez o simplemente estuvieron para enseñarme algo valioso que quedara grabado para siempre. Los echaré de menos hasta que la vida nos vuelva a reencontrar y aquellos que ni se aparecieron, bueno... Por algo será. Me despido de un año único e irrepetible como una edición ilimitada, lleno de llantos, risas, besos, abrazos, enojos y gritos, tiempos de reflexión y de espera, eternas esperas, de divertirse un rato, de reunirse con viejos conocidos y de hacer nuevas amistades, sin olvidar a los amores, platónicos, pasajeros, y verdaderos. Espero no olvidarme de nada ni de nadie, espero haber agradecido más de lo suficiente, haberme disculpado cuándo fue necesario, y sobre todo, espero haber escrito mucho, pero mucho más de lo que tenía en mente y de lo que mi inspiración me permitía, tan sólo para no quedarme con las ganas. Antes que sea tarde, no brindaré por lo vivido, sino por el año que comienza, sea lo que sea, será. Así que ya saben... Quédense con el tenedor porque lo mejor está por venir.

28 diciembre, 2012

Día 333

Soy una mina calmada, que respiro hondo cuándo la cosa se complica, si es necesario finjo una sonrisa medio hipócrita pero la piloteo, cosa que no se me note la bronca o el enojo. Podés decirme los chistes que quieras, total, me pasan por un oído y me salen por el otro, pero cuándo la cuenta llega a cien y vos volviste hacer lo mismo por cuarta vez, toda la buena onda se fué al caracú y me vuelvo una chica "ortiva". Yo puedo tener la mejor con quien sea, toda la predisposición a escuchar, voluntad y todo lo que quieras, pero odio la viveza y la estupidez porque sí, odio cuándo te arrancan el brazo y vos solo le ofreciste la mano, y más odio que se te tomen el último baso de coca-cola fría de la heladera, pero ese ya es otro tema. De cualquier forma, me encanta que digan que les gusta el blog y las cosas que escribo, y hasta me alegra que pongan uno o dos textos en sus respectivos blogs, porque significa que les llego de verdad. Pero de ahí a copiarte diez entradas sin dar un sólo crédito es como "too-much". Realmente si quiero puedo ser muy forra pero no te voy a mandar al frente, confío en que te vas a dar cuenta sólo con leer esto. Pero por las dudas, si no lees español, te lo traduzco: No copy (inglés) - Keine kopie (alemán) - Aucune copie (francés) - Ningunha copia (gallego) - Nessuna copia (italiano) - Nenhuma cópia (portugués). Si me falta alguno me avisas, pero calculo que con los idiomas universales ya basta. ¡Espero!

26 diciembre, 2012

Día 332

Algunos infinitos son más grandes que otros infinitos.

24 diciembre, 2012

Día 331

La mesa de Navidad de Amelie ya estaba lista. La vajilla estaba perfectamente acomodada sobre el mantel decorativo, las copas para brindar estaban simétricamente colocadas en la fuente de plata reluciente, la música sintonizada en el volumen justo y por supuesto, el árbol con sus adornos y luces parpadeantes estaba preparado. Bajo de él posaban los obsequios aguardando a que sea la media noche para ser abiertos por los comensales. Amelie era de esas personas que calculaban todo de ante mano, desde el tenaz peinado hasta el repasador que colgaba del horno. No había nada que se le escapara de su vista ni de su vida. Como era de esperarse de la hija única de un matrimonio joven lo tenía todo, belleza, éxito laboral y una gran familia unida. Nadie podría dudar de la dicha que la rodeaba, nadie, excepto ella. Hacia tiempo que algo andaba mal desde que le hecho un vistazo a su corazón solitario. Sabía de pérdidas y ganancias, de formulas que le resolvían la vida a cualquiera, pero había cuentas que seguían dándole "x" a pesar de su amplia experiencia como ejecutiva de una empresa multinacional. Esa noche, la noche previa a la Navidad, se aparto del barullo de la casa, tomo una lapicera y un papel del escritorio de su padre y escribió sin meditarlo demasiado, fue breve y directa, sin tanta palabrería ni vergüenza. Solamente quería que se cumpliera su deseo:

"Quiero una inversión de amor a largo plazo."

Luego lo guardo en un sobre y lo colocó en una de las ramas del árbol. Su padre se le acerco por un costado y le pregunto: -¿No me digas qué todavía le pedís cosas a Papa Noel?. Ella sin dudar le respondió: -Hoy hago una excepción, pero shhhh... es un secreto. Su padre le regalo una sonrisa de complicidad y juntos se dirigieron al comedor para reunirse con los demás.

