Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Día 402

Sucede, y no siempre, que te encuentras con alguien para beber ese café del que tanto prometieron invitarse mutuamente, en alguna esquina con un nombre indescifrable del que esperaban reírse el resto de la tarde mientras el sol caía sobre la ventada decorada del salón, y todo parece estupendo en ese instante, los nervios y los mitos urbanos pasan a un segundo plano cuándo te sientes a gusto con alguien que puede vivir a unas cuantas millas de ti y aún así creen tener tanto en común como si se conocieran de otra vida. Revuelves el café una vez más para asegurarte de esparcir el azúcar en todas las áreas amargas mientras intentas ignorar esos ojos ansiosos y expectantes. Por un lado le temes, sabes que te esta examinando, retratandote en cada pestañear, pero te gusta, y más aún te conforta saber que es él y nadie más el que esta compartiendo su vida sin medir las circunstancias. Y cuando tocan las seis y la hora de partir descongela abruptamente esa sensación de ensueño, regresas con la…

Día 401

Y finalmente, un día dejas de torturarte con su recuerdo, ya no es lo primero que te viene a la mente cuando abres los ojos mientras los rayos del amanecer te pegan en la frente y las canciones que iban dirigidas a él, ahora son simplemente canciones que esperan tener un nuevo referente. Es que simplemente ya no te duele, ya no revives cada instante que te había llenado de felicidad o de odio, simplemente dejas que todo eso se guarde en algún lugar de tu mente y con el correr de los años, otras cosas estarán en su lugar. Y entonces la vida habrá dado vuelta la página sin que te dieras cuenta y no sentirás remordimiento alguno por dejar atrás el pasado porque ya no te importará. No digo que es facil, incluso cada etapa por las que se pasa luego de una relación tienen su tiempo y su duelo, pero en un momento impensado dejas de lado el luto, las lágrimas y los reproches, y empiezas a andar nuevamente, y te sientes bien.

PD: Y finalmente borre su número de mi celular, lo último que me que…

Día 400

Desperté, como todas las mañanas despierto, con mil cosas en la cabeza esperando a ser resueltas, algunos problemas del ayer que acechan y lastiman en los momentos menos indicados y la lista de planes por concluir. Coloqué dos cucharadas más de azúcar sobre la taza de té y me dispuse al trabajo cotidiano frente al ordenador. Como es habitual en mi, empece por escribir en un papel las cosas urgentes seguidas por las importantes y luego de ello revisé la casilla de mail y las redes sociales a las que asiduo. Lo interesante llega recién a los cinco minutos de navegar un rato, una noticia que me dejo helada, repitiendo en mi mente "porqué". Es normal encontrarse con historias de animales maltratados, personas que desaparecen misteriosamente y de la misma forma aparecen pero en una bolsa negra y sin quitar sensibilidad al asunto, de la misma forma uno se topa con las noticias más desagradables e igual de innecesarias de publicar, y como todo se volvió parte de la naturaleza cotid…

Día 399

Te veo al otro lado de la cama, con tus pestañas aún caídas, el cabello revuelto sobre la almohada, un lunar perteneciente a alguna constelación, escurridizo que se asoma sobre el mentón y la respiración perfectamente sincronizada con los latidos del corazón. Te veo ahora así te retrato en mi mente mejor, porque cuándo suene el despertador ya no habrá rastros tuyos, ni habrá tiempo para una despedida ni mucho menos para un desayuno compartido. Vos y tus obligaciones, vos y tus complicaciones, vos y tus excusas, siempre vos pero nunca yo. Te veo mientras me imagino que ese día preferirás quedarte cinco minutos más, que dejaras de pensar en lo patético que pueden ser dos personas hablando de amor con la misma pasión que se puede hablar de fútbol y la complicidad de dos niños que guardan un secreto. Sólo cinco minutos más son los que me sobran a mi para verte despertar y marchar por la puerta principal a la velocidad de la luz, mientras yo analizo la situación e intentando evitar que el …

Día 398

Hace unos meses creí que me moría de tristeza, literalmente, y esta vez no es otra carta más para rellenar el espacio vacío, ni siquiera es ficticio, en realidad sí lo sentí en carne propia, el estar completamente sola, abandonada, parada en la nada misma. Hace ya más de ciento veinte días que oficialmente no tengo un novio a quién querer, a quien despertar con un buen día, a quien besar o esas cosas. Pero mucho más tiempo hace que no lo decía, no se lo contaba a nadie porque quería que fuera mi secreto y prefería ahorrarme esas conversaciones de penas y de lo bien que se nos veía cuándo estábamos juntos. Luego de esa dura etapa y ahora que me siento más despierta, ya no me avergüenzo de admitir que estoy soltera, o mejor dicho, que me separe definitivamente de otra persona a la cual pensé que con amor se iba a quedar toda la vida, cómo si el amor fuera un soborno más tentador que cualquier otra cosa, y con el pasar de los días, esa persona no llamo, no escribió ni dio señales de arre…

