Ir al contenido principal

Día 324

Puedo sentir como el corazón se me acelera por pensar en lo que vendrá. En cualquier momento va estallar dentro de mi pecho de tan fuerte que se agita como una locomotora. Después de que cruce esa puerta nada será igual. Pienso en un posible rechazo y que no de lo mejor de mi, que fracase, que me valla mal. Entro en pánico, la respiración se me entrecorta, la mente se hace una laguna. Me tiemblan las piernas, me sudan las manos y ya no me siento tan preparada como creía. Quiero dar la media vuelta pero a la vez quiero que pase de una vez. Esta situación me incomoda. La ansiedad me bate el estómago, los nervios me matan. Quiero correr pero ya no tengo marcha atrás. Me siento atrapada. Se abre la puerta sigilosamente. Es la hora. Me llego la hora. Me quiero ir. Pero contrariando mis miedos, actúo por instinto y avanzo hacia delante sin mirar atrás. Me armo de valor a la fuerza y cómo puedo, me digo a mi misma que voy a poder, que todo va estar bien. Pero la verdad... ¡Cómo odio dar examen final!

Comentarios

  1. WOW. Y pensar que me hice la re película, nunca me espere ese final. Genial. Realmente genial

    ResponderEliminar
  2. Que bien explicado! jajaja te juro, me pasa lo mismo.. esas cosas finales son horribles... AMO TU BLOG !

    ResponderEliminar
  3. jajaajajjajajajajajajaaja geniaaaaaaaaaaal!

    ResponderEliminar
  4. A mi se me vino a la mente algo que ya había pasado, lkasj, el final no me lo esperé.

    ResponderEliminar
  5. ¡Exámenes! ¿Quién pudiera quemarlos en una bonita montaña de papeles? Es muy curioso porque vengo de "Will you run away with me?" que está un poco igual con los exámenes. Que ganas de terminar, madre mía T3T

    ResponderEliminar
  6. Un texto genial, se me han podido venir a la cabeza muchas cosas mientras lo leía y por eso lo hace único.
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. jajaja sabes lo bueno es que son los ultimos examenes ^_^ y despues vienen las vacaciones wowwwwww jajaja son los ultimos esfuerzos del año ^_^

    ResponderEliminar
  8. ^_^ hay que tierna uhmmm que suerte tienen algunos .es muy afortunado el chico que amas ... yo hubiera sido muy feliz si la chica a quien ame con locura hubiera hecho la mitad de lo que tu haces ..... besos y cuidate mucho :D APRUEBA EL EXAMEN FINAL OKIS..... supongo que debe ser examenes de universidad porque si fuera de colegio .los examenes de colegio se aprueban sin estudiar porque son secillos bueno para mi lo eran ... chau y suerte

    ResponderEliminar
  9. Hola no puedo dejar de pasar sin felicitarte por lo bien que escribes, tus palabras me han llevado de paseo por infinitos sentimientos, creando un momento de abstracion unico de disfrute durante la lectura..
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. I.N.S.E.G.U.R.I.D.A.D
    por que siempre tiene que estar ahi?

    ResponderEliminar
  11. SI, SI Y SIII!!!!!
    Hago todo tal cual esta entrada.
    que estudias?
    besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.