Ir al contenido principal

Día 336

Hablar de caballerosidad es cómo hablar de algo utópico o efímero. Es algo poco cotidiano, poco usual, pero muy requerido. Si la caballerosidad se vendiera como un producto más, sería tan rentable como vender flores el día de la primavera. Si la caballerosidad fuera un remedio, sería el más adquirido por las mujeres para sus maridos. Si la caballerosidad fuera un hombre, sería el más deseado. No es que la mujer exija que el hombre la pase a buscar por su casa, invite la cena y le regale un oso de peluche o un collar de brillante. Si eso piensan, se equivocan. Vivimos en el siglo XXI y esas cosas quedaron en las películas. Hoy en día las mujeres son más independientes y con una vida activa. Lo único que no puede negarse ninguna mujer es a recibir un pequeño detalle, un gesto, algo mínimo que despierte interés desde el otro lado. Esa es la nueva caballerosidad que vale mucho, que saca una sonrisa y llegan a enamorar.

Comentarios

  1. Ahora en día hay pocos chicos así, que dan detalles porque les nace.

    ResponderEliminar
  2. Oh, cuanto daria por ver un hombre con caballerosidad....

    ResponderEliminar
  3. Hoy en dia la caballerocidad existe el primer mes de conocerlo y despues se olvidan, porque ya tienen tu corazon en sus manos... :'D

    ResponderEliminar
  4. Solo quiero decirte que amo tu blog y que fuiste una de las razones por las cuales yo decidí crear el mio <3

    ResponderEliminar
  5. yo tambien quiero ver un hombre caballeroso..

    ResponderEliminar
  6. Yo creo q la caballerosidad no está del todo perdida, pero es difícil de encontrar.
    Te sigo! Si kieres puedes pasarte x mi blog es nuevo. Es http://confesionesdeunaadolescentecorriente.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Con un hombre caballeroso, toda mujer es feliz. ♥

    ResponderEliminar
  8. La caballerosidad es sexismo benevolente. Deja de vivir encerrada en tu mundo estereotipado y date cuenta que las mujeres viven en constante desventaja y pedir un trato distinto o especial solo contribuye a ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que las mujeres viven en constante desventaja?
      ¿Pero de que coño vas?

      Eliminar
    2. Anónimo: Creeme que en el lugar que vivo es justamente lo menos estereotipado que te puedas imaginar. Si escribo cosas como estas es porque ya asimile que el principe azul y todas esas cursilerias no existen como antes o como en las películas. Si las escribo es como me gustaria que vuelvan a ser...

      Eliminar
  9. Yo creo que ese pequeño detalle, el mínimo gesto, debería venir de ambos lados.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta tu blog, me siento muy identificada con algunos de tus escritos. Espero algún día llegar a tener un blog como el tuyo, recien estoy empezando!!! Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Exactamente, un pequeño detalle nunca esta de mas. Y ojo no hablamos de algo comprado o costoso puede ser lo mas sencillo del mundo.

    Me encontré tu blog de casualidad y me encanto, te sigo desde ya!

    Me encantaría que me regalaras una visita también ;)

    Besos linda!

    ResponderEliminar
  12. Coincido en que la caballerocidad siempre es bien aceptada, aunque también estaría bueno que algún día se discutan los gestos románticos que las mujeres también dejan de dar cuando se sienten cómodas. Dudo que sea una cuestión de sexo o de género. Pero sí es verdad que se está perdiendo. Abrazo!

    ResponderEliminar
  13. ^_^ lindo jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.