Día 397

Risas, mucha gente, preguntas al aire sin respuestas concretas, en el fondo una canción irreconocible y aún así pegadiza, posiblemente la halla escuchado antes; una mesa revuelta, platos descartables, gotas de bebida salpicada sobre el mantel floreado destinado a los días de visitas, el timbre que suena cada dos por tres, más personas que entran, saludan, otras que se van y olvidan decir adiós, otra cuestión de cortesía; mucho despabilamiento para ser la noche, ojos brillantes, despiertos, impacientes, algunos más coquetos, más felices, me gustaría saber su secreto a tanta alegría, el chasquido de un beso, una palmada para levantar los ánimos, alguna pena ahogándose en un vaso, silenciosa para no ser descubierta, para que nadie le cuestione el motivo, y no desatar unas lágrimas inoportunas, una escena de puro dramatismo, mejor que el nudo en la garganta se disuelva solo, con el efecto del alcohol, otro vaso por favor, seguramente le gustaría imaginarse que esta en un bar, solo, invisi…

Día 396

Por primera vez no se cómo decir lo que quiero decir, porque todo esta en la mente para decirlo desaforadamente, todo eso que no quisiste escuchar cuándo cortabas la comunicación del teléfono, pero yo sigo aguardando, lo tengo en la punta de la lengua y aún así no puedo expresarlo. Algo me obliga a callar, a tragármelo porque sí aunque necesite gritarlo y decirte todo lo que te estoy odiando en este momento por haber decidido marcharte después de tanto tiempo, que se supone que estábamos bien, pero ahora caes en la cuenta que no eras tan feliz. Y se supone que yo soy la insensible. ¿Yo? Yo tengo mil cosas por decir, sentimientos reprimidos y ahogados, exprimidos por las ganas de llorar, y lo que más duele es verte desde atrás, cómo continuas sin remordimiento, sin culpa, sin un mínimo de compasión por alguien que te dio tanto. Si tan fácil es tapar el dedo con el sol y olvidar todo el tiempo de relación, también tengo derecho a matar este amor, cómo vos mataste mis ganas de seguir. Pe…

Día 395

Dime que es olvidar y yo te digo porque no lo hago.

Día 394

Las personas se obsesionan por estar con alguien, por caerle bien, por complacerla, por quererla, por extrañarla, por crear un mundo perfecto si sólo si esa persona esta en el, porque esta convencida que esa persona encaja en sus planes de vida y hasta es capar de cambiar sus opiniones, valores o pensamientos más íntimos con tal de que la otra persona diga "esta es mi media naranja y quiero que este en mi vida". Yo, por ejemplo, soy una de estas personas manipuladoras del inconscientes que si lo tomara como trabajo ganaría muy bien, pero creo que a veces es más fácil intentar ver los encantos de la vida sola que en compañía de alguien que en realidad nunca vera las mismas formas en las nubes o hará tal o cual locura por uno, solamente porque no es la persona indicada para mi. Quién lo sea deberá llegar cuándo sea, sin mi intervención de por medio, y así lograré una relación más sincera.

Día 393

No importa lo que suceda, siempre tendrás un camino por dónde regresar, un recuerdo del que aferrarte, un teléfono al cual recurrir en los momentos más desesperantes de la noche. No importa nada, siempre significarás lo mismo para mi, siempre te recordaré de la mejor manera, y encontrarás en mi un refugio para tu consuelo. No importa que tan lejos te alejes o dónde te quieras ocultar, la vida misma nos unirá si ese es nuestro destino, y bien sabes que no me importa si quiera de dónde vienes o cómo llegaste aquí, el quién eres o quién pudiste ser no te clasifica en un estereotipo de persona, para mi siempre serás quién dices ser. No importa si no quieres volver, yo seguiré aquí pase lo que pase.

Día 392

¡Salúd! También por esos tiempos que te hacen m***, por esas personas que te rechazaron y que no saben lo que se pierden, por aquellas noches en que la soledad desespera y mucho, y porqué no, por esos golpes que de tantos moretones te enseñan a esquivar la piedra, si es verdad que lo que no te mata te fortalece, o al menos te hace menos idiota y más inteligente.

