Ir al contenido principal

Día 361

Miércoles 6 de Marzo. Hora 7:10 am. Ciudad del caos, gente que va y viene, transportes abarrotados, pensamientos dispersos y soñolientos y un aroma a café con medialunas abunda en el aire. En medio de todo aquello, de todas esa preocupaciones, del mal humor recién amanecido y las contestaciones dichas en monosílabos, hay alguien, cualquiera, indiferente, que pidió un deseo. Un estúpido e insignificante deseo: que Dios le regalara la posibilidad de volver a verlo. A nadie le importaba, ni siquiera a esa persona invocada. Demás esta decir que ni lo sabía. Como ya dije, era un absurdo deseo que pasaba desapercibido entre las cosas realmente importantes. Pero sucedió, como pueden suceder las cosas imposibles, este se cumplió. Y esa ansiedad acumulada se difuminó cuándo apareció, y la mejor parte de la historia es que ahora sabe que esa alegría durará cuatro veces más de lo esperado. Y así mismo, en este preciso momento, alguien más en algún rincón del planeta debe estar pidiendo otro deseo y aunque parezca tonto las cosas insignificantes también suceden.

Y si, ese deseo insignificante me pertenecía a mi.

Comentarios

  1. Hola :_ me encanta mucho tu blog :) ♥ quería saber si no me agregarías a facebook, porque quiero hacerte algunas preguntas :) .. www.facebook.com/parasiemprescout
    Te lo agradecería mucho ^^

    ResponderEliminar
  2. lindo lindo!
    me gusta como escribes!
    que bonito :)

    ResponderEliminar
  3. Si a mi me sucedió, es lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Tu si que me encantas... como mola este blog. ;D Mua y felices deseos insignificantes ;D

    ResponderEliminar
  5. Me gustan los deseos insignificantes. Son los más propensos a cumplirse cuando menos se los espera.
    Un beso :D
    P/D: Me gustan tus diseños nuevos en el blog :)

    ResponderEliminar
  6. Hola! soy muy nuevita en blog :) me ha encantado el tuyo, de verdad, te comienzo a seguir :)
    Espero que pases a chusmear un poquito el mio! :) y que te guste. Un beso.

    http://www.esunpirata.blogspot.com

    Samy.

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito! Ningún deseo es insignificante.
    Ahora después d leer esto me entran más ganas de desear.
    Besoss

    ResponderEliminar
  8. A veces los milagros existen... Pero debemos vigilar con lo que deseamos.. Suele ser un tanto puñetero!

    ResponderEliminar
  9. yo tambien deseo cosas insignificantes para el mundo pero inmensas para mi...

    ResponderEliminar
  10. Hermosa entrada!
    Con respecto al nuevo diseño de tu blog.... ¡Me encanta! pero creo que podrias agregarle un titulo grande en celeste que diga "TU♥ME ENCANTAS" como haz echo últimamente!
    Eso es todo por ahora!

    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  11. Dios mio no sabes lo que me ha encantado esta entrada.. y es cierto.. aunque parezca improbable las cosas pueden llegar a pasar..
    http://anclarmeamimisma.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué linda entrada! Me gustó porque aveces entre todo el mal humor, las corridas y la rutina pueden pasar estas cosas hermosas que salen de la serie.

    Besos y me quedo leyendo por acá.

    ResponderEliminar
  13. linda entrada ..... vale la pena soñar es precioso ^_^ y deja de decir que pueden haber deseos absurdos que no es asi y que si bien estos deseos son ignorados por unos tantos ajenos, que por lo mismo lo ignoran. no es lo importante.
    desear nos permite suspirar por ese ser querido que no lo tenemos al lado y quien imagina tal vez desear e imaginar con deseo a esa imagen desdibujada que no posee nombre que se mete en nuestra vida y lo deshace todo, un/a rebelde que no respeta nada que revuelve todo que nos ena que posee reglas y que en su magnitud ni siquiera es lo que pedimos pero en el fondo resulta ser lo que queremos ... para mi desear es lo que la da sentido a mi vida rutinaria y me permite soñar ... ^_^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.