21 diciembre, 2012

Día 330

Vos que le diste todo lo que te pidieron por ser "tu" pueblo, desde fútbol gratis hasta planes trabajar de todos los colores habidos y por haber, asignaciones por cada hijo que trajeran a este mundo y computadoras para su mejor "educación", les diste privilegios e impunidad para robar y matar con la condición de que te votaran desde los 16. Y mirá como te pagan y mirá como la sufrimos el resto... Mientras la ola de inseguridad y malestar continua sin filtros -opacando los ánimos festivos- la indignación y vergüenza florece en los espectadores. Pero ya sabemos el dicho... Cría cuervos y te arrancarán los ojos ¿No?

17 diciembre, 2012

Día 329

Aunque a la Chica del Blog le gusta vestirse de fiesta y se pone coqueta para cada Navidad, la Chica del Blog se siente una estúpida en este mundo incomprensible que solo sabe caminar de dos en dos baldosas sin mirar. Gente de acá y de allá, que se saluda, que se pregunta que hará el próximo lunes o con quién la pasará, y yo, la Chica del Blog, me siento como si caminara bajo una nube de lluvia mientras al resto les brillan los rayos del sol. Papeles de colores y obsequios incógnitas se pasean por mi alrededor mientras yo trato de ir en contra de ellos a pesar de armar un revuelo. Amo la Navidad, pero este año siento que no estoy apta para este ritmo tan caótico. Más que festejar, tengo ganas de hacer catarsis con un oso de peluche. Qué Papa Noel, qué los Reyes Magos, y de golpe, un chico muy apuesto entra a una tienda muy apresurado. Efectivamente, se paso toda la tarde buscando el regalo ideal para su amada y suertuda novia, y yo me lo quedo mirando con una tierna rabia por no tener alguien así a mi lado. Ya sé, ya sé, mejor sola que mal acompañada, pero de qué sirve esforzarse todo el año o ganar mucho sueldo si al final brindas contigo misma, deseándote que para el próximo año ya hallas conseguido un novio digno de presentar a la familia, y así ya se dejan de preguntar: ¿Y el novio?. Todos pensarán: ¡Pobre mina! Pero se equivocan. Al menos ésta Chica del Blog tiene un Blog al que recurrir para estas fechas.

15 diciembre, 2012

Día 328

Han pasado tantos Diciembre's que ni me lo creo, ni mis ojos lo creen aún mirando el calendario del portapapeles. Otra Navidad, otro Fin de Año y yo escapando de esta realidad por medio de los libros -al menos ahí se vive mejor- antes que esperar un milagro. Aquel Diciembre fué el fin de un bello principio, que irónico pensar que nada de lo que quisimos llegó a buen puerto. Me arriesgue porque ya estaba jugada de por vida y lo solté, lo solté por un mensaje porque no supe vencer a mi propia cobardía. Pero lo dije, te lo dije, te dije que te amaba, y eso fué todo, todo lo que quería que supieras, y nada más, no esperaba nada más. No había chances de nada y por eso lo hice sin pensar, total, ya fué. Admito, lo admito, que me quise morir, que quise dar marcha atrás y cancelar mi estúpida acción, pero lógicamente ya se había enviado. Deseaba que saliera un aviso de error pero no, la tecnología me había superado, ya no tenía arreglo y me moría por dentro de la vergüenza, y la respuesta, esa respuesta, recuerdo como me heló el corazón. Primero salte de la cama, después lo medite, pensé en un millón de respuestas posibles a la vez, y por fin largue un suspiro tras una eterna pausa. Y lo leí. Muchos dicen que cuándo conoces al amor de tu vida el mundo se paraliza y luego avanza a pasos agigantados. En mi fué al revés. Después de haberme sincerado, el mundo, mi mundo, se paralizo y desde entonces camina más lento cada día. Así que acá sigo, ahogándome en párrafos sin sentido mientras recupero fuerzas para salir a buscarte.