Día 391

"No te odio", le dije para tranquilizarlo o quizás solo fue uno de esos actos fallidos que surgen espontáneamente en momentos importantes cómo cuando hay que conjugar bien los verbos o colocar metafóricamente las comas entre las frases para que la cosa no se malinterprete, y volviendo al punto inicial, en aquella búsqueda retorcida de los condimentos esenciales del odio, te veo como la causa principal, la que hace erupcionar la fórmula química, y me veo a mi, amando ver como eso sucede y nos sucede en la vida cotidiana, pues la verdad es que no te odio, o no tanto como en realidad quisiera, lo suficiente para olvidarte, o para olvidar el hecho de tener que recordarte las mil horas del día, despierta y aún somnolienta y se lo muy contradictorio que se vuelve todo ese rollo cuándo se quiere intentar odiar algo que en realidad se ama, porque admito que te amo fervorosamente o casi tanto como me apasiona decir esa palabra en momentos así, inéditos, como vos y yo.

Día 390

Pasan los días, los meses, junio, julio, no quiero pensar en agosto, aún así veo como se van las risas, los reencuentros, los buenos momentos y de todo lo bueno llega lo malo, el llanto, las pocas ganas de vivir, la soledad, la angustia, sentirse caer y seguir cayendo como en un sueño y más que sueño, una pesadilla, amarga, casi eterna, como la lluvia que no quiere concluir, hasta que sale el sol, llega el desahogo, la ilusión, el deseo de volver amar, y sentirse amada, correspondida y luego encontrarse con el rechazo, o mejor dicho, descubrir que nunca te quiso, que se fingió amor, hipócrita, soberbio, egoísta, sólo pensó en sí mismo, por diversión o por estar, pero ese estar no es pertenecer, no es querer, no es arriesgar, no es luchar, es deteriorar y robar, el tiempo que no vuelve, no se repite, no se recicla, no perdona, sólo se va, como todo, como todos, nadie esta de verdad, nadie es del todo sincero, nadie entrega por amor, nadie ama sin cobrar.

Día 389

20 de Julio, año 2013. Tarde. Lugar: algún sitio del enorme universo. Nuestro universo, sólo para nosotros, y porqué elegí esa fecha y no otra, pues fácil, porque fue el día en que todo empezó a suceder o volvió a suceder. Cómo cuándo se crea una máquina nueva, se resuelve un problema matemático, o empieza a sonar una canción desconocida y de pronto se vuelve tu favorita. Y en realidad no lo elegí yo, el me eligió a mi. No fue un accidente como se pensó, fueron las circunstancias de la vida, una seguidilla de decisiones paralelas que concluyeron en un mismo camino, un mismo destino, llámese, y porqué no, en una nueva oportunidad que el mundo, que tantas veces se ha complotado en nuestra contra, ese día, más precisamente, esa tarde se decide por hacernos un favor, y para variar o para quién no le de la cuenta, nos salió bien. No se cuánto durara de ahora en más, pero ese momento de cruce cósmico, químico, físico y todos los "ico" que puedan haber o existir en un diccionario d…

Día 388

Te escribo con el pensamiento, creyendo ilusamente que un día te harás responsable de mis palabras y que vendrás a decirme que sientes lo mismo. Pero yo te escribo para estar menos sola, para creerme que estas aquí conmigo, que nunca te fuiste, que siempre me quisiste. Y aún así no sabes lo que duele escribirte dos, tres o hasta diez lineas y luego borrarlas por lo estúpidas que puedan sonar cada verso. Quizás no soy la persona más valiente de este mundo y quizás nunca sepas cuánto te necesito. Y te escribo porque resulta más bonito inventarse un cuento que mirar nuestra realidad y lo alejado que estamos el uno del otro. Sin embargo, te escribo con el alma, con mi vida, con el corazón a medias. La otra mitad ya te pertenecía.

Dedicado a esa persona, la primera y la única, que siempre la llevo presente, a pesar de las circunstancias, del tiempo y de la vida.

Día 387

Él sonriéndote aunque le falten motivos. Él animándote a seguir. Él contándote sus infidencias de amores y no tan amores. Él intentando hacerte reír sólo para que seas feliz. Él hablándote de empezar otra vez por el precio que sea. Él ofreciéndote un abrazo aunque parezca innecesario. Él inventándote un mundo ideal sólo para vos y él. Él acompañándote en una tarde nublada con un café de por medio. Él desvelándose para verte soñar. Él susurrándote un te quiero al oído.

