Ir al contenido principal

Día 372

Vivo en un mundo de falsas y de hipócritas personas que se la pasan ninguneando a los demás en la espalda por creerse superiores gracias a un estatus social heredado de sus respectivas familias, derrochando egocentrismo y luciendo sus zapatos de diseñadores importados que ni siquiera se como se pronuncian, y te llevan por delante sin pedir perdón ni permiso porque cómo no estas a su misma altura no sos nadie para dichas personas. Suena bonito hablar de fiestas exclusivas, cócteles en onda, autos de alta gama, tarjetas de crédito y mucha pero mucha ropa de marca, pero es tan despectivo cuándo se conoce a la persona que aparenta mucho y deja desear más aún. No me interesa pertenecer a sus fraternidades ni círculos de supuestas amistades para toda la vida y esa es la mejor parte, que no quiero ser una más de su montón, prefiero ser única a mi modo, con mi forma de vida, y sin darle el derecho a alguien más para que diga lo que pienso o debo de pensar.

Comentarios

  1. Coincido totalmente con vos.
    Ese es un mundo descartable, frívolo y superficial para mi gusto.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Amo como escribís, amo tus textos, son muy hermosos.

    ResponderEliminar
  3. Que razon tienes.
    Esas personas carecen de personalidad y se refugian en cosas materiales, que pobre es su alma.
    Pero el karma se encargara de esas personas por tratar a los demas como seres inferiores.

    bss

    ResponderEliminar
  4. De repente, me encontre con estas tus palabras, y me sentí identificada. Estoy cansada de estas cosas.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo.
    Eso es todo fachada, superficialidad e interés.
    Ese tipo de personas, supongo que no todas, pero sí la mayoría, acaban con muchos lujos y dinero, pero sin ningun tipo de valores, y por supuesto, las personas las quieren por interés.
    Es un mundo muy superficial, en el que no me gustaría entrar, como a ti. Es una pena que mucha gente sea así. Pero en la vida tiene que haber de todo.

    (Saludos de café)

    ResponderEliminar
  6. mucha razón, pero tú estate orgullosa de ser mejor que esas falsas. Si eres como eres con el tiempo seras más querida que el resto de personas :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Gente así hay en todas partes y en cualquier época. Hay que saber sobreponerse a ellas. Demostrar que lo que ell@s tienen no es lo único ni mejor, por encima de eso están cosas como por ejemplo... la magia que creas con tus textos :)
    Un abrazo de http://utopiainthemoonlight.blogspot.com.es/ & http://elcaminoquesigoempiezayacabacontigo.blogspot.com.es/ :3

    ResponderEliminar
  8. Es penoso, pero no solo tú estás rodeada de gente así... creo que todo el mundo se está convirtiendo cada día más en personas como las que describes.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. que bonito escribes, esas personas se refugian en lo material que al final no les trae nada bueno y es pasajero así como las personas que las rodean.
    Besos, saludos desde Lima :)

    ResponderEliminar
  10. tomate tu tiempo...es tuyo...piensalo, feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  11. Me encantó el texto. En todos lados hay gente así, creyéndose superiores hablando mal de todos a sus espaldas, no tendrían que estar, pero supongo que tienen que existir las piedras para aprender a caer.
    Amo tu blog, lo leo siempre ♥

    ResponderEliminar
  12. Me parece bien, lo mas gracioso de esas personas es que tienen todo el dinero del mundo, pero las cosas mas importantes no se consiguen con dinero, las tenemos ahi dentro de nosotros y desgraciadamente esas personas en su mayoria suelen estar vacias. La felicidad no se compra, es mejor como tu dices ser a tu modo. Yo asi soy feliz tambien. Saludos y reflexiva entrada...yo tampoco puedo con ese tipo de gente.

    ResponderEliminar
  13. Eso pienso yo, cada uno tiene que ser una persona única, que no se pueda imitar. Si nos dedicamos a ser "iguales" a ser como los demás... ¿ Donde queda lo bonito?

    ResponderEliminar
  14. sencillamnte tu entrada me encanto! de todas formas tus entradas siempre me gustaron1 segui asi!

    ResponderEliminar
  15. te comprendo la gente es muy falsa...inclusa la que tenemos al lado bss cuidate

    ResponderEliminar
  16. Todos somos únicos pero hay quienes no se sienten completos y buscan alcanzar lo que desean copiando una vida que no les pertenece. Alguien debería decirles a todos ellos que no son lo que llevan puesto o lo que quieren aparentar!
    Un beso y muy linda la entrada..

    ResponderEliminar
  17. te recomiendo mi blog escribo una historia:) www.mimejor-amigo.blogspot.com pasa cuando quieras:)

    ResponderEliminar
  18. He leído tu blog, y la verdad, tienes mucho talento. Escribes muy bien. Realmente me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.