Ir al contenido principal

Día 362

Puedo imaginarme a mi misma caminando lentamente tomada del brazo de un ser muy querido, vestida de blanco con un hermoso encaje bordado, los zapatos altos con algunos adornos en dorados, y el peinado que consiste en una caída de cabello a un costado con bucles en las puntas; puedo imaginarme al cortejo arrojando los pétalos rosados divertidos porque no saben de que va la cosa; puedo imaginarme a los invitados, familia, amigos de la vida, compañeros de viaje y buenos momentos con sus ojos iluminados, alegres, emocionados, esperando por el Si Quiero; puedo imaginarme el lugar perfectamente ambientado fríamente calculado, velas y luces y flores, la alfombra larga y estrecha que conduce al altar, aquel sitio tan anhelado; puedo imaginarme todo eso en una noche cálida de primavera con las estrellas iluminando el cielo azul rasante y la luna llena siendo testigo de todo aquello; también puedo imaginarme el cosquilleo en el estómago, el temblor sobre las rodillas, la sensación de frío por los nervios, la boca seca, el nudo en la garganta, las lágrimas contenidas y el calor de los pómulos. Puedo imaginarme mucho más, ilimitadamente, y hasta en las cosas que pocos invitados se percatarían de su existencia, excepto una cosa, la esencial, la que sin esa parte no se podría concretar el todo, el momento mágico, el gran paso. Lo que me falta imaginar de la historia es a aquella persona que va estar en el altar esperando por mi, para recibirme, para tomarme y aceptarme y quererme y respetarme y cuidarme y nunca pero nunca dejarme. Se que está, veo su traje y sus manos entrelazadas aguardando por mi, pero no veo su rostro ni su brillo en los ojos. Mi futuro esposo no está.

Comentarios

  1. Yo también me puedo imaginar todo eso!!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Que triste... Ya que te imaginas las cosas imaginate algo bueno que mira que no hay muchas cosas gratis hoy en dia y soñar es una de ellas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, me imagino la angustia que siente al final cuando el prometido no esta, me encanta como describes el peinado, los zapatos y todo lo demás. Que bonito escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Ahora solo me falta poder describir a ESA persona.

      Eliminar
  4. Imaginar, soñar... no es muy dificil, pero si se puede soñar, se puede vivir. Todo llega, lo importante es que se auténtico.Bss ♥

    ResponderEliminar
  5. q lindo1 i quien no se ha imaginado ese dia,aunque tmb creo q creamos muchas expectativas i a veces nos decepcionamos xq la realidad es diferente,en el caso de la union de una pareja q sea ama no creo q nada sea feo al contrario q mas bonito q un amor q se jura amor para siempre..me encanto! besitos

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido muy buena esta historia. Me has transportado al lugar que imaginaste.

    ResponderEliminar
  7. hola sigo aqui leyendo me encanta tus publicaciones cada vez que leo me matas . tienes una gran imaginacion y una desbordante locura por impresionarnos y describir con detalle cada momento de ese gran dia unico deseado y soñado por todos.solo desprendes con magia y dejarnos con esas ganas de seguir conociendote... llegar a ese dia con el cielo estrellado es perfecto y una luna mas es lo maximo y apreciar todos esos detallitos que solo las chicas saben hacer, e incluso imaginas a los invitados que por cierto usan traje yo invitaria para variar a un grupete de piguinos a ese dia, agradables seres elegantes que poseen su traje en la piel . menciono que los pinguinos de madagascar (tv) tienen la culpa que si bien no los pude en su pelicula por cine me gustaron en su serie por tv. saludos a kowalsky, skipper, cabo y rico. y a todos y a tumeencantas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.