Día 386

Te dicen que no puedes quererlo todo en la vida, que eso es de alguien egoísta, que debes esperar, o desistir, que debes pensar en frío, que eso no es para vos, que aquello nunca te pertenecerá. Pero luego te dicen que debes lanzarte al vacío sin mirar, sin pensar, que debes luchar, soñar, aspirar, desear con todo tu corazón, que si de verdad lo quieres debes ir tras ello cueste lo que cueste, que nadie más luchara por lo mismo o que alguien más te lo quitara si no te das prisa. Te dicen que no, y luego te dicen que sí, que el tren no espera, pero que siempre hay una segunda oportunidad, pero es tarde, pero no debes perder las esperanzas. Te hablan de paz, de amor y de cosas buenas, y más tarde te dicen que no vueles demasiado alto porque te vas a estrellar, que es mejor tener los pies sobre la tierra que estar en la luna de Valencia. Y yo no se si quiera dónde queda aquella luna. Odio que la gente se contradiga todo el tiempo, que invente discursos falsos para hacerte sentir mejor, p…

Día 385

El regreso siempre es un acto de sentimientos encontrados, de querer volver sin tener motivaciones, de sonrojarse estúpidamente por pensar en quién estará esperando en la terminal, de no haber deseado terminar, mejor de quedarse un poquito más, es también de no saber que decir o de cómo volver a empezar una conversación después de miles de kilómetros; de pasar en limpio todo lo vivido, y de guardarse algunos detalles para uno solo; de ponerse al día con el tiempo traspapelado, de reabrir un viejo blog como si no hubiera pasado nada; de desempacar y decirle a alguien lo mucho que se lo extraño; de darse cuenta que el tiempo fue tan efímero que pareciera que el viaje sólo sucedió en el pensamiento.

Día 384

Se resbala por su mejilla una lágrima mientras se miran fijamente sin mediar palabras. Él sostiene su taza de chocolate suspendida en el aire, ella redobla las yemas de sus dedos sobre la mesa de roble, dejando ver sus uñas recién pintadas de un lapislázuli vibrante. La aguja de reloj pronuncia una y otra vez el tiempo que se les va mientras los recuerdos se ahogan en un vaso de agua. El murmullo resulta ser como una música de fondo mal cantada que no deja concentrarse en lo que realmente se deberían decir. Ella no quiere empezar, él prefiere no arruinar lo poco que les queda. Ambos están ahí, sumergidos en un mar de dudas y reproches y disculpas que no saben como pronunciar. Él sabe que no le queda mucho tiempo más, que un boleto de tren lo espera a las seis y de ahí no habrá ni perdón ni esperanzas que valgan la pena dialogar. Y ya es hora, la hora que nunca planearon cuándo se conocieron tres años atrás, más precisamente, el verano más caluroso de sus vidas. Se levanta de su asient…

Día 383

Calles, calles que guardan todo tipo de recuerdos, algunos pasados por llantos, otros lleno de risas y buenos momentos, calles que vieron crecer y calles que atestiguaron la muerte, calles que marcaron grandes acontecimientos, históricos, verídicos, y otros inventados al pasar, calles que compartieron la nostalgia de una despedida, de algunos hasta luego que terminaron en nunca más, calles, calles que se llenaron de amores, prohibidos, perdidos, comprometidos y despechados, calles que se volvieron mágicas y también las que pasaron por otras adicciones, calles que lo vieron todo aunque guardaron silencio, calles que pasaron al olvido y calles que nunca duermen como las de las grandes ciudades, calles, calles que son parte de la vida de alguien, calles que a pesar de los años siguen guardando esos aromas, esos sentimientos, esos recuerdos que florecen en un abrir y cerrar de ojos cuándo nadie las ve.

Día 382

No sos vos, es tu ortografía.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 380

He intentado borrarte, he intentado no pensar en ti, no creer que cada canción esta hecha por ti, he intentado jugar tu juego a la inversa y que así no me sienta tan sola por la media noche, he intentado callar a mi conciencia que recita las entonaciones de tu voz, he intentado no seguir acumulando razones para extrañarte, si a fin de cuentas nunca fuiste de mi pertenencia como para tomarme ese atrevimiento, he intentado no llamarte, no mirarte, no prestarte atención, he intentado decirme a mi misma una y otra vez que no hay motivos para amarte, he intentado reemplazarte con otras cosas, pero ni siquiera algo mejor puede convencerme que eras tan malo, he intentado despertar de cada sueño en que aparecías, y de más está decir que jamás lo conseguía, he intentado de mil maneras pensar que solo eras una excusa en mi vida y no la excepción a la regla.

