Ir al contenido principal

Día 346

Me di cuenta que uno se pasa la vida absurdamente, buscando pretextos en vez de soluciones, lo que sea para escapar de la realidad y las obligaciones, todo viene bien a la hora de mirar para otro lado y fingir que no se sabe nada de nada con tal de no involucrarse. Qué tanto puede importar el mañana si se devalúa como el dolar, por eso nadie se preocupa ni por el qué dirán si lo que cuenta es sobrevivir en el ahora. Pero un día en el horario menos indicado, alguien se despertará sobresaltado en plena madrugada pensando en cuántas chances ha dejado de lado y cuantas veces estuvo en el anden equivocado esperando un tren que iba en sentido contrario, y se percatará que no está ni su mamá ni su papá para guiarlo hasta el Punto Inicial, porque aquí no existe como en los juegos de mesas, que uno dice cuándo quiere dejar de jugar y cuándo retomar la partida. Y mientras uno reflexiona en cosas como estás, el reloj sigue ahí detrás con su eterno "tic-tac" que no se detiene ni espera "cinco minutos más" como imaginamos que ocurre cuando queremos dormir un poco más.

Comentarios

  1. Por eso uno se aferra a todo lo que aprendió y escucho de las personas que siempre que habían problemas, estaban atrás para sostenerlo. Y siempre existen las oportunidades, solo hay que buscarlas.

    ResponderEliminar
  2. Lo del andén equivocado es algo que pasa todos los días, pero hay que dejar de obsesionarse por subirse a un tren, y pensar que el maquinista eres tú.

    ResponderEliminar
  3. ¡Si rima y todo! A veces se nos pasan los minutos, esperando grandes acontecimientos, mientras dejamos pasar los pequeños detalles que realmente nos hace felices.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta :D oye me podrías ayudar con mi blog? Lo seguirías?
    http://estamuymuylejano.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Por eso soy de la teoría de que hay que hacerle caso a los impulsos... lo peor que podemos obtener es un no como respuesta, pero viviremos con la satisfacción de haberlo intentado como nunca!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.