Ir al contenido principal

Día 370

La realidad les cayo como lluvia del cielo en un día de pleno sol, pero más de golpe, como un zarandeo de parte de alguien que les gritaba a la cara "¡Despierten, y miren a lo que llegaron!". Tantas idas y venidas, tantos contradicciones entre el sí y el no, tantas peleas absurdas y situaciones que dejaban que sean más importantes que sus propios sentimientos. Es que la verdad no hay otra sino una sola, que se quieren y que deben estar juntos el resto de su vida, esa era parte de la respuesta, esa que por mucho tiempo buscaron sin importancia pero que estaba ahí ante sus vidas. Fue como un disparo en plena frente, o peor aún, en el centro del corazón dónde más duelen las despedidas y después de haberse herido tanto mutuamente, sólo basto mirarse a los ojos para reconocer que no todo estaba perdido, que aún tenían tiempo de reparar y de seguir queriéndose como antes, y más y mejor porque era la última oportunidad de amarse de verdad.

Comentarios

  1. Qué lindo, ojalá a todos les pasara así. Y todos a último momento, cuando está por terminar todo revivan.
    Me encantó tu blog, te sigo! Un beso desde:
    www.moorablog.blogspot.com
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Verdaderamente me llegó, justamente estoy en una situacion asi, y las palabras no pudieron ser mas precisas! me encanto.

    ResponderEliminar
  3. Gracias.
    Necesitaba leer algo como esto.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasarte por mi blog! :)

    ResponderEliminar
  5. es bella esa esperanzadora sensación de reparar , de remediar, no todo está perdido.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito... hola Soy Azul... me gustaria que visitaras mi blog... es nuevo... es un blog personal y espero que te guste : http://yo-soy-azul.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Me vi dibujada en tu escrito. Se siente extraño.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  8. Es hermoso casi lloro porque me recuerda a algo. Y esas personas deben de ser muy muy afortunadas por darse cuenta de que a pesar de todo deben de estar juntas y pasar el resto de su vida juntos. Y también son afortunadas porque lo descubrieron justo a tiempo.
    Me fascinó, un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta, me recuerda a lo que estoy viviendo ahora mismo. Nos une el deseo y nos separa nuestro caracter.

    ResponderEliminar
  10. Seguidora desconocida03 junio, 2013

    Me gustan muchos tus textos, la verdad me inspiran un gran sentimiento y emotividad al leerlos. Gracias por compartir tus pensamientos y dejar conocer a personas como yo esta parte de ti que pocos conocen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.