Día 379

Todo nuestro amor se resume en una página, en un día, en un insólito encuentro, que duró lo que duró no por causa nuestra. No se si hablar de destino o destinatarios, pero así paso sin querer y sin pensarlo. Nos amamos hasta dónde pudimos, los minutos que se mantuvo el sol sobre nuestras cabezas, y a la hora de partir, fue la despedida más eterna. Todo nuestro amor se esparció por el planeta, basto para acallar las otras voces que blasfemaban a nuestras espaldas. Fué el más corto, sin duda pero fué el mejor, sin excusas.

Día 378

¿Como va? Estoy medio desconectada del mundo blogger como verán, pues por eso mismo me di cuenta que hace mucho que no cambio si quiera la plantilla, ¿Lo pueden creer de mi? ni yo me lo creo. Y pensé que esta vez, en vez de hacer cambios por mi, los iba hacer por ustedes, así que acepto sugerencias, opiniones, nueva imagen para el blog, lo que sea, todo vale.

Día 376

Había jurado que te lo había dicho, al menos unas cien veces, aunque no sé que sentido tendría si nunca me escuchas, nunca estas ahí ni siquiera para decirte "Te lo dije" en tono burlón y sin descaro, más bien con franqueza, la única forma con la que te puedo hablar seriamente. Como tu sabes, hay días malos, días grises, y están esos días en que las paredes se caen a pedazos con cualquier llanto inoportuno, ¿Y sabes cuál es la mejor parte de todo? que tu sigues sin estár, nunca se puede contar contigo, si en las buenas ni en las no tan buenas. Eres cómo una máquina de destruir todo lo bonito que una tarde me decías al oído y yo me creía cómo si de verdad esas palabras fueran para mi y esas promesas ibas a cumplir. Por eso aunque te diga que estaba segura que te lo había dicho tantas veces, me equivoque. Me faltaron otras cien veces para decirte que te odio y odio todos los malditos minutos que pasamos lejos el uno del otro y que a tí ni te importa si eso a mi me importa, por…

Día 375

Esperar, siempre toca esperar, esperar para tener esto, esperar para saber lo otro, esperar para encontrar la felicidad, esperar para ver si esa felicidad te pertenece o sólo será pasajera. Esperar en la expectativa, esperar en resolver algún problema, esperar para ver los resultados de ese problema. Esperar, todo es cuestión de esperar, de tomarlo con calma, de contar hasta diez sin resoplar, de ponerle media sonrisa, de rogar por más paciencia. Esperar a que las cosas se den, pero se den como uno quiera, y después de esperar resulta que no había nada por lo que esperar. Pero que si no esperas eres una caprichosa, y si esperas eres una tonta por dejar que las cosas vengan solas. Esperar, esa es la palabra que tengo en mi cabeza hoy en día.

Día 374

Porque con uno no basta y tres son demasiados, y más que suficiente, por eso yo me quedo con dos, dos puntos suspensivos en esta historia que no hablan de un final determinado ni pactado ni predestinado ni tampoco de algo inconcreto o efímero, sólamente algo infinito como es el amor, el amor verdadero, algo que puede durar tanto como se quiera imaginar. Y por eso insisto que dos son mejor que uno.

Día 373

Abril,
no se porqué eres tan triste
o te tiñes de grises,
pero yo sufro contigo.

Día 372

Vivo en un mundo de falsas y de hipócritas personas que se la pasan ninguneando a los demás en la espalda por creerse superiores gracias a un estatus social heredado de sus respectivas familias, derrochando egocentrismo y luciendo sus zapatos de diseñadores importados que ni siquiera se como se pronuncian, y te llevan por delante sin pedir perdón ni permiso porque cómo no estas a su misma altura no sos nadie para dichas personas. Suena bonito hablar de fiestas exclusivas, cócteles en onda, autos de alta gama, tarjetas de crédito y mucha pero mucha ropa de marca, pero es tan despectivo cuándo se conoce a la persona que aparenta mucho y deja desear más aún. No me interesa pertenecer a sus fraternidades ni círculos de supuestas amistades para toda la vida y esa es la mejor parte, que no quiero ser una más de su montón, prefiero ser única a mi modo, con mi forma de vida, y sin darle el derecho a alguien más para que diga lo que pienso o debo de pensar.

