Ir al contenido principal

Día 328

Han pasado tantos Diciembre's que ni me lo creo, ni mis ojos lo creen aún mirando el calendario del portapapeles. Otra Navidad, otro Fin de Año y yo escapando de esta realidad por medio de los libros -al menos ahí se vive mejor- antes que esperar un milagro. Aquel Diciembre fué el fin de un bello principio, que irónico pensar que nada de lo que quisimos llegó a buen puerto. Me arriesgue porque ya estaba jugada de por vida y lo solté, lo solté por un mensaje porque no supe vencer a mi propia cobardía. Pero lo dije, te lo dije, te dije que te amaba, y eso fué todo, todo lo que quería que supieras, y nada más, no esperaba nada más. No había chances de nada y por eso lo hice sin pensar, total, ya fué. Admito, lo admito, que me quise morir, que quise dar marcha atrás y cancelar mi estúpida acción, pero lógicamente ya se había enviado. Deseaba que saliera un aviso de error pero no, la tecnología me había superado, ya no tenía arreglo y me moría por dentro de la vergüenza, y la respuesta, esa respuesta, recuerdo como me heló el corazón. Primero salte de la cama, después lo medite, pensé en un millón de respuestas posibles a la vez, y por fin largue un suspiro tras una eterna pausa. Y lo leí. Muchos dicen que cuándo conoces al amor de tu vida el mundo se paraliza y luego avanza a pasos agigantados. En mi fué al revés. Después de haberme sincerado, el mundo, mi mundo, se paralizo y desde entonces camina más lento cada día. Así que acá sigo, ahogándome en párrafos sin sentido mientras recupero fuerzas para salir a buscarte.

Comentarios

  1. No salgas a buscarlo a el...sera peor que seguir ahogandote en parrafos, te ahogaras en lagrimas

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada me hizo reflexionar decirte que te animo a salir a buscarle no te rindas y si no no esperes, porque cuanto mas esperes e insistas en algo como es el amor mas tardara en llegar, deja que te pille por sorpresa. Besos y pronto 8000 seguidores enhorabuena ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo nueve diciembres sola

    ResponderEliminar
  4. Vamos que la vida no esta para guardarse esas cosas! Aunque es fácil decirlo desde afuera jijiji, mejor la certeza que la duda eterna, que ese "que tal si" que aparece tan seguido n.n

    Un gusto pasar y saludarte :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Me ha encantado este texto! Creo que es el mejor que has escrito hasta ahora... ¡Me encanta tu blog! Te dejo el mio por si quieres pasarte o algo: ownadream.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. A veces el tiempo se levanta las faldas y echa a correr como si le persiguiese un lobo... Parece que fue ayer cuando despedíamos este año...

    ResponderEliminar
  7. muy buena entrada... yo tampoco puedo creer que hayan pasado ya tantos diciembres...
    decir lo que se siente es toda una batalla, a veces cuesta mucho, pero es cuestión de arriesgar y ver que pasa.
    Ahora se viene otro paso, el ir a buscarlo o no... tomate tu tiempo piensalo, pero recuerda que el tren no suele pasar dos veces, pero si tienes la oportunidad de subirte, anda, ve a ver que parada te espera! un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, muy buena entrada.A mí no me gusta nada la navidad, ni empezar un nuevo año, porque cada vez pasan más rapidos, y cada vez se pierden mas cosas...
    Yo también tengo muchas ganas de salir a buscar a alguien, de dejar atrás todos los miedos y los problemas, y decirle todo lo que pienso...y que me de igual lo que piense el resto.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  9. Hiciste bien en decírselo, pero el tiempo sigue corriendo, la vida sigue y, ante todo, mereces ser feliz.
    Un saludo. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.