12 diciembre, 2012

Día 327

¿Qué harás cuándo te encuentres frente al espejo sola de una casa grande, vacía y silenciosa, dándote cuenta que una lágrima resbala por tu piel? ¿Quién será tu pañuelo si solamente los usabas? La familia es ante todo lo primero, lo último, y lo primero otra vez, aún cuándo los amores y hasta esos mejores amigos que considerabas de fierro. Es como una cadena de favores, ayudas a uno y tienes asegurado que la ayuda volverá a ti. Es un circuito de amor necesario que no se puede elegir. No se la juzga ni se pregunta porqué. No es obligación quererla pero si respetarla y honrarla hasta en la adversidad. ¿Cuándo te vas a dar cuenta de eso? ¿Cuándo ya ninguno llame para saber como estás o cuándo ya ni siquiera te quieran atender? Mi convicción es que en la vida todo vuelve, la tuya, valla uno a saber cuál es.

09 diciembre, 2012

Día 326

Cada mañana que abro el blog me impresiono de tener un nuevo seguidor. Me imagino que a más de uno ya le resulta aburrido leer todos los días las mismas pavadas o delirios de una mina sin suerte, y les confieso que más de una vez estuve a punto de cerrar este blog porque sí. También se me ocurrió empezar a escribir una historia, así como un capítulos por cada entrada, pero eso ya requiere una estructura de la cual no estoy tan segura poder seguir al pie de la letra. Abrir un nuevo blog siempre resuena en mi mente, al menos cada día por medio. Así que acá estoy, remandola como puedo, dándole vida a este espacio con lo mejor de mi, siempre y cuando la inspiración valla como viento en popa. Agradezco eternamente a cada nuevo lector, e infinidad de gracias doy por sus comentarios que ya saben, este blog se alimenta de ellos. Aprovecho para desearles un muy buen fin de año, y que el amor, la paz y la prosperidad guíe todo lo que vendrá. Gracias por todo.

08 diciembre, 2012

Día 325

¡¿Amarte?! Ni que fueras... Naaa si te amo.

07 diciembre, 2012

Día 324

Puedo sentir como el corazón se me acelera por pensar en lo que vendrá. En cualquier momento va estallar dentro de mi pecho de tan fuerte que se agita como una locomotora. Después de que cruce esa puerta nada será igual. Pienso en un posible rechazo y que no de lo mejor de mi, que fracase, que me valla mal. Entro en pánico, la respiración se me entrecorta, la mente se hace una laguna. Me tiemblan las piernas, me sudan las manos y ya no me siento tan preparada como creía. Quiero dar la media vuelta pero a la vez quiero que pase de una vez. Esta situación me incomoda. La ansiedad me bate el estómago, los nervios me matan. Quiero correr pero ya no tengo marcha atrás. Me siento atrapada. Se abre la puerta sigilosamente. Es la hora. Me llego la hora. Me quiero ir. Pero contrariando mis miedos, actúo por instinto y avanzo hacia delante sin mirar atrás. Me armo de valor a la fuerza y cómo puedo, me digo a mi misma que voy a poder, que todo va estar bien. Pero la verdad... ¡Cómo odio dar examen final!

05 diciembre, 2012

Día 323

Invítame a tu vida, que el café lo pongo yo.

04 diciembre, 2012

Día 322

Dime que somos, que somos cuándo intentamos ser algo que no marcha, no corre ni vuela, dime que somos sin tener en cuenta nuestros nombres u apellidos, o que somos sin pensar en el año en que vivimos. Dime que somos después de reír o llorar por estupideces, que somos cuándo olvidamos de dónde somos y hacia dónde vamos, incluso, que somos si hacemos oídos sordos a las predicciones del futuro o a nuestro signo según el horóscopo chino. Pero por favor, dime que crees tu que somos si no hacemos caso a las etiquetas que nos quiere marcar este mundo, que somos si dejamos de lado los sentimientos más profundos, o que somos si fingimos no habernos conocido. Dime que somos si dejamos de lado la hipocresía, que somos sin juzgar a nuestra suerte o sin pensar en la otra cara de la moneda. Así que ya lo sabes, yo estoy esperando que me digas que somos después de todo y antes que decir la nada misma porque yo no quiero conformarme con hacer un borrón y cuenta nueva.

02 diciembre, 2012

Día 321

Llegaste. Para desgracia de muchos, para felicidad de otros y nos arrancaste otro año de las manos sin preguntar ni pedir permiso y encima pretendes caer en gracia. Que seas el último no significa que seas el mejor, pero después de tanto tiempo te echamos un poquito de menos. No se quién esta listo para agarrar lápiz y papel y sacar cuentas, pero te puedo asegurar que yo no quiero ni sumar mi balance final. Y estamos acá caminando por la recta final haciendo catarsis por los sentimientos encontrados al pasar. Se presume que ya estamos pisando la mejor parte del año y yo no quiero que me agarre desprevenida.