Día 371

En un mundo paralelo, nosotros viviríamos a base de amor más que de comida y nos conformaríamos con cosas más sencillas que con un millón de dolares que no alcanzan la verdadera felicidad. En esa vida, no necesitaríamo de nada ni de nadie más, ni habría existirían limites ni títulos de formalidad para decirles al resto que nos queremos, ni siquiera a ellos les importaría, sólo a nosotros dos. Escribiríamos nuestros nombres sobre la arena sin temor a que la marea se los lleve y reiríamos a carcajadas hasta altas horas porque el tiempo sería lo de menos. Y la gente pasara y se preguntará porque somos tan felices, tan unidos, y nosotros les diremos que el secreto de todo el cuento es no tener pretextos de por medio. En un mundo paralelo seremos las personas más felices del universo.

Día 370

La realidad les cayo como lluvia del cielo en un día de pleno sol, pero más de golpe, como un zarandeo de parte de alguien que les gritaba a la cara "¡Despierten, y miren a lo que llegaron!". Tantas idas y venidas, tantos contradicciones entre el sí y el no, tantas peleas absurdas y situaciones que dejaban que sean más importantes que sus propios sentimientos. Es que la verdad no hay otra sino una sola, que se quieren y que deben estar juntos el resto de su vida, esa era parte de la respuesta, esa que por mucho tiempo buscaron sin importancia pero que estaba ahí ante sus vidas. Fue como un disparo en plena frente, o peor aún, en el centro del corazón dónde más duelen las despedidas y después de haberse herido tanto mutuamente, sólo basto mirarse a los ojos para reconocer que no todo estaba perdido, que aún tenían tiempo de reparar y de seguir queriéndose como antes, y más y mejor porque era la última oportunidad de amarse de verdad.

Día 369

El amor también es levantarse con el pie izquierdo, y verle el lado negativo a todo, y tomar distancia a propósito, y mirar una películas de amor sóla, y decirle que hoy no le quieres tanto como ayer, y escuchar canciones de amores no correspondidos, y no esperar siempre un final perfecto.

Día 368

Escribir no es sólo poner los acentos dónde y cuándo se debe, sino agregar algo de uno mismo para emocionar, porque lo que emociona se recuerda y lo que se recuerda sigue existiendo. Y si lograste arrancar, por más pequeño que sea, el sentimiento de emoción en alguien es que hiciste un buen trabajo.

Día 367

Suelo ponerle tiempo a todo, fechas, minutos, años, meses que todavía no viví, pero que ya tienen una importancia en el tiempo; que cuando termine esto, que cuando empiece lo otro, que si mañana sucede esto entonces pasado mañana haré aquello y así sucesivamente. Es un don o un serio problema, que así las cosas no valen tanto si se les pone un valor monetario en vez de un valor agregado. No serán momentos ni recuerdos, sino cosas y cosas pendientes en una agenda que será botada al entrar el próximo año. Que me pasa lo mismo con el amor y le llevo la cuenta hasta los besos dados, los recibidos y obviamente, los regalados. Y así pues se vuelve más fácil ser mezquino con la vida y con todo, para mi no hay cosa que no pase por una calculadora o un cronómetro previamente y ya se que así no se disfruta nada, pero hasta que no halla nadie que me asegure cuantos años, minutos y segundos voy a vivir, no creo cambiar.

Día 366

Lo malo de no decirle a alguien que te gusta cuándo te gusta es que no hay segundas oportunidades, no podes regresar el tiempo atrás, y tenes que vivir el resto de tu vida viendo como esa persona consiguió la felicidad con alguien más sin saber nunca que ese alguien más podrías haber sido vos desde el principio, cuándo todavía era tu turno, cuándo te miraba a los ojos en silencio esperando que le dijeras algo más, justamente eso que preferiste callar y llevarte a la tumba por miedo o vergüenza.

Esta entrada había sido escrita en otros tiempos sin ningún fin en concreto ni destinada para nadie en particular. Hoy le encuentro un sentido en mi vida y deja de ser un borrador más, hoy no puedo creer que vuelva a sentirme así.

Día 365

Tengo la costumbre de acostumbrarme fácilmente a lo difícil, que si me corresponde o no su amor es cosa suya, yo por el contrario prefiero que las cosas fluyan por si solas y si se dan bien y sino también, después de todo soy una empedernida escéptica de las señales si no me mira ni me habla ni me pasa la hora, y mientras él hace la suya, yo extermino mariposas.

Día 364

Vos tan "No entiendo nada de la vida" Y yo tan "No tengo ganas de explicártela".

