Ir al contenido principal

Día 331

La mesa de Navidad de Amelie ya estaba lista. La vajilla estaba perfectamente acomodada sobre el mantel decorativo, las copas para brindar estaban simétricamente colocadas en la fuente de plata reluciente, la música sintonizada en el volumen justo y por supuesto, el árbol con sus adornos y luces parpadeantes estaba preparado. Bajo de él posaban los obsequios aguardando a que sea la media noche para ser abiertos por los comensales. Amelie era de esas personas que calculaban todo de ante mano, desde el tenaz peinado hasta el repasador que colgaba del horno. No había nada que se le escapara de su vista ni de su vida. Como era de esperarse de la hija única de un matrimonio joven lo tenía todo, belleza, éxito laboral y una gran familia unida. Nadie podría dudar de la dicha que la rodeaba, nadie, excepto ella. Hacia tiempo que algo andaba mal desde que le hecho un vistazo a su corazón solitario. Sabía de pérdidas y ganancias, de formulas que le resolvían la vida a cualquiera, pero había cuentas que seguían dándole "x" a pesar de su amplia experiencia como ejecutiva de una empresa multinacional. Esa noche, la noche previa a la Navidad, se aparto del barullo de la casa, tomo una lapicera y un papel del escritorio de su padre y escribió sin meditarlo demasiado, fue breve y directa, sin tanta palabrería ni vergüenza. Solamente quería que se cumpliera su deseo:

"Quiero una inversión de amor a largo plazo."

Luego lo guardo en un sobre y lo colocó en una de las ramas del árbol. Su padre se le acerco por un costado y le pregunto: -¿No me digas qué todavía le pedís cosas a Papa Noel?. Ella sin dudar le respondió: -Hoy hago una excepción, pero shhhh... es un secreto. Su padre le regalo una sonrisa de complicidad y juntos se dirigieron al comedor para reunirse con los demás.

Comentarios

  1. FeliZ feliz navidad wowwww.... me dejaste maravillado te lei y casi me muero de la ternura que irradias bonita eres un angelito y me sonrei mucho al leerte me gusto mucho :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz Navidad, querida!

    ¡Te quiero muchísimo!

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  3. Oh... que bonito.. yo creo que muchisima gente habra pedido lo mismo por navidad! aajaja
    feliz navidad, un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito! Quiero saber lo que pasa después de medianoche!!
    Un beso y Feliz Navidad!!!!

    ResponderEliminar
  5. Uuuuuuuh... Misterio misterioso :D

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me encanta tu blog, lo sigo desde hace tiempo, he decidido empezar una novela yo misma, pásate y si me dices tu opinión me harías un gran favor, ¡gracias! http://peroexisto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Guau!
    Me dejaste preguntándome qué pasaría.
    Qué bien escribes!
    Feliz navidad :)
    Un beso! May R Ayamonte∞

    ResponderEliminar
  8. Feliz navidad! espero que la hayas pasado barbaro.
    Y me encanto tu entrada.

    ResponderEliminar
  9. Excelente!!! Me encantó!!! Genial la frase "Quiero una inversión de amor a largo plazo"

    ResponderEliminar
  10. Feliz navidad me siento identificada con tu blog

    ResponderEliminar
  11. ohhhh ohhhhhh mis dias se hacen largos y el tiempo escasea por estas zonas.y sabes yo prefiero refugiarme en ratos posibles aqui donde sonrio me encanta ... eres un ser genial a todo dar ^_^ .
    feliz año nuevo :D ........
    FELICIDADES ¬¬ jajaja fElIz fElIz aÑo nUeVo

    ResponderEliminar
  12. uhmmm usaste el nombre de amelie y me trajiste a recordar a la pelicula de amelie me gusto mucho mucho me encanto aquella pelicula gracias ........... graciasssss por lo menos me arrancas unas sonrisas de algunas sucesos que me pasaron buenos y malos ahora solo me burlo de lo que ya paso estoy semicontento que el año termine. tambien pase por momentos dificiles. entiendo pero recuerda al final de tunel hay una luz donde todo es felicidad y la desdicha se acaba

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.