Ir al contenido principal

Día 358

No otra vez. Les pido por favor que no regresen, que se queden en su sitio. Así estaba todo mejor. Mucho mejor. Malditos recuerdos, tan hermosos que aún me hacen daño, que aún conocen dónde está mi debilidad. Me lastiman como las espinas de una rosa, así no puedo respirar, no puedo pensar. Basta. No quiero otra vez proyectar los sueños de aquel invierno, cuándo todo era tan distinto, más perfecto. Quédense allí, en el corazón, al fondo a la derecha, dónde ya ni me acordaba de su existencia. Olvídenme, finjan que nunca fueron míos, que nunca debieron si quiera pertenecerme. Pierden el tiempo. Aprendí a vivir con aquel dolor, aunque en algún tiempo fueron la razón de mi existir. Eso que no era eso, un sueño que duró lo que duró, aquello que una vez me digne a cerrar con candado y tirar la llave al fondo del mar, más profundo que estos absurdos recuerdos que vuelven sin ser llamados, sin nada nuevo que contar.

Comentarios

  1. Muy bien plasmado en el texto la sensación del recuerdo que vuelve y hiere, cuando ya no debería, cuando ya debería estar curado.
    Tu escrito me ha recordado a un poema precioso. Te lo dejo, quizás te guste tanto como a mi:

    Aquel tiempo

    que dejamos por muerto volvió en sí,

    y me hirió mortalmente por la espalda.

    ResponderEliminar
  2. Algunos recuerdos deberían ser borrados de nuestra mente y corazón.
    Te entiendo, algunos recuerdos aun me siguen matando!!!!

    ResponderEliminar
  3. El texto es simplemente perfecto, de hecho me siento exáctamente así al menos una vez al día. Siempre vuelven a machacarte, o simplemente a saludar para luego dañarte. Y no se dan cuenta de que no los quiero volver a ver. Ni a ellos ni al que los protagoniza.
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  4. Recuerdos y nostalgia, como 'pensamientos' pueden tener la capacidad de autodetruirnos en un intantes, de lograr que una largrima caiga sobre nosotros en cuestion de segundos, sea bueno o malo, saber que no podes evitarlo, que vienen a nuestra mente, sin necesidad de buscarlos, ellos solos estan presente... tan detesable! ME ENCANTO .... puse hace unos minutos un nuevo post, es muy sencillo solo espero que lo veas aunque sea s te gusta que lo comentes :)

    ResponderEliminar
  5. Dioses, ojalá esos recuerdos se quedaran acribillados en un rincón. Me encantó, un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Me encanta lo que escribís. Te sigo! besote :)

    ResponderEliminar
  7. Nunca dejarás de sorprenderme, ¿verdad?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.