Día 363

Amor desafortunado, que aparece y desaparece, que hace lo que quiere, que no tiene límites, que no quiere escuchar sermones de lo que esta bien o lo que esta mal, que se vuelve entrometido, que suele ser indeseado, que se da a destiempo, que hace girar la vida 360° grados, que no cuestiona, que no razona, que ablanda, que es ciego, y que por ende, que se estampa contra lo que sea, que no le importa lastimarse, romperse, quebrarse en millones de pedazos, que sigue adelante, que salta cualquier barrera, que le saca un poco de brillo a lo que sea, y que salva hasta el alma más herida.

Día 362

Puedo imaginarme a mi misma caminando lentamente tomada del brazo de un ser muy querido, vestida de blanco con un hermoso encaje bordado, los zapatos altos con algunos adornos en dorados, y el peinado que consiste en una caída de cabello a un costado con bucles en las puntas; puedo imaginarme al cortejo arrojando los pétalos rosados divertidos porque no saben de que va la cosa; puedo imaginarme a los invitados, familia, amigos de la vida, compañeros de viaje y buenos momentos con sus ojos iluminados, alegres, emocionados, esperando por el Si Quiero; puedo imaginarme el lugar perfectamente ambientado fríamente calculado, velas y luces y flores, la alfombra larga y estrecha que conduce al altar, aquel sitio tan anhelado; puedo imaginarme todo eso en una noche cálida de primavera con las estrellas iluminando el cielo azul rasante y la luna llena siendo testigo de todo aquello; también puedo imaginarme el cosquilleo en el estómago, el temblor sobre las rodillas, la sensación de frío por l…

Día 361

Miércoles 6 de Marzo. Hora 7:10 am. Ciudad del caos, gente que va y viene, transportes abarrotados, pensamientos dispersos y soñolientos y un aroma a café con medialunas abunda en el aire. En medio de todo aquello, de todas esa preocupaciones, del mal humor recién amanecido y las contestaciones dichas en monosílabos, hay alguien, cualquiera, indiferente, que pidió un deseo. Un estúpido e insignificante deseo: que Dios le regalara la posibilidad de volver a verlo. A nadie le importaba, ni siquiera a esa persona invocada. Demás esta decir que ni lo sabía. Como ya dije, era un absurdo deseo que pasaba desapercibido entre las cosas realmente importantes. Pero sucedió, como pueden suceder las cosas imposibles, este se cumplió. Y esa ansiedad acumulada se difuminó cuándo apareció, y la mejor parte de la historia es que ahora sabe que esa alegría durará cuatro veces más de lo esperado. Y así mismo, en este preciso momento, alguien más en algún rincón del planeta debe estar pidiendo otro dese…

Día 360

Vivimos en un mundo en el cual se les enseña a las niñas, adolescentes y mujeres, a cuidarse y defenderse de los abusadores, en vez de enseñar a los hombres a ser educados y respetuosos con ellas. ¡Estamos bien eh!

Video de Violencia Verbal

Día 359

Treinta borradores escritos a mano, hablando de lo mismo: de vos, de que te quiero, de que no te quiero, de que te odio, de que te necesito, de que no te necesito tanto, de que no te quiero ver, de que me muero por que estés. Contradictorios, efusivos, algo hipócritas, otro poco sinceros, desteñidos por lágrimas de tristeza, endulzados con besos y algunos adjetivos más. Que sí, que no, que ven conmigo, que lo nuestro no puede ser. Que lo quiero todo y nada, que te lo digo entre lineas pero que no me entiendes, que me vuelves loca. Que ya no quiero que seas mi inspiración, que me tienes harta, pero que más da un borrador más para tu orgullo que está por nubes y para mi dignidad que anda extraviada. Que más da si ya eres parte de mi.

Día 358

No otra vez. Les pido por favor que no regresen, que se queden en su sitio. Así estaba todo mejor. Mucho mejor. Malditos recuerdos, tan hermosos que aún me hacen daño, que aún conocen dónde está mi debilidad. Me lastiman como las espinas de una rosa, así no puedo respirar, no puedo pensar. Basta. No quiero otra vez proyectar los sueños de aquel invierno, cuándo todo era tan distinto, más perfecto. Quédense allí, en el corazón, al fondo a la derecha, dónde ya ni me acordaba de su existencia. Olvídenme, finjan que nunca fueron míos, que nunca debieron si quiera pertenecerme. Pierden el tiempo. Aprendí a vivir con aquel dolor, aunque en algún tiempo fueron la razón de mi existir. Eso que no era eso, un sueño que duró lo que duró, aquello que una vez me digne a cerrar con candado y tirar la llave al fondo del mar, más profundo que estos absurdos recuerdos que vuelven sin ser llamados, sin nada nuevo que contar.

