Ir al contenido principal

Día 333

Soy una mina calmada, que respiro hondo cuándo la cosa se complica, si es necesario finjo una sonrisa medio hipócrita pero la piloteo, cosa que no se me note la bronca o el enojo. Podés decirme los chistes que quieras, total, me pasan por un oído y me salen por el otro, pero cuándo la cuenta llega a cien y vos volviste hacer lo mismo por cuarta vez, toda la buena onda se fué al caracú y me vuelvo una chica "ortiva". Yo puedo tener la mejor con quien sea, toda la predisposición a escuchar, voluntad y todo lo que quieras, pero odio la viveza y la estupidez porque sí, odio cuándo te arrancan el brazo y vos solo le ofreciste la mano, y más odio que se te tomen el último baso de coca-cola fría de la heladera, pero ese ya es otro tema. De cualquier forma, me encanta que digan que les gusta el blog y las cosas que escribo, y hasta me alegra que pongan uno o dos textos en sus respectivos blogs, porque significa que les llego de verdad. Pero de ahí a copiarte diez entradas sin dar un sólo crédito es como "too-much". Realmente si quiero puedo ser muy forra pero no te voy a mandar al frente, confío en que te vas a dar cuenta sólo con leer esto. Pero por las dudas, si no lees español, te lo traduzco: No copy (inglés) - Keine kopie (alemán) - Aucune copie (francés) - Ningunha copia (gallego) - Nessuna copia (italiano) - Nenhuma cópia (portugués). Si me falta alguno me avisas, pero calculo que con los idiomas universales ya basta. ¡Espero!

Comentarios

  1. Me encantó la parte de la Coca-Cola jajajajaja me sacaste una sonrisa con eso.
    Si te copian es por la clave de tu éxito, éso tenelo en cuenta.
    Espero que todo ésto pase pronto!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Es obvio que si te copian es por tener un blog tan genial como el que tienes. Pero no se justifica. Ojala la persona que te este copiando compre un poquito de originalidad.
    Como siempre, tu blog es maravilloso.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién se copia diez entradas? Tira el link, la copia le va a salir cara.
    De verdad me cuesta creer que la gente haga eso, una imagen es más que común, pero un texto ya me cuesta imaginarlo.

    ResponderEliminar
  4. Jaja, una creativa respuesta ante la falta de originalidad.

    Tu blog es genial, te sigo ;)

    Nicole

    ResponderEliminar
  5. La gente de hoy en dia no tiene creatividad. Espero que sea viva y deje de hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. Jaja, vaya que me ha agradado tu entrada. Si te copian entiendo por qué. Tienes una forma de escribir curiosa, que no sé describir, pero me agrada bastante.
    Te sigo ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué cosas!, la falta de originalidad está por todos lados.

    Te sigo.

    ResponderEliminar
  8. ^_^ te olvidaste del idioma chino... animo ojala se aburran de copiarte

    ResponderEliminar
  9. Me encanto tu entrada jajaja yo tampoco soporto lo de la coca-cola.
    La falta de originalidad está en todos lados. Es muy triste que se copien. Muchos por un poco de atención hacen lo que sean... Es bastante deprimente. La originalidad esta muriendo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.