Ir al contenido principal

Día 374

Porque con uno no basta y tres son demasiados, y más que suficiente, por eso yo me quedo con dos, dos puntos suspensivos en esta historia que no hablan de un final determinado ni pactado ni predestinado ni tampoco de algo inconcreto o efímero, sólamente algo infinito como es el amor, el amor verdadero, algo que puede durar tanto como se quiera imaginar. Y por eso insisto que dos son mejor que uno.

Comentarios

  1. Hola, como estas? me gustaría dejarte mi blog y espero que te guste.. adoro escribir y hacer dailyimages que yo misma hago o hacen... cuando escribes algo quieres que sea leído, y que es un blog sin seguidores o lectores fieles? sería un orgullo para mi si lo ves y lo comparte y aun mas si te llega a gustar :) Saludos y espero tu colaboración.. Gracias por leer c:

    http://estamuymuylejano.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. A veces es mejor uno :) y encontrar la historia que no deje puntos :)

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los puntos suspensivos por que es donde desaparecen las palabras y entra la imaginación ........

    ResponderEliminar
  4. HOLA! Me encanta tu blog,¿sabes? Además, te sigo.
    He encontrado esta pagina de sorpresa. Y tenemos los mismos gustos. Me caes bien con sólo ver lo que escribes. Me encantaría que vieses mi blog, estoy escribiendo una historia y creo que eres una de las personas que tiene que verla. La direccion es: http://historiasparavivirlas.blogspot.com.es/ Si te gusta, por favor, comenta y sígueme. Sé que no voy a llegar a nada pidiéndote esto, y que lo más seguro es que pases, porque tendrás cosas mejores que hacer que pasarte a leer el blog de una desconocida. Pero, oye, yo sigo. A veces te encuentras personas que sí entran.Espero que seas una de ellas. UN BESO! Y perdón si te molesto

    P.D: Gracias por haber leído todo este párrafo:)

    ResponderEliminar
  5. Dos son mejor que uno, sí. Pero solo a veces y por cortos periodos de tiempo. Solo nos tenemos a nosotros mismos y el número uno puede ser maravilloso si se saca provecho de él.

    ResponderEliminar
  6. JAIMEVILLA:Segun la matematica una linea recta es una susecion de puntos.Y para escribir nuestras expresiones nesecitamos una innumerable cantidad de puntos.En este mundo cada humano representa un punto .Y si nos amamos los unos a los otros,tambien podremos expresar el Amor Fraternal hacia todo el Universo.Bai,bai.

    ResponderEliminar
  7. Yo coincido contigo dos son mejor que uno, saludos

    ResponderEliminar
  8. "algo que puede durar tanto como se quiera imaginar"
    Pues a imaginar sin limites se ha dicho!!!

    ResponderEliminar
  9. Soñador nací, no es mi culpa,
    viajar por los países fantasmales
    donde etéreos paisajes nos deleitan
    y a la vez nos causan tantos males...

    ResponderEliminar
  10. un post genial!!
    http://esoaloquellamanlocura.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. hoooooooola, ^_^ me gusta mucho leerte mi escritora preferida siempre me sorprendes escribir tan lindo jajaja amo amo amo. siempre me dijeron uno es soledad tristeza melancolia. 2 son pareja ^_^ me gusta mas eso, y 3 son multitud donde uno sale sobrando jajajaja. me hace reir cada ocurrencia tuya . me gusta mucho la frase amor verdadero solia decirlo hace mucho tiempo jajaja. y yo sigo imaginando que un dia entrara por esa puerta mi verdadero amor vivo de ilusiones y sueños prestados hasta que llegue la indicada y pueda verme jaja y me reconozca entre la multitud.

    ResponderEliminar
  12. A mi también me gusta pensar que dos son mejor que uno, llevo esperando largo tiempo a que llegue esa persona a mi vida, se quien es, solo falta que el quiera decir si.
    Algunas veces una sola tambien puede sacarle mucho a la vida, no hay que agobiarse, es tener paciencia, yo llevo tres años esperando a que seamos dos. Animo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.