Día 357

Que te regale flores el día de los enamorados dice que te quiere.
Que te regale flores cualquier otro día dice que te quiere de verdad.

Día 356

Culpo a la TV por crear un estereotipo de perfección, de felicidad, de éxito, de satisfacción con uno mismo. Allí es donde radica el problema de todos los conflictos y prejuicios de esta sociedad que prefiere pagar por Reality's Show que por donar dinero o a fundaciones sin fines de lucro. La odio porque todos los malditos días me miro al espejo con el mismo complejo psicológico: mi cuerpo es un asco en general, y no tengo suficiente dinero para arreglarlo. No soy gorda en lo absoluto pero en el fondo, en mi imaginario siento que si lo soy. Y que por ende, nunca voy a ser del todo feliz. Culpo a la TV porque es una fabuladora y distorcionadora de la realidad, porque su lema es: "Los lindos con los lindos, los feos con los feos". No todos somos así de lindos ni flacos ni altos. Fomentan al banalismo, al chismento, al mal lenguaje, a la violencia en general. Venden cuerpos plásticos, voluptuosos, 90-60-90 o exagerados esqueletos, perfectos para un hombre, necesarios para u…

Día 355

Porque elegir que estudiar es casi tan difícil como elegir que ponerse y porque pensar en tener que volver a la rutina es más depresivo que el hecho en sí... Pero recuerden: Es mejor ser un fracaso en algo que les gusta que un éxito en algo que odian. Por eso, no dejen de estudiar que este mundo ya tiene demasiados ignorantes.

Día 354

Si quieren saber quién es de verdad la Chica del Blog, de este Blog, en la vida cotidiana y real, diría que es la chica más corriente que existe, una más del montón. Ni linda ni fea, ni flaca ni gorda. La Chica del Blog es sencilla en muchos aspectos, prefiere usar unos jeans y All Star desgastadas que tacones y minifaldas, dormir hasta tarde, quedarse en casa los viernes por la noche, ver películas los domingos por la tarde y si llueve mejor (odia los domingos con sol). Llámese estructurada pero le asienta mejor que la vida loca. No es de una vida social muy amplia, sin embargo, prefiere coleccionar buenos momentos, esos que ofrecen una sonrisa cuándo se los trae al presente. Le gusta amar y ser amada. Le gusta reír a carcajadas y mostrar su gran sentido del humor, escuchar toda la música que pueda, y por supuesto, comer todo lo que le plazca y sin engordar (aunque eso resulte imposible). Su lugar favorito en este mundo es cualquiera que de con vista al mar, no hay lugar mejor para r…

Día 353

Hay besos que hablan por sí solos. Besos acaramelados, endulzados, apasionados, besos demasiados furtivos. Besos que están envenenados, amargados, cansados. Besos celosos, rencorosos, que olvidan pero no perdonan, que perdonan pero no olvidan, o que no perdonan ni olvidan. Besos que serían capaces de matar. Besos callados, sumisos, de ser posible, despreciados. Besos apostados, perdidos y ganados. Besos silenciosos, que gritan un poco más de atención. Besos educados. Besos que piden ser olvidados y enterrados. Besos tormentosos. Besos maliciosos. Besos clandestinos, los más puros en su especie. Besos ansiosos, reencontrados, emocionados. Besos pasados por agua. Besos pasados por otros males. Besos endeudados. Besos mezquinos. Besos traicioneros y traicionados. Besos de la primera vez, de la segunda, de la décima, etc. Besos sinceros, que se dan en la frente, en el corazón, en el alma. Besos que se dan en la nada, besos al aire. Besos inoportunos, a destiempo. Besos robados, sin duda l…

Día 352

Cae la noche y de a poco va disminuyendo el murmullo de la gran ciudad. Nos alejamos de todo aquello mientras el sol se oculta sobre los rascacielos y las luces de las anchas avenidas empiezan a despertar. Volvemos, como todo vuelve y nos reencontramos en un autobús semi-vació dónde anidan las ganas de regresar, las conversaciones dispersadas de otro día ajetreado y los exagerados suspiros del cansancio. El recorrido tampoco influye en la rutina cotidiana. Tu cantas, yo repito, te sigo aunque me distraiga fácilmente. Lo bueno es que no me reprochas nada. Siempre estás, no justamente como quisiera que esté alguien más en tu lugar, pero no me quejo. En las buenas y en las malas tienes las palabras justas, le das sentido a esta vida que ya sabe demasiado agridulce. Por eso te amo, más que a nada ni nadie. No dejes nunca de ser mi reproductor de música, de confianza, de compañía.