Ir al contenido principal

Día 367

Suelo ponerle tiempo a todo, fechas, minutos, años, meses que todavía no viví, pero que ya tienen una importancia en el tiempo; que cuando termine esto, que cuando empiece lo otro, que si mañana sucede esto entonces pasado mañana haré aquello y así sucesivamente. Es un don o un serio problema, que así las cosas no valen tanto si se les pone un valor monetario en vez de un valor agregado. No serán momentos ni recuerdos, sino cosas y cosas pendientes en una agenda que será botada al entrar el próximo año. Que me pasa lo mismo con el amor y le llevo la cuenta hasta los besos dados, los recibidos y obviamente, los regalados. Y así pues se vuelve más fácil ser mezquino con la vida y con todo, para mi no hay cosa que no pase por una calculadora o un cronómetro previamente y ya se que así no se disfruta nada, pero hasta que no halla nadie que me asegure cuantos años, minutos y segundos voy a vivir, no creo cambiar.

Comentarios

  1. que triste yo tambn soy u poco obsesiva en ese sentido...:(

    ResponderEliminar
  2. El tiempo no existe es algo inventado por nosotros los humanos, pero los recuerdos son aquellos que solemos atesorar profundamente.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  3. y yo...yo también soy un poco obsesiva

    ResponderEliminar
  4. Me ocurre lo mismo, yo creo que no es un problema, es una forma para sobrellevar la vida, yo cuento hasta los años que aún no han pasado y me les imagino, creo que eso si es un problema, pero me encanta vivir soñando cada día, besos :)

    ResponderEliminar
  5. Es que se dice que si calculamos los minutos y le llevamos la cuenta a los momentos no se vive, pero yo no estoy de acuerdo... A lo mejor sea porque tengo una manía parecida y vivo 'planificando' todo simplemente para sentir que tengo el control de las cosas. Yo creo que es más bien un don, esa es la única manera de no desperdiciar ningún día en la vida.

    Bonito blog :)

    ResponderEliminar
  6. La mayaria como nosostros somos un poco conformistas, talvez por que la vido no nos a jugado bien, pero asi estamos de lo mejor, solo esperando el momento para sonreir sin importar con quien =D

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu forma de escribir. Y, ¿qué decir? La verdad es que yo soy igual, estoy pendiente de todo y me lo organizo todo en cada momento. Al final eso no sirve de nada. Deberíamos aprender a vivir el momento pero hay cosas que no se pueden cambiar.
    Un placer pasarme por aquí, te espero por mi blog.

    Un beso,
    Ana.

    ResponderEliminar
  8. Invitación
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponderEliminar
  9. pues bien cada uno tiene su estilo y su manera de ser feliz. Sonriele siempre a la vida.

    ResponderEliminar
  10. No es malo, te gusta tener las cosas planificadas, para poder organizarte mejor. Pero en ciertas ocasiones hay que dejarse llevar, y a veces eso viene solo, y rompe nuestros planes. Esa es la gracia.

    (Saludos de café)

    ResponderEliminar
  11. y mientras llevas esas cuentas, se pasa el tiempo, se pasan los momentos. Momentos que descuidas... y que no disfrutarás. Un besoo!:)

    ResponderEliminar
  12. A veces no se puede evitar, tengo en el calendario de mi móvil apuntado todo lo que hice con una persona, el dia que nos vimos, donde comimos, cuando nos llamamos, cuando nos reimos, discutimos, besamos...
    Esto me sonaba cada mes, recordandomelo siempre, por fin el otro dia fuí capaz de borrar algunas cosas, pero jamás borraré todas.
    Suelo planificar mis semanas, somos así, no se puede encontrar remadio.
    Besos y me gustaria quedarme como seguidora.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu entrada. Yo creo que ponerle medidas a todo está relacionado con el control, con la búsqueda de las certezas y a veces eso nos frena para poder ser auténticos o dejarnos sorprender. Abrazos!

    ResponderEliminar
  14. Lo más hermoso es lo inesperado.
    Olvídate de la hora del reloj, de lo que es mañana y de lo que fue ayer, lo importante es ahora.
    Disfruta de los instantes y no de los minutos, disfruta de un amanecer y no de las 7 de la mañana

    ResponderEliminar
  15. hi.. just dropping by here... have a nice day!
    Obat kanker payudara

    ResponderEliminar
  16. me encantas tu entradas, me encanta escribir también y gracias a vos ayer me surgió la idea de crearme un blog donde escribir lo que siento para ver si hay mas gente que piensa como yo y para poder descargarme especialmente. Me gustaría que me sigas... Muchas gracias!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.