09 marzo, 2013

Día 362

Puedo imaginarme a mi misma caminando lentamente tomada del brazo de un ser muy querido, vestida de blanco con un hermoso encaje bordado, los zapatos altos con algunos adornos en dorados, y el peinado que consiste en una caída de cabello a un costado con bucles en las puntas; puedo imaginarme al cortejo arrojando los pétalos rosados divertidos porque no saben de que va la cosa; puedo imaginarme a los invitados, familia, amigos de la vida, compañeros de viaje y buenos momentos con sus ojos iluminados, alegres, emocionados, esperando por el Si Quiero; puedo imaginarme el lugar perfectamente ambientado fríamente calculado, velas y luces y flores, la alfombra larga y estrecha que conduce al altar, aquel sitio tan anhelado; puedo imaginarme todo eso en una noche cálida de primavera con las estrellas iluminando el cielo azul rasante y la luna llena siendo testigo de todo aquello; también puedo imaginarme el cosquilleo en el estómago, el temblor sobre las rodillas, la sensación de frío por los nervios, la boca seca, el nudo en la garganta, las lágrimas contenidas y el calor de los pómulos. Puedo imaginarme mucho más, ilimitadamente, y hasta en las cosas que pocos invitados se percatarían de su existencia, excepto una cosa, la esencial, la que sin esa parte no se podría concretar el todo, el momento mágico, el gran paso. Lo que me falta imaginar de la historia es a aquella persona que va estar en el altar esperando por mi, para recibirme, para tomarme y aceptarme y quererme y respetarme y cuidarme y nunca pero nunca dejarme. Se que está, veo su traje y sus manos entrelazadas aguardando por mi, pero no veo su rostro ni su brillo en los ojos. Mi futuro esposo no está.

8 comentarios:

  1. Yo también me puedo imaginar todo eso!!!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Que triste... Ya que te imaginas las cosas imaginate algo bueno que mira que no hay muchas cosas gratis hoy en dia y soñar es una de ellas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, me imagino la angustia que siente al final cuando el prometido no esta, me encanta como describes el peinado, los zapatos y todo lo demás. Que bonito escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Ahora solo me falta poder describir a ESA persona.

      Eliminar
  4. Imaginar, soñar... no es muy dificil, pero si se puede soñar, se puede vivir. Todo llega, lo importante es que se auténtico.Bss ♥

    ResponderEliminar
  5. q lindo1 i quien no se ha imaginado ese dia,aunque tmb creo q creamos muchas expectativas i a veces nos decepcionamos xq la realidad es diferente,en el caso de la union de una pareja q sea ama no creo q nada sea feo al contrario q mas bonito q un amor q se jura amor para siempre..me encanto! besitos

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido muy buena esta historia. Me has transportado al lugar que imaginaste.

    ResponderEliminar
  7. hola sigo aqui leyendo me encanta tus publicaciones cada vez que leo me matas . tienes una gran imaginacion y una desbordante locura por impresionarnos y describir con detalle cada momento de ese gran dia unico deseado y soñado por todos.solo desprendes con magia y dejarnos con esas ganas de seguir conociendote... llegar a ese dia con el cielo estrellado es perfecto y una luna mas es lo maximo y apreciar todos esos detallitos que solo las chicas saben hacer, e incluso imaginas a los invitados que por cierto usan traje yo invitaria para variar a un grupete de piguinos a ese dia, agradables seres elegantes que poseen su traje en la piel . menciono que los pinguinos de madagascar (tv) tienen la culpa que si bien no los pude en su pelicula por cine me gustaron en su serie por tv. saludos a kowalsky, skipper, cabo y rico. y a todos y a tumeencantas

    